Dientes de leche: un estudio reveló que son una mina de oro y podrían ser utilizados en un futuro

Un nuevo estudio garantiza que los dientes de leche podrían ser de mucha ayuda para los niños. ¿Adiós al mito del Ratón Pérez?

Un nuevo estudio garantiza que los dientes de leche podrían ser de mucha ayuda para los niños. ¿Adiós al mito de Ratón Pérez?

“Guarda un diente, salva una vida” reza un nuevo eslogan desde Estados Unidos que se está propagando alrededor del mundo. Resulta que un reciente estudio e investigación del Centro Nacional para la Biotecnologia de Estados Unidos, indicó los dientes de leche contienen células madres; esto quiere decir que por haber estado menos expuestas a daños medioambientales podrían ser una cura a futuro para los los niños ya que podrían regenerar partes del dueño dañadas. 

¿La ciencia llegó para darle la despedida al Ratón Pérez? aunque todavía no está instalado en todos los países este cambio, en algunos lugares ya se lleva adelante la práctica de guardar los dientes que se les cae a los niños en unas temperaturas de -130°.

Un nuevo estudio garantiza que los dientes de leche podrían ser de mucha ayuda para los niños. ¿Adiós al mito de Ratón Pérez?

“Bancos de dientes de leche” se los llama a estos lugares y los primeros aparecieron en Estados Unidos, algunos otros están surgiendo en Madrid, España. El propósito de la reserva de estos se debe a que los dientes son una valiosa fuente de células madre, las que se encargan de dar origen a los tejidos y órganos como el hígado, el corazón, los huesos o los ligamentos. De ser utilizados sería lo que se conoce como medicina re generativa. 

Un nuevo estudio garantiza que los dientes de leche podrían ser de mucha ayuda para los niños. ¿Adiós al mito de Ratón Pérez? 

Un nuevo estudio garantiza que los dientes de leche podrían ser de mucha ayuda para los niños. ¿Adiós al mito de Ratón Pérez?
“Esta es una apuesta de futuro”, resume con cautela el doctor Antonio Montero, presidente del Colegio de Odontólogos de Madrid. Conservar los dientes no es barato. Los precios para conservar los dientes varían entre los 600 y los 2.500 euros anuales, y el interesado podrá disponer de sus células madre dentales durante 20 o 25 años.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *