Maestros de Aguada Florencio manifiestan preocupación por los reiterados hechos de violencia en la escuela y acusan de inacción al Director

Por: dariomartinez@zapala8340.com.ar

Maestros de Aguada Florencio manifiestan preocupación por los retirados hechos de violencia en la escuela y acusan de inacción al Director

La semana pasada una vez más, una de las maestra celadora de la escuela rural de Aguada Florencio sufrió una terrible golpiza que fue propinada por la madre de uno de los alumnos que asisten a la escuela.

El hecho ocurrió el día viernes, cuando los alumnos fueron trasladados a la ciudad en un colectivo desde aguada Florencio hasta Zapala. Los alumnos son acompañados por la docente celadora y son llevados hasta un punto de encuentro donde los padres esperan a los niños.

El hecho ocurrió este viernes pasado cuando la docente celadora Norma Hans de 53 años, llega al punto de parada ubicado sobre calle Podestá y La Pampa de nuestra ciudad para entregar a los alumnos.

Inesperadamente, una mujer , madre de un alumno sube al micro, y ataca ferozmente a la docente con golpes de puño, y patadas e hiriéndola en el rostro y los brazos .

Los maestros aseguran que esta situación de violencia la padecen hace más de 5 años, por la misma mujer, y que esta madre tuvo problemas con la mayoría de los docentes durante estos años que fueron amenazados verbalmente y por mensajes de texto en reiteradas oportunidades.

Los docentes están preocupados porque los hechos de violencia cada vez se tornan más graves y señalan al director porque no los acompaña en el reclamo ante el Consejo de Educación y ante la justicia para que determinen una cautelar contra esta señora.

La docente Alejandra Adad quien dialogo con nuestro medio aseguro,

“El director niega la situación al igual que en otras oportunidades. Esta semana, retomaron las clases como si nada hubiese pasado, al igual que otros compañeros que no se adhiriendo a nuestro reclamo. Este hecho es grave para nosotros, la celadora esta toda la semana en la escuela con los niños y que una madre la ataque así a golpes y le da una terrible paliza dentro del colectivo, nos preocupa aún más” afirmo la docente.

“Repudiamos este hecho de violencia, pero no todos nuestros compañeros nos acompaña y nos preguntamos ¿Por qué no? Es sencillo, porque están del lado del director. Tratan de negar la situación, para cubrirse de todo de lo que no hicieron en estos años “.

Esto paso el viernes, el día sábado muy pocos docentes nos acercamos para realizar una nota que enviamos al distrito y difundimos en los medios. Porque no queremos que una vez más, quede en la nada.

En tanto el director, alega que este es un problema que se debe arreglar dentro de las puertas del colegio diciéndonos, que no es para tanto, que somos exagerados, y nos parece que esto, no es así.
Aquí hay una cadena de responsabilidades y las personas que deberían defendernos en primer lugar el director, no lo hizo.
Se supone que en una institución educativa, cuando hay un hecho, ya sea de violencia o lo que sea, el director debe realizar un acta, para que quede algo asentado como prueba de lo que sucedió, algo que nunca se realizó.”

“Recién el día 11 se realizó un acta, el día martes realizamos una marcha en Zapala porque no queremos que quede en el olvido.

Ayer regresamos a trabajar a la escuela y en la escuela nos esperó el silencio, el vacío y la indiferencia de algunos compañeros quienes siguen afirmando que somos un grupo de maestros que queremos ensuciar la escuela, y que estamos diciendo un montón de mentiras.

La división se hizo más visible a la hora del almuerzo, ya que este grupo de docente se sentó aparte con el director en una mesa, mientras que nosotros estuvimos a parte comiendo con los chicos.
Creemos que esta división no es buena, ni para los docentes, ni para los alumnos, ni para la institución. Se nos pone el dedo acusador a los docentes que adherimos a este reclamo, y esto no es así.
Yo no quiero ensuciar a la escuela, solo poner en aviso lo que pasa en la institución porque lo que sigue, si no se denuncia. es una agresión mucho más violenta, si alguien no le pone un freno a esta señora vamos a terminar apuñalados como varias veces nos gritó.

Agravando la situación, el director dice de alguna manera, que esta despreocupado porque supuestamente no va a pasar nada”

LOS HECHOS:

“La docente Norma Hans quien vive en Mariano Moreno, ese día luego de sufrir esta paliza en Zapala, avisa por teléfono al Director y a la secretaria sobre el ataque. El chofer del colectivo la deja en el hospital, sola, con su bolso, toda golpeada para que la atienda un médico y quede una constancia de los golpes. De ahí se dirige a la comisaria para realizar la denuncia, todo esto lo hizo sola, y los únicos que sabían de esto era el director y la secretaria”.

“Hay que tener en cuenta que es una maestra celadora una mujer de mas de 50 años, la cual cargo sus bolsos sola y luego de que termino de realizar la denuncia, se fue todo el mundo y por sus propios medios la docente, como pudo se dirigió a su casa a Mariano Moreno”.

“Recién, yo me entero de la situación el sábado”- continuo relatando Alejandra Adad, “cuando Norma me envía un mensaje, y me dice “No sabes lo que me paso ayer” y me cuenta todo.
Yo lo publico en un grupo que tenemos los maestros de la escuela, algunos se entran ahí y otros ya lo sabían, aunque mantuvieron el silencio para que nadie se entere.
Fuimos al distrito el lunes para realizar un acta que fue realizada por algunos docentes, que acompaño a Norma, la supervisora y la directora del distrito quienes se enteraron de esta situación en ese mismo momento, porque el director no dijo nada, no puso en conocimiento al Distrito sobre toda la situación.

“En la denuncia la docente, Norma Hans dejo asentado como testigo al chófer, que no hay forma de que no haya visto la situación, y en ningún momento intervino para que esta mujer no siguiera atacando a la docente. En la denuncia, Norma dejo asentado que la agresora subió al colectivo en presencia del chófer, la tiro al piso y cuando logro tirarla, se subió arriba de Norma, le dio varios golpes de puño en el rostro, le tironeo el pelo y cuando se levantó la agresora le propino varias patadas más, y el chófer jamás intervino.
El chófer es de la empresa Martín Turismo es la empresa contratada para llevar y traer a los alumnos desde Aguada Florencio a Zapala, y suponemos que la justicia lo citara para que declare que es lo que vio, y porque no hizo nada”.

“El director no se acercó inmediatamente acompañar a la docente, ni tampoco al distrito para informa de este hecho y sospechamos que ninguno de los ataques anteriores, tampoco lo informo.
No realizo ninguna reunión con nosotros, no se reunión con la docente agredida, no pregunto como esta, la dejo sola y tratan de desprestigiarla, y eso no es justo.”

“Esta madre tiene problemas con todos los docentes, no solo con Norma Hans, tenemos pruebas de que durante estos 5 años, fuimos agredidos de alguna forma por esta mujer, verbalmente y con amenazas al teléfono, tenemos exposiciones realizadas en la comisaria, así muchos casos más.

El día viernes, esta mujer golpeo a una docente y nadie tomo una medida para que no vuelva a suceder.
Los maestros por estas situaciones, están dejando los cargos, piden licencia y de esta manera los chicos no tienen docentes en las aulas y los otros que si van a trabajar, deben tomar estos niños, como no podemos atenderlos a todos, muchos quedan deambulando en la escuela. Estas situaciones cansan, y nadie quiere trabajar así, los padres no se hacen cargo de los chicos durante una semana, llegan desbordados a la escuela, y los maestros estamos excedidos de trabajo, porque somos docentes, no psicólogos”.

“Desde dirección, no nos permiten realizar reuniones con los padres, porque el director no quiere que los molestemos, el director quiere que los padres estén contentos para que cuando él los necesite, ellos estén. Hay chicos que son grandes, para estar en un aula con otros niños que son más pequeños, y no nos dejan dar clases, ellos manejan la escuela, así es toda la semana durante todo el año.
No es justo para los otros niños que quieren estudiar, ni para los docentes, porque somos personas que sentimos toda esta carga emocional y que realicemos un reclamo para que nos ayuden, y no nos escuchen, es como otra paliza más”.

“Esos niños tienen problemas muy graves, desamor de los padres, problemas de conducta, necesitan otro tipo de acompañamiento que por supuesto hemos solicitado en varias oportunidades al director y no se toman acciones.
Más que una escuela, es un reformatorio, porque pretenden que cuidemos a los chicos, y no enseñemos nada, así todos terminamos estresados.
Practicante los padres los abandonan ahí.
históricamente las escuelas rurales fueron creadas para los niños del área rural, Aguada Florencio es una escuela muy grande podría contener muchos chicos porque está el espacio, porque están las personas que lo puede hacer pero se ha desvirtuado la educación en la institución, a lo social porque llevan al chico para no hacerse cargo y para que le den la comida, y usar a la institución de guardería, sin importarle si estudian o no”.

“Tiene que quedar en claro que una escuela rural es para los chicos de los parajes cercanos y que no pueden viajar a la ciudad para asistir a una escuela, por ello no entendemos porque un niño que vive en Zapala y tiene varias escuela cerca, acepten que sea matriculado en una escuela rural.
Todos los niños tienen derecho a estudiar, no nos molesta que vallan a la Escuela de Aguda Florencio, pero que no estudien, que molesten a otros chicos, y además, si le llamas la atención por cualquier motivo, automáticamente, el docente se arriesga a recibir una golpiza porque el padre está en desacuerdo. Hay algo que está mal”. Finalizo Alejandra Adad.

A continuación, los maestros entregaron una nota a los medios donde detallan el grave hecho de violencia, la cual dice.

“ Zapala, 11 de noviembre de 2019. Al Sr. Director De la escuela nº 247 Pablo Vallejos Presente________ Por medio de la presente, como docentes de la escuela nº 247 de Aguada Florencio, nos sumamos a la denuncia realizada el pasado viernes 8 de noviembre por la agresión padecida por nuestra compañera, que fue agredida física y verbalmente por la mamá de uno de los alumnos, durante el repliegue de nuestros estudiantes. Así mismo queremos expresar nuestro máximo repudio a la golpiza que le propinó dentro del colectivo, frente al resto de las infancias presentes, y al chofer que no asistió a nuestra compañera frente a este violento episodio, que es el límite que estamos dispuestas a soportar. Quien manejaba el transporte escolar, no sólo no asistió a la compañera sino que también expreso que no puede involucrarse ante este hecho de violencia, ya que él no es chofer de la empresa, sino que de manera circunstancial, estaba a cargo del repliegue por falta de personal de la empresa Martín Turismo. Esto agrava aún más la situación que consta en las denuncias realizadas ante la dependencia policial correspondiente. Por otro lado, venimos de conjunto a dejar constancia de una serie de irregularidades que vivimos, desde hace muchos años, como trabajadoras y trabajadores de la educación en la escuela Nº247, de Aguada Florencio. En nuestra institución no sólo quedamos expuestos a situaciones de gravedad como la mencionada anteriormente, sino que, además, debemos enfrentarnos a la imposibilidad de desarrollar nuestra tarea pedagógica con las y los niños en las aulas, muchos de los cuales se encuentran en una preocupante situación de vulnerabilidad. Por todo esto es que queremos dejar por sentado algunas de las situaciones que atraviesan al conjunto de quienes trabajamos en esta escuela: * La situación de vulnerabilidad de nuestras infancias. * La violencia que padecemos cotidianamente por parte de las familias de las infancias. * La falta de actas en las que se reflejen las diferentes denuncias vinculadas a episodios de violencia escolar. * La falta de acompañamiento de parte del equipo directivo frente a los episodios de violencia. * La falta de un abordaje interdisciplinario, en nuestra institución, que colabore con el trabajo pedagógico en las aulas. * La falta de cargos, tanto docentes, como de auxiliares de servicio, para que se garantice el derecho a la educación de las y los menores que asisten a nuestra escuela. * La falta de aptitudes de quienes están en el equipo directivo para dar curso y respuesta a todas las situaciones que enumeramos. Por todo esto es que nos encontramos en una situación de urgencia que amerita el tratamiento de cada uno de los puntos que mencionamos, porque de no resolverse, seguiremos padeciendo el atropello de nuestras condiciones de trabajo y de nuestros derechos laborales, y también, la vulnerabilidad de los derechos de las infancias de la escuela Nº247, de Aguada Florencio. Solicitamos la inmediata intervención, de parte de quien corresponda, dela institución a la que pertenecemos. Por último, queremos dejar constancia de que muchas compañeras y compañeros actualmente se encuentran de licencia, como consecuencia de esta realidad en la que padecemos la falta de respaldo y acompañamiento, y que transformó nuestro lugar de trabajo en un sitio insalubre, de agotamiento físico y, sobretodo, psicológico. Sin más, nos despedimos saludándolo atte”.

Los abajo firmantes:
Akiki Silvina

Zapata Elba

Zuniga Magali

Yvan Martinez

Carrasco Erica

Analia Bucher

Navarrete Diego

Alejandra Adad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *