El voto de la gente define las “siete maravillas argentinas”

La votación, organizada por el creador del concurso mundial, termina el 7 de mayo. Averiguá cómo votar.

El voto de la gente definirá, el 7 de mayo, cuáles son las siete maravillas naturales argentinas. Se trata de un concurso organizado por el creador del afamado ránking mundial, el filántropo Bernard Weber, que extendió su lista a cada país. En el nuestro, los organizadores están en la recta final para resolver qué lugares, a ojos de los argentinos, son los más lindos.

La lista inicial tenía 400 postulantes. Los finalistas son apenas 28. Entre las maravillas postuladas hay algunas muy famosas, que hemos podido observar en persona o en novelas, series, propagandas. Es el caso del salar de Pocitos, en Salta; el Glaciar Perito Moreno en Santa Cruz; Los Arrayanes en Bariloche; y las serranías del Hornocal en Jujuy. 

Pero hay otras que no están, por distintas razones, en el radar del turista. O al menos, no de manera masiva. Pero que esta vez compiten por ganarse la medalla de maravilla argentina. Una de ellas es el Bañado La Estrella, en Formosa, el segundo humedal más grande de Argentina (después del Iberá, que también compite) y uno de los más grandes de la región.

Son 400 mil hectáreas con un clima subtropical, con una de las mayores variedades de aves del país (tiene 550 especies distintas), y animales en peligro de extinción, como la nutria gigante, que mide hasta 1,80 metros.

Al Bañado se puede llegar desde la capital formoseña. Hay dos vuelos por día desde Aeroparque. Aún no hay infraestructura hotelera necesaria para que la gente se quede varios días en el lugar. Por eso se promocionan excursiones desde Las Lomitas, que está cerca. O incluso desde la capital. 

El exministro de Turismo de Formosa y actual diputado nacional, Ramiro Fernández Patri, explicó que promueve el voto como maravilla argentina del Bañado porque se trata de un lugar “que a mucha gente no se le ocurre como destino turístico pero es muy lindo y tiene muchas cosas para hacer. Por ejemplo, se puede hacer Bird Watching”, contó.

Se trata de una actividad que se practica como ocio, que se trata de identificar aves. “La gente se pasa horas mirando y fotografiando aves. Se difunde como una práctica de desconexión”, manifestó.

“Estar entre las siete maravillas puede dar una visibilidad que otros lugares ya tienen, como los Glaciares”, dijo.

Hay otros lugares que están en la lista y que tampoco son tan conocidos, como el Parque Nacional Talampaya, que figura entre los finalistas. Este desierto, en La Rioja, cuenta con una historia de 250 millones de años y es un atractivo para no perderse. Tiene variedad de colores y suelo. 

El campo de piedra pomez, en Catamarca, es otra joya de la naturaleza. Se formó, según dicen los expertos, por la intensa actividad volcánica de la región, tiene rocas de distintos tamaños y varios circuitos. 

Adentrarse en la geografía sanjuanina permitiría descubrir al parque Ischigualasto, con paisaje “lunar” y diferentes formaciones rocosas y con un dato revelador: tiene 45 millones de años. Allí se han encontrado restos fósiles de dinosaurios. ¿Querés votar? Podés hacerlo ingresando a la web de las maravillas naturales argentinas y encontrarás el listado de los finalistas. También se puede votar por mensaje de texto, las instrucciones están en la misma web.
https://7mar.com.ar/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *