Detienen a un cura en Chos Malal acusado de abusar de un chico con discapacidad en Chubut

El sacerdote había sido condenado en La Pampa por un hecho similar . Fue trasladado a Zapala, a la espera de que una comisión policial de Chubut venga a buscarlo y se lo lleve a esa provincia donde será sometido al proceso.

El cura residía en una casa de la Comunidad Salesiana. Desde el obispado aseguraron que ya no tenía licencias ministeriales para ejercer cargos públicos.

Se trata del cura Héctor Alfredo Coñuel, de 44 años, quien fue detenido en la tarde del martes en la localidad de Chos Malal, por un abuso que habría cometido en Trelew, provincia de Chubut.
Cañuel se desempeñó como sacerdote en Trelew entre 2008 y 2013. Entre otros lugares, ejerció en el templo Nuestra Señora de la Paz. En ese período tomó contacto con un adolescente con un leve retraso madurativo, que hoy tiene 22 años.

Sin embargo, este hecho no sería el primero en el que se encuentra involucrado el clérigo, puesto que sobre él pesa una condena a cinco años de prisión dictada por un tribunal de La Pampa, bajo el cargo de abuso sexual contra un niño con discapacidad en la ciudad de Victorica.

En una audiencia realizada ayer en Zapala, la fiscal jefa Sandra González Taboada comenzó el proceso de extradición del cura que fue detenido en Chos Malal por pedido de la fiscalía de Chubut, la cual lo investiga por el supuesto delito de abuso sexual en esa provincia.

Durante una audiencia realizada por la tarde, la fiscal jefa solicitó que tras la detención y el secuestro de diversos objetos durante el allanamiento realizado, se mantenga la detención del imputado por 10 días, de acuerdo a los tiempos previstos en la Ley 20711 para realizar la extradición desde una provincia hacia otra y entregar los secuestros.

El día martes, Personal de la Brigada de Investigaciones de Chos Malal se hizo presente en la residencia donde se procedió al allanamiento y registro de la Iglesia María Auxiliadora, ubicada sobre calle Belgrano al 100 donde también se detuvo al imputado. En dicho lugar, la policía secuestró una notebook, una filmadora, celulares, memorias y un pendrive.

De acuerdo a la información brindada por la fiscalía de Chubut, el hombre que será extraditado “es el probable autor de abuso sexual con acceso carnal, en concurso real con promoción a la corrupción de menores, agravado por ser cometido por un ministro de un culto reconocido en la modalidad de delito continuado (artículos 119 3° párrafo y 4 párrafo inciso b, 55, 125 y 55 contrario sensu del Código Penal), cuya escala penal va de 8 a 35 años de prisión.

Los argumentos esgrimidos para la detención del sospechoso desde el organismo de Chubut, fueron la gravedad del hecho atribuido; que el imputado no registra domicilio en el lugar del hecho; y que cuenta con una condena a 5 años de prisión que no se encuentra firme por el delito de abuso sexual simple aprovechándose de que la víctima no podía consentir el accionar y agravado por haber sido cometido por un ministro de culto reconocido en su modalidad continuada. 

Frente al conocimiento del caso, el obispo de Neuquén, Fernando Croxatto, emitió un comunicado en el que aclaró que “la congregación siempre estuvo a disposición para cooperar con la justicia en lo que se le requiriese”.

A su vez, detalló que el religioso residía en Chos Malal por solicitud de la Inspectoría Salesiana, en el año 2017, porque “se encontraba en curso el proceso penal canónico y el proceso penal secular, a raíz de una acusación por un supuesto hecho de abuso ocurrido en la obra salesiana acontecido en la ciudad de Trelew, diócesis de Comodoro Rivadavia”.

“Este pedido se fundó en la necesidad de que aguarde los resultados de ambos procesos en una obra salesiana en donde no se tenga la responsabilidad institucional de un colegio”, añadió Croxatto.

También explicó que el permiso fue otorgado “no concediéndole las licencias ministeriales para el ejercicio público del ministerio sacerdotal”. Es decir, sin la posibilidad de un contacto directo con personas ajenas a la orden. 

“Los delitos de abuso sexual ofenden a Nuestro Señor, causan daños físicos, psicológicos y espirituales a las víctimas, y perjudican a la comunidad de los fieles. Para que estos casos, en todas sus formas, no ocurran más, se necesita una continua y profunda conversión de los corazones, acompañada de acciones concretas y eficaces que involucren a todos en la Iglesia”, concluye el escrito que encabeza Croxatto. 

“El hecho fue denunciado hace aproximadamente un mes. La fiscalía tomó contacto con la víctima, se le recepcionó la denuncia y de ahí en más se llevaron a cabo diligencias que nos permitieron establecer la localización de esta persona”, aseguró el comisario Eduardo Chemin, Jefe de la División de Investigaciones de Trelew, al diario La Mañana de Neuquén.

El caso de La Pampa que ya es cosa juzgada, y que nada tiene que ver con la presente aprehensión, lo posicionó a Coñuel en su rol de catequista y “aprovechándose de que la víctima no podía consentir libremente la acción, agravado por haber sido cometido por un ministro de un culto reconocido”, y como delito continuado.

Esos fueron los fundamentos del juez de Santa Rosa, Carlos Alberto Besi, quien sentenció al sacerdote por abuso sexual simple. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *