Renunciaron todos los bomberos voluntarios de Las Lajas por falta de fondos

La totalidad de los bomberos voluntarios renunciaron en el día de ayer, ante las dificultades que presenta el cuartel para su funcionamiento. No contaban con seguro de vida desde hace dos años y no les permitían realizar actividades para recaudar fondos.

Los siete integrantes del cuartel de bomberos voluntarios de la localidad de Las Lajas renunciaron en el día de ayer, ante una sumatoria de razones, principalmente la falta de fondos destinados para el cuartel.

Los brigadistas no contaban con un seguro de vida, hace por lo menos dos años. Esto generó que Esther Riquelme, presidenta de la comisión directiva, emita una nota en la que anunciaba que el cuartel estaba fuera de servicio. En la nota argumentó que no tenían autorización del resto de la comisión para realizar actividades para recaudar fondos, en nombre de bomberos voluntarios.

“Nosotros no tenemos ningún ingreso, sólo lo que veníamos haciendo con las rifas y ventas de torta fritas para poder mantener el funcionamiento del cuartel. Pagamos con eso los gastos mínimos de servicios de luz y gas y la parte de combustible. Nos autosustentábamos”, explicó Daniel Santa Ana, uno de los brigadistas. La rutina de los bomberos consistía en cuatro guardias semanales de hasta doce horas, el sábado limpiaban el cuartel y el domingo cocinaban para recaudar fondos para continuar prestando el servicio.

“Pero en la nota dice que la no operatividad no será obstáculo para la prestación de servicio. Se estaban sacando toda la responsabilidad si nos pasaba algo. Entonces nos indicaron que no salgamos, pero si llaman al cuartel, se está incendiando una casa, se está quemando gente adentro, ¿qué vamos a decir nosotros? ¿Que no podemos salir porque no tenemos combustible?”, afirmó Santa Ana. Esta situación de la imposibilidad de seguir autosustentandose mediante rifas, ventas de pollos y demás actividades, sumado a la inhabilitación para prestar servicio puso en jaque al cuartel de bomberos.

Otro factor que influyó en la decisión de abandonar el trabajo voluntario que prestaba el servicio a la comunidad, fue el estado de los vehículos, que ya cumplieron el límite de kilometraje y se debe realizar un mantenimiento.

“Tenemos la camioneta de rescate y la camioneta de traslado nuestra que ya llegó al límite. Tienen un sistema todo computarizado, cada service deben salir entre $20000 y $22000 por cada vehículo. También tenemos el camión, una ambulancia en el mismo estado, se iba a poner muy difícil”, indicó Santa Ana. En un principio habían once bomberos voluntarios, de a poco presentaron su renuncia, hasta que quedaron siete bomberos en el cuartel.

“También influye el cansancio, hacer 12 horas de guardia, salir y seguir trabajado en forma particular. Hay compañeros que trabajan en carpintería, en el municipio, son mamás, son papás, tienen una casa”, manifestó el bombero voluntario. Decidieron renunciar los últimos siete bomberos voluntarios y realizar una limpieza de los vehículos y del cuartel que significó tanto para ellos en estos años.

“Dijimos si nos vamos, no nos vamos como todos los que se fueron. Yo recibí el cuartel con un móvil que no andaba, estaba todo sucio. Nos juntamos el fin de semana limpiamos todo, lavamos los vehículos y entregamos todo”, agregó. Mediante un posteo en Facebook mostraron el estado en que quedó el cuartel y los vehículos. Según informaron fuentes municipales, defensa civil se hará cargo del servicio a la comunidad ante la aparición de un incendio.

“Casi no dormía porque estaba pendiente de que haya guardia, si tenemos un cuarto de combustible y sale un servicio cerca de Covunco, calculaba los 35 km. Mirá si nos quedamos tirados en el medio de la ruta. Es un paso al costado, yo quiero que mejoren las condiciones y que el cuartel salga adelante porque es una lástima”, concluyó Santa Ana.

Fuente Rio Negro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *