Simuló la muerte de su hija para estafar a la gente con dinero y resultó ser una mentira

Aseguran que reside en Zapala y que se moviliza en la región realizando pedidos de dinero, contando una historia que no es cierta.

Fue visto en las rutas a lo largo y a lo ancho de la provincia,  en los colectivos, en los trenes, en la plaza y hasta fue visto en el Santuario de Ceferino donde captaba a sus víctimas con su historia.

Un hombre de 32 años estafó a varias personas del norte neuquino, el Alto Valle y Buenos Aires. Luego de las denuncias se sumaron varias localidades  más que registraron el rostro de este sujeto, que recorría varias ciudades durante el día pidiendo dinero.

La solidaridad de la gente que ayudo con aportes de dinero, al escuchar la historia de un padre dolorido por la muerte de su hija, que pedía dinero en la calle para poder ir al velatorio y darle el último adiós a su pequeña , rompió el corazón de más de una persona

Así lo describió un hombre que recorrió varias ciudades con el mismo relato que repetía una y otra vez, como un juego perverso.  Convencía  a la gente que transitaba por las calles con su historia,  para que le entregaran dinero, y así colaborar con  un padre desesperado para que pudiera viajar al velatorio de su hija, pero todo resultó ser una mentira.

Según la denuncia de los damnificados este hombre decía llamarse Maximiliano Benítez, en otras oportunidades se presentaba como  Fernando Valdebenito y en ocasiones fue visto en la vía pública con un cartel que decía “Falleció mi hija y necesito viajar a Neuquén”, muchos le daban dinero o pasajes para que pudiera viajar.

Según la denuncia de una mujer que viajaba en un colectivo de la empresa Koko, en noviembre del año pasado, donde  este hombre le contó que estaba muy triste que su bebé había tenido una accidente y murió. Más tarde ella, conmovida con el relato del hombre, se comunicó telefónicamente y le entregó $400 pesos.

Ella misma, publicó la historia de este hombre en las redes sociales para que pueda colaborar, pero fue reconocido por otras personas que aseguraron  que ya lo habían ayudado en otras ocasiones. Desde esa publicación, algunos decidieron denunciar al sujeto. Luego trascendió que no es padre, no está casado, no vive ni en Ruca Choroy, desde donde supuestamente había partido con su esposa hasta el hospital Garrahan.

En Zapala muchos  vecinos, lo conocen porque reside nuestra ciudad desde hace muchos años.  Un lector de nuestra página, nos comentó que  hasta el año pasado, si uno viajaba a Neuquén, lo podían ver a este hombre en el paraje El Ceferino, cerca de Cutral co, dijo  “Una vez paramos en el santuario con amigos y al reconocerlo  me acerque a preguntarle, si estaba trabajando en el lugar. Me comentó que por la mañana se venía a dedo desde Neuquén hasta el paraje donde está el santuario, y se quedaba allí, todo el día ayudando a los viajantes y regando las plantas del lugar.  A cambio les solicitaba dinero porque él tenia a su bebita gravemente enferma al cuidado de su esposa en el hospital Bouquet Roldan. Los que escuchamos esa historia, nos conmovió y nadie dejó de donar algo de dinero para esta causa noble, después no supimos más nada del señor y el desenlace de la salud de su hija.

Es doloroso saber que caímos en un engaño, ojala recapacite y no lo vuelva a hacer”,  nos comentaba Luis “Ya que mucha gente de verdad pasa esta situación y lo necesita. Por estas actitudes se pone en duda a la hora de colaborar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *