Sociedad

Historia de un naufragio, una misteriosa desaparición y un regreso inesperado

La protagonizó un reconocido dirigente político neuquino en 1929 cuando todavía era un adolescente. Miedos y destinos, entre Zapala y el Medio Oriente.

Por Mario Cippitelli – cippitellim@lmneuquen.com.ar

El Principessa Mafalda era por aquel entonces un barco italiano moderno que había sido construido en 1908 y tenía la capacidad de unir Europa con Argentina en tan solo dos semanas. Todos hablaban de esa hermosa nave que cada tanto aparecía en los muelles de Buenos Aires y de otras capitales de Sudamérica y que reemplazaba a una similar que se había hundido un año antes el mismo día que la botaron, por un error de diseño.

Pese al perfeccionamiento en la construcción de este nuevo barco, la tragedia ocurrió nuevamente, pero durante un viaje a Río de Janeiro y con 1.200 personas a bordo.

La noche del 25 de octubre de 1927 la embarcación naufragó poco antes de llegar a Brasil por un desperfecto en las máquinas. Varias naves acudieron a su auxilio, pero apenas lograron rescatar a poco menos de la mitad de los pasajeros. Fue una tragedia similar a la ocurrida con el Titanic. El mundo quedó nuevamente impactado con esa noticia. Indudablemente, los barcos no eran el medio más seguro para viajar.

Dos años después de aquel desastre, Elías Sapag cursaba la carrera de leyes en la Universidad de Beirut. Había llegado a Neuquén junto a sus padres en 1913 -10 años después que lo hiciera su abuelo Habib- y la familia se había asentado en la localidad de Zapala para realizar distinto tipo de emprendimientos comerciales.

Durante muchos años, el Líbano sufrió la ocupación del Imperio Turco Otomano.

Durante muchos años, el Líbano sufrió la ocupación del Imperio Turco Otomano.

Los Sapag tenían sus raíces en un pueblo llamado Mayrouba, de religión cristiano-maronita, perteneciente a la provincia de Keserwan, en inmediaciones de Beirut, donde durante años se dedicaron al comercio y a la construcción.

Una gigantesca plaga de langostas africanas, en 1912 que arrasó las plantaciones de la región y el comienzo de la Primera Guerra Mundial en la que el Imperio Turco Otomano endureció la mano para gobernar el Líbano, fueron los motivos que provocaron lo que se denominó “La gran diáspora”.

Desde fines del siglo XIX y principios del XX, más de 600.000 habitantes del 1.500.000 que componía la población migraron hacia distintas partes del mundo. Muchos de ellos llegaron a la Argentina y un numeroso grupo lo hizo a Neuquén, como los Sapag.

Para poder salir de su país, los libaneses viajaron con pasaporte del Imperio Turco Otomano, igual que los sirios. Por este motivo fue que a su llegada al continente fueron bautizados como “turcos”, toda una afrenta, teniendo en cuenta que sus territorios estaban dominados por aquel imperio.

En tierras neuquinas los Sapag se dedicaron al comercio. Su primer asentamiento fue en proximidades de Picún Leufú, luego se fueron a la recién fundada capital del territorio, posteriormente a Covunco y finalmente se establecieron en Zapala.

En esta pequeña localidad Elías pasó siete años de su infancia y todo hacía parecer que en ese paraje inhóspito se criaría ayudando a su familia, aprendiendo el oficio de los ganaderos o dedicándose al comercio, como tantos inmigrantes que habían llegado a esas tierras. Pero el orden político mundial volvería a cambiar su vida.

El fin de la Primera Guerra y el derrumbe del Imperio Turco Otomano motivaron a sus padres a pensar que las tierras de origen podrían ser un buen lugar para que el pequeño se capacitara y recibiera una buena educación, teniendo en cuenta la poca oferta académica que había en ese entonces en la Patagonia.

Elías en el Líbano, junto a su abuelo Habib y su tío Eshaía.

Elías en el Líbano, junto a su abuelo Habib y su tío Eshaía.

Así fue que cuando tenía 9 años, Elías regresó al Líbano junto a su abuelo Habib para emprender una nueva vida. Y una vez más sufrió el destierro. Dejó el campo y los animales que tanto le gustaban, igual que los paisajes patagónicos tan mágicos como imponentes y se despidió de sus padres con una gran tristeza, tratando de cumplir el mandato que le habían encomendado: estudiar y capacitarse.

El Collège Saint Joseph en Antoura, la escuela francesa más antigua de Oriente Medio, Elías completó el período primario y secundario. Allí aprendió a hablar el árabe y el francés.

La prestigiosa institución, creada por sacerdotes lazaristas en 1834, era realmente el lugar ideal donde Elías podía capacitarse, para luego continuar con la carrera de leyes en la Universidad de Beirut.

Con dedicación y entusiasmo, el joven Sapag avanzaba en sus estudios y soñaba con convertirse finalmente en un prestigioso abogado. El esfuerzo de su padre y la motivación de su abuelo habían dado realmente buenos resultados, por lo que cuestión de hacer un poco más de sacrificio para recibir ese título tan ansiado.

Sin embargo, el destino tenía otros planes para el aplicado estudiante.

La Gran Depresión de 1929 generó un crack en la economía mundial y provocó que se desplomaran los mercados de materias primas internacionales, entre ellas la lana, producto que Canaán comercializaba en la Patagonia y que constituía su principal fuente de ingresos.

Sin mayores herramientas para sobrevivir, ese mismo año el patriarca le envió una carta a su hijo para que regresara a Zapala y lo ayudara a mantener la familia, en un intento desesperado por salir adelante. Después de todo, el joven había recibido la educación necesaria, por más que hubiera tenido que interrumpir sus estudios universitarios.

“Necesito que venga urgente y nos ayude”, fueron las palabras de Canaán.

Elías, en su juventud.

Elías, en su juventud.

Elías leyó la carta de su padre y quedó apesadumbrado no sólo por las malas nuevas que llegaban de la Patagonia, sino porque además, su regreso pondría fin al proyecto universitario con el que tanto se había ilusionado. Como si fuera poco, su partida también significaba un corte a una relación amorosa que había comenzado con una joven llamada Carmela y a quien quería mucho.

Pero los mandatos eran muy fuertes y así como su familia había tenido tanta generosidad para que pudiera recibir una adecuada educación, ahora le tocaba a él retribuir ese gesto a sus padres. No sabía cómo, pero tenía que volver.

Con profunda tristeza, Elías envió una carta confirmando que se tomaría un barco y que llegaría la Patagonia en una fecha determinada. Si bien se trataba de un viaje largo, las nuevas y modernas embarcaciones hacían que las distancias se acortaran mucho más. Era cuestión de esperar como mucho tres semanas para volver a pisar tierras neuquinas.

Lo que no contaba el joven Sapag es que su querida novia había entrado en un profundo pozo depresivo, al enterarse de la partida de su amado. Carmela no paraba de llorar y su situación emocional era tan precaria que la familia había comenzado a preocuparse por su salud.

“Tienes que concederme un favor. No te vayas ahora. Quédate un poco más hasta que Carmela asimile este golpe tan duro”, le suplicó el padre. Elías dudó, pero finalmente lo aceptó. Después de todo, él también estaba afectado con esa separación y le vendría bien estar un poco más al lado de ella. Tendría tiempo de planificar algún eventual regreso al Líbano para reencontrarse con su novia o hallar alguna forma de mantener la relación, aunque la situación económica fuera difícil y las distancias que los separaban, tan largas.

Nazira y Canaán, los padres de Elías.

Nazira y Canaán, los padres de Elías.

Mientras tanto, en Zapala, la familia Sapag estaba ansiosa por la llegada de aquel joven que se había ido con tan solo 9 años y ahora se había convertido en un adulto con la instrucción necesaria para enfrentar la vida y la capacidad suficiente para ayudar al clan que ya había echado raíces en Neuquén. Para ese entonces, Canaán y su esposa Nazira Jalil tenían 6 hijos más.

“Debería llegar la semana que viene a más tardar”, comentaban con ansiedad en el entorno familiar.

El regreso de Elías era por ese entonces lo más esperado y era prácticamente el único tema de conversación alrededor de la mesa que unía a los Sapag cada mediodía y cada noche en su casa de Zapala.

La expectativa crecía a medida a medida que pasaban los días hasta que finalmente llegó la fecha aproximada que había dado el joven a su familia. Pero Elías no apareció.

“Tal vez se haya demorado un poco”, le dijo Canaán a su esposa, para tranquilizarla. “Seguramente la próxima semana estará acá”, intentó convencerla, tratando de esconder su propia preocupación.

Pero la semana se cumplió y las cosas no cambiaron. Y tampoco hubo novedades en las siguientes. ¿Qué había sido de la vida de Elías? ¿Dónde estaba? Era un verdadero misterio.

En el pueblo, todos se habían enterado del tan esperado regreso del joven Sapag y a medida que pasaban los días y no había noticias de él comenzaron a tejerse numerosas especulaciones.

El hundimiento del Principessa Mafalda tuvo un fuerte impacto en todo el mundo.

El hundimiento del Principessa Mafalda tuvo un fuerte impacto en todo el mundo.

“Le mandó una carta a su padre confirmándole que llegaría. Si no vino es porque algo le pasó”, eran los comentarios que hacían los vecinos cada vez que veían a Canaán caminando apesadumbrado, o a Nazira, con esos gestos de tristeza imposibles de esconder.

¿Pero qué era lo grave que podía haberle pasado a un joven que estaba viviendo en el Líbano y lo único que tenía que hacer era tomarse un barco para regresar a América? ¡El barco…!

Nadie sabe bien cómo fue que comenzó a correr el rumor, pero en el pueblo todos recordaron el trágico naufrago del Principessa Mafalda, dos años antes, y los desastres navales que habían ocurrido en los últimos años, incluido el del Titanic. “Seguramente el barco se hundió”, conjeturaban.

Sólo algunos sostenían que si hubiese ocurrido una tragedia de esas características, tendría que haberse conocido a través de los diarios, pero sabían que también era posible que Elías hubiese tomado una embarcación menor cuyo hundimiento no tendría demasiado impacto en la opinión pública. Además, en aquella época las comunicaciones eran muy pobres y las noticias tardaban en llegar, especialmente de un continente al otro.

El rumor finalmente llegó al hogar de los Sapag, que también se imaginaron la posibilidad de un accidente, aunque ni siquiera se animaban a hablar del tema.

Sin embargo, con el correr de los días, la familia terminó resignándose a las pocas evidencias que tenían: Elías dijo que llegaría tal fecha y no lo hizo. Nunca mandó otra carta. Había pasado mucho tiempo. Tal vez naufragó el barco que lo transportaba o sufrió una grave enfermedad, mientras viajaba. Lo más probable era que hubiera muerto.

Sin más esperanzas de encontrarlo, cierto día se realizó una ceremonia para despedir al hijo que nunca había regresado. Fue una suerte de velorio, sin el cuerpo presente, pero con la lógica tristeza que se siente en este tipo de situaciones. Hubo sentidas oraciones, palabras de despedida, elogios al niño que había dejado su tierra para capacitarse en el Líbano. Luego la vida continuó.

Canaán siguió trabajando y tratando de revertir la crisis económica que cada vez lo golpeaba con más fuerza y Nazira vistió el luto de rigor, atendiendo a su numerosa familia, con el corazón destrozado. Intentaba no demostrar delante de sus hijos más chicos la enorme pena que tenía y cuando las lágrimas eran inevitables, buscaba la soledad para llorar y descargar su angustia.

Todos los días la mujer se levantaba temprano para barrer la vereda y miraba la estación del tren que estaba frente a su casa, con la esperanza de su hijo apareciera. Era cuestión de que la locomotora se hiciera presente para que ella dejara de hacer sus quehaceres rutinarios y se asomara para ver quién se bajaba. Luego retomaba su tarea, resignada, al ver que entre la muchedumbre no había nadie parecido a Elías.

Elías, en la Argentina.

Elías, en la Argentina.

No se sabe bien cuánto tiempo transcurrió desde aquella ceremonia triste de despedida, pero un día, mientras Nazira cumplía con su rutina de ama de casa escuchó -como tantas veces- el silbato del tren que llegaba a Zapala y salió para ver a los pasajeros que arribaban a la estación.

Observó con detenimiento una y otra vez hasta que notó que entre los viajeros que descendían de los vagones sobresalía un joven, muy bien vestido, con un impecable traje oscuro y un sombrero al tono, que apenas la vio, abrió los brazos y le regaló una sonrisa emocionada. ¡Era Elías que había regresado y estaba vivo! Nazira se desmayó.

La inesperada noticia comenzó rápidamente a correr por el pueblo. Que el barco no se había hundido, que no había pasado nada grave, que cómo podía ser, que seguramente era un milagro… ¡que el chico no había muerto!

Recuperada de la emoción, la familia celebró la buena nueva como si se tratara del nacimiento de un nuevo hijo. Y durante varios días escuchó de boca de Elías las noticias de los parientes que habían quedado en el Líbano, de la experiencia que vivió cursando sus estudios y hasta del amor trunco que había dejado en aquellas tierras lejanas y que motivó la demora de su regreso y todas las trágicas especulaciones.

Poco tiempo después, el joven Sapag se puso a disposición de su padre para afrontar de la mejor manera la crisis económica que estaba golpeando a todo el mundo con fuerza.

Comenzaría una nueva vida en la Patagonia con una carnicería en Zapala y otra sucursal en un lugar cercano a Plaza Huincul que se llamaba “Pueblo Nuevo” y que luego sería bautizado como Cutral Co. Allí formaría su propia familia, con Alma, una joven que conoció y con quien tendría 8 hijos.

Elías y Felipe Sapag.

Elías y Felipe Sapag.

La irrupción en la vida política llegaría en muy poco tiempo, en ese mismo terruño, como presidente de la Comisión Municipal y sería el inicio de una larga carrera que protagonizaría junto a su carismático e inseparable hermano Felipe.

El resto –se sabe- es historia conocida.

Especial agradecimiento al doctor Jorge Sapag por su colaboración para el presente informe


Gauchos arriaron como vacas a veganos que irrumpieron en La Rural para protestar

Un grupo de activistas se presentó con carteles para manifestarse contra la explotación animal en medio de una doma de caballos en el predio central. Mirá el video.

Un grupo de veganos, irrumpió ayer por la tarde en el predio central  La Rural para manifestarse contra la degradación animal. Mientras se desarrollaba el concurso de doma de caballos, aparecieron con carteles en los que rezaban distintas consignas escritas contra la explotación y comercialización animal. Esto provocó el accionar de algunos jinetes quienes los arriaron hasta sacarlos de la pista. 

Alrededor de cincuenta activistas agrupados en distintas organizaciones que defienden los derechos animales, se presentaron en pleno evento. La sorpresiva medida generó un clima de tensión entre los presentes, que duró apenas algunos minutos. Fue entonces cuando, algunos participantes que estaban a caballo, avalados por el público que demostró el repudio a la interrupción, desalojaron a los veganos. 

Por su parte, la Rural emitió un comunicado mediante el que “repudió” todo hecho violento y explicó su posición. “Hoy, un grupo de activistas irrumpió en la pista alterando el desarrollo del concurso que se venía realizando. Algunos participantes, que se prepararon durante un año para competir, reaccionaron para desalojarlos. La Sociedad Rural Argentina rechaza cualquier accionar violento”.

https://twitter.com/SociedadRural/status/1155629312286089218

El buque que encontró al ARA San Juan ahora halló los restos de un submarino francés desaparecido hace 51 años

“La Minerve” se hundió en enero de 1968 y en su 50° aniversario los familiares de la tripulación pidieron reanudar la búsqueda. Fue ubicado por el Seabed Constructor, el mismo barco que dio con la nave argentina en noviembre pasado. 

Hace poco más de 51 años, el 27 de enero de 1968, el submarino francés “La Minerve” se hundía en pocos minutos por razones que, hasta la fecha, no lograron ser esclarecidas. Medio siglo después, y a pedido de los familiares de los 52 tripulantes, se reactivó la búsqueda de la nave. Y la perseverancia tuvo su premio: este fin de semana hallaron sus restos a 45 kilómetros del puerto de Tolón, al sureste del país. 

La tripulación de La Minerve, en una foto de archivo tomada en 1965.  (Photo by STF / AFP)

“Acabamos de encontrar al Minerva. Es un éxito, un alivio y una hazaña técnica. Pienso en las familias que han esperado tanto tiempo por este momento”, escribió en su cuenta de Twitter la ministra de Defensa de Francia, Florence Parly. 

El hallazgo se lo atribuyó el barco estadounidense “Seabed Constructor”, de la empresa Ocean Infinity, un nombre familiar para gran parte de los argentinos. Es que fue este mismo navío el que dio con el ARA San Juan el 17 de noviembre pasado, el submarino de bandera nacional que desapareció un año antes con 44 tripulantes a bordo

La Minerve se encontró a unos 2.400 metros de profundidad (1.500 más que el ARA San Juan, ubicado a 917 metros y a unos 550 kilómetros de Comodoro Rivadavia), mediante una campaña en la que se utilizaron señales sísmicas, una cartografía del fondo marino y, en particular, el novedos sonar y varios drones

Fueron precisamente estos recientes avances tecnológicos en exploración submarina los que animaron a los familiares de las  víctimas del naufragio a solicitar la reapertura de la búsqueda, durante el 50° aniversario de su desaparición. El pedido se hizo efectivo en octubre de 2018, y este año arrancó la pesquisa que logró dar con del buque. 

La ministra, que dijo unirse a la “emoción” de las familias por la noticia, manifestó su esperanza de que esto les ayude en su duelo. Además, anunció que se organizará una ceremonia conmemorativa con ellas en el mar en memoria de los 52 militares fallecidos.

El “Seabed Constructor” arribó a la costa francesa el martes pasado, después de que los especialistas hubieran acotado una zona donde era probable que se encontrara La Minerve.

De la empresa anterior dedicada a la búsqueda del submarino, inmediatamente después de haber perdido señal, había participado incluso el reconocido comandante Jacques Cousteau a bordo de su minisubmarino. 

Varias fueron las hipótesis sobre el motivo que provocó su hundimiento: una colisión con un barco, la explosión de un misil, daños en la popa, un accidente en el tubo de ventilación o un torpedo. Hasta el momento, ninguna de ellas pudo ser confirmada.  

Con información de EFE y AFP

15 de julio: Se cumplen 9 años de la Ley de Matrimonio Igualitario en Argentina

EL 15 de julio de 2010, Argentina se convirtió en el primer país de América Latina en reconocer el derecho a matrimonio entre personas del mismo sexo a nivel nacional. El artículo 2 de la Ley 26.618 de Matrimonio Civil (2010) (conocida como la Ley de Matrimonio Igualitario) establece que “el matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos, con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de diferente sexo”.

Esta ley es el resultado de campañas amplias llevadas a cabo por las organizaciones LGBT, que van desde proyectos de leyes de unión civil a una serie de amparos y fallos judiciales.

A partir de los años 90, varias organizaciones LGBT presentaron proyectos de ley de unión civil o matrimonio igualitario en el Congreso de la Nación, pero sin éxito. En 2002, bajo presión de organizaciones como la CHA, la Legislatura de Buenos Aires promulgó una ley que estableció uniones civiles para parejas del mismo sexo, convirtiéndose en la primera ciudad en América Latina en hacerlo. Esta ley garantizaba algunos de los derechos de un matrimonio, como incorporarse a la obra social o visitas hospitalarias, pero no incluía el derecho a la adopción o la herencia.

Se aprobaron leyes parecidas en la provincia de Río Negro en 2003, y las ciudades de Villa Carlos Paz en 2007, y Río Cuarto y Villa María en 2009. Finalmente, en 2005 la CHA presentó una Ley de Unión Civil ante el Congreso de la Nación, la cual incluía el derecho a la adopción, pero la misma nunca llego a ser votada, tras lo cual la CHA empezó a concentrar esfuerzos en el matrimonio igualitario.

En 2009, la CHA y FALGBT, con el apoyo de otras organizaciones en diversas provincias, lanzaron una campaña nacional en pos del matrimonio igualitario, tanto en el Poder Legislativo como el Poder Judicial. En noviembre de ese año, en un caso presentado por una pareja homosexual, una jueza de la Ciudad de Buenos Aires falló que la incapacidad de conseguir un matrimonio igualitario era inconstitucional.

Sin embargo, otra jueza declaró nulo este fallo. Finalmente, la pareja participó en el primer matrimonio del mismo sexo en la Argentina a finales de diciembre en Ushuaia cuando la gobernadora admitió la sentencia original.

Mientras tanto, la FALGBT había lanzado una campaña de cientos de recursos de amparo por todo el país, empezando en las ciudades de Córdoba y Villa María. Aunque el amparo eventualmente fue rechazado en Córdoba, ocurrieron ocho matrimonios más antes de la aprobación de la ley nacional el 15 de julio de 2010.

Los proyectos avanzaron y hacia mayo de 2010, la Cámara de Diputados aprobó una combinación de dos leyes propuestas para modificar el Código Civil a fin de permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo. Finalmente, el Senado aprobó la Ley 26.618 el 15 de julio de 2010.

Al respecto, el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, que entró en vigencia el 1º de agosto de 2015, establece:

Ninguna norma puede ser interpretada ni aplicada en el sentido de limitar, restringir, excluir o suprimir la igualdad de derechos y obligaciones de los integrantes del matrimonio, y los efectos que éste produce, sea constituido por dos personas de distinto o igual sexo.

De esta manera, deja claro que todos los derechos y obligaciones que deriven de la unión marital aplican para todas las uniones, sin importar su orientación sexual o composición.

Día de la Independencia de Argentina 2019: el doodle de Google

Como ocurre ante cada acontecimiento de importancia relevante, ya sea en el mundo político, en lo social o en lo histórico, el Doodle de Google de hoy 9 de julio fue por el Día de la Independencia de Argentina 2019. Se trata de uno de los feriados más importantes para el país por la trascendencia de una fecha que determinó, básicamente, la independencia del país del gobierno español.

Para Google, en este día pero de 1816, “los diputados de la organización conocida como Provincias Unidas de América del Sur se reunieron en la ciudad argentina de San Miguel de Tucumán y declararon su independencia del gobierno español para las provincias de Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia”. Así describe el gigante de internet cómo se gestó el día más recordado en la historia del país.

Luego, el buscador detalla: “La casa familiar donde ocurrió el histórico encuentro es ahora un museo argentino conocido como la Casa Histórica de la Independencia o la famosa ‘Casita de Tucumán’. La fecha de la reunión también inspiró el nombre de la avenida más ancha del mundo, la Avenida 9 de Julio en Buenos Aires, que cuenta con hasta siete carriles en cada dirección”.

En tanto, en el Doodle argentino, Google describe que “esta fiesta nacional se conmemora en toda Argentina con exhibiciones culturales, discursos patrióticos y desfiles. Tradicionalmente, el presidente asiste a una misa especial en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires. Muchas familias aprovechan su tiempo fuera del trabajo y la escuela para celebrar reuniones familiares, festejando con asados y locro (un guiso hecho con maíz). Cafés a lo largo de la Avenida de Mayo de Buenos Aires celebran la ocasión sirviendo churros y chocolate caliente”.

Una vez más, Tucumán es la provincia donde se centran los principales festejos por un nuevo aniversario de la patria, aunque también en Buenos Aires se han desarrollado todo tipo de actividades. Sin embargo, la tradición manda y durante todo el día habrá que hacerse tiempo para ir por unos pastelitos de dulce de membrillo, chocolate caliente y aprovechar las bajas temperaturas del invierno haciendo honor a la tradición.

El famoso e histórico Congreso de Tucumán reunió a 28 diputados y un número más de asistentes que durante varios meses debatieron sobre cuál debería ser el curso para una nueva nación. Con sesiones incontables, finalmente se llegó a la gran proclama precisamente en el mismo sitio donde hoy el presidente de la Nación, Mauricio Macri, encabezará el acto oficial de conmemoración.

En el 203 aniversario de la República, quienes hoy ingresen a www.google.com.ar podrán toparse con el diseño interactivo de la bandera argentina flameando en lugar del logo característico del buscador. Al hacer clic sobre el logo, se abre otra ventana donde aparece un breve resumen de la fecha patria, cómo se gestó, la tradición y por qué Tucumán fue la provincia donde por primera vez en la corta historia, Argentina se declaró independiente por siempre.

Ser solidario: Los aventureros

¿Que mueve a un grupo de amigos a juntarse un fin de semana, una  mañana de domingo de invierno y salir  por los caminos en moto  a recorrer parajes? Armando huellas por lugares inaccesibles, algunos de ellos muy jóvenes de apenas 16 años y otros, ya sexagenarios pero con el alma joven, a pesar del gran frio. Pues este ímpetu forja lazos, no solo de amistad sino también de solidaridad.

 Alguien alguna vez me dijo, que “a mis 40 y tantos, ya estaba viejo para la moto. Que pensara en bajarme porque estaba destinado al palo”. Yo lo mire un tanto  triste, no por mí  sino porque acababa de decir como se dice “una burrada” y pensé: “No sabe la libertad que se siente al estar sobre una moto”.

Todo comenzó por una invitación,  cada tanto soy convocado a alguna aventura.  Sino es a subir cerros, es hacer extensas caminatas por la nieve en lugares inhóspitos y después acampar en la fría estepa patagónica con cielos tan estrellados que te invita a soñar despierto.

En este caso el teléfono sonó un día en la redacción y detrás se escuche la vos de   Miguel Zuccarelli conocido vecino de la ciudad e integrante de la agrupacion motoquera  “Los Aventureros”.

“Amigo este fin de semana salimos en moto, vamos a recorrer unos 60 kilómetros ¿Te mando el mapa de GPS? ¿queres venir?. No dude en decir que sí . Como nueva experiencia, sirve y más si a esa experiencia le agregamos historias y fotos.

 Ante la invitación Miguel me explicó que la salida no solo se  trataba de un recorrido   por los caminos en moto y cuatriciclos.  Sino que se trataba de un gesto solidario,  que la agrupación siempre visitaba alguna escuela rural de  la provincia y  que al medio día de ese día la agrupación, al regreso de la travesía  pasaría  como punto final en la escuela 80 del Michacheo . No entendía bien en este punto. Porque no lo hacían más fácil e iban derecho al establecimiento y ya.

 ¿Porque dar tantas vueltas? si la escuela estaba a unos escasos kilómetros del ejido urbano. Pero esa pregunta me seria aclarada ese domingo.

El reloj marcaba las 7 de esa fría mañana del domingo  y me costaba salir de la cama. Me pegunte si valía la pana el esfuerzo, afuera la helada hizo su trabajo, dejando un paisaje blanco. El punto del encuentro seria en los semáforos de ruta 14 y 9  julio  a las 9 en punto de la mañana. Tenía 2 horas para preparar los  equipos fotográficos y la moto. ¿Y con este frio? me preguntaba, estos están locos.

Ya en el lugar  se encontraban los primeros motoqueros con sus máquinas, al presénteme les dije,  “soy el camarógrafo”.  Miguel  él de la invitación, ni señas daba,  aun no llegaba. En el grupo vi   una cara conocida, Gustavo Muldon quien con un saludo me  apretó fuerte la mano.  Ya jubilado de la cooperativa eléctrica, me explicó este es otro de mis pasatiempos, no me puedo a acostumbrar estar en la casa. Gustavo maneja un   potente    Cuatriciclo Polaris Sportsman 570 Fi y sirve de apoyo en las travesías llevando herramientas cámaras compresor y el equipo de primeros auxilio por si hace falta.

 Se empezaba  a despejar mis dudas, ya que de improvisados motoqueros, no tenían nada estos amigos del camino. Estaban bien pertrechados por si las dudas.

Los pilotos fueros arribando de a poco un total de 20. Casi a las 9.30  de la mañana llego  Miguel Zuccarelli junto  el Palo Sánchez, otro conocido amigo del camino amante de las motos.  Mientras esperábamos a los últimos tres  pilotos que   venían de Bajada del Agrio,  me invadió la curiosidad y le pregunte a el Palo Sánchez, sobre esta actividad solidaria un poco desconocida para la gran mayoría de los ciudadanos de Zápala, y que en forma silenciosa y sin propaganda,  la agrupación aventureros venían realizando, ya desde un par de años en forma filantrópica.

“La idea es llevarle una alegría a los chicos de los parajes que asisten a las escuelas rurales algunas veces  las donaciones van desde vestimenta, en otros casos alimentos, en el día del niño juguetes y en época de clases, guardapolvos y útiles,  en este caso le regalamos a los chicos de la escuela 80 del Michacheo una mesa de pin- pon . Los elementos para su construcción fueron  comprados con el aporte de todos los integrantes de la agrupación, la cual ya está instalada en la escuela,  donde compartiremos con los chicos una choriziada y patitas  de pollo. Después,  como ya tenemos acostumbrados los integrantes es brindar las motos para darles un paseo a los chicos que siempre están dispuestos a disfrutar de ellas y como al final de la tarde,  disfrutar de un rico chocolate.

La idea de la travesía es que cada vez que salimos recorremos largos kilómetros, la última vez fuimos a la escuela de Quilimalal  un total de casi 200 kilómetros. En este caso la travesía es más corta unos 60 kilómetros.  Yendo por la zona del cristo utilizando picadas y atravesar el campo hasta cerró Negro, saliendo por detrás del Mesa y regresando a Zápalo por la zona rural”.

Una vez consolidado el grupo, salimos así nuestro destino a pocos metros del  reconocido supermercado y por la ruta de Acceso Fortabat, el grupo giro hacía la izquierda, adentrándose en zona de chacras y a pocos kilómetros, el Paraje El Cristo donde el grupo espero a los más rezagados en los que me cuento ya que no conocía el camino bien. Para dejar en claro la ruta a transitar. Desde allí el panorama cambio  y el camino se transformó en  una sola huella, se volvió más técnico donde gran parte da la ruta te obliga a ir parado sobre los estribos para evitar el golpe seco  en la columna.

Entre cañadones y grietas el grupo avanza de apoco la aventura a comenzado detrás y cerrando la columna, el palo sanches cuida del ultimo, por  si se  produce alguna caída o alguna avería  o lo más común un pinchazo en alguna de las ruedas, para eso se cuenta con el parche liquido un spray que sella pinchadura y deja que el piloto pueda llegar a destino. Transitamos Lugares desconocidos para muchos y bellos a la vez,  la estepa patagónica jamás deja de impresionarme. Me pegunto porque aún no es aprovechada esta modalidad  como complemento turístico para nuestra localidad. 

Disfruto el día como mis compañeros,  el frio a cesado y casi no hay viento,  en el horizonte las montañas nevadas, el Cerro  Cancino domina el paisaje nevado en su totalidad da un marco bello a esa postal que pocos pueden ver.   A la derecha  el valle del covunco y al norte el Cerro Negro,  más allá el Mesa le dan un marco impresionante y emociona al alma la belleza de este lugar.

Cada tanto paramos para revisar cubiertas porque los alpatacos suelen dejar víctimas con sus espinas  filosas, las fotos y las risas, todos quieren llevarse un recuerdo con la cordillera de fondo, a pocos kilómetros de allí,  nos rencontramos con  el camino que lleva a Estancia la Patria  de Covunco Abajo, nos espera el vehículo de apoyo manejado por Hugo Sánchez

Desde allí una tranquera es la entrada al Cerro  Negro donde a poca distancia, se abren cañadones profundos  de colores ocres.  geología  de millones de años forjados a lluvia y viento donde antes el mar era el dueño y señor de estas tierras.

Nos adentramos en el paisaje,  luego me aparto del contingente  busco una elevación donde pueda  fotografiar al grupo mientras avanza  en estos lugares, muy pocos conocidos por los Zapalinos y si, por el trabajador rural en su mayoría crianceros.

 Esperamos junto a Hugo Sánchez, mientras tomamos unos mates que el grupo regrese de su recorrido. A lo lejos suben y bajan cerros se divierten como niños , el primero en llegar es   Miguel Zuccarelli quien sube a una barda para guiar al grupo de a uno. Las motos junto a los cuatriciclos  vienen llegando. Luego de reagruparnos nuevamente emprendemos el regreso, retomando una picada usada por equipos petroleros en una meseta y con la cordillera de fondo el grupo se toma las fotos con su bandera.  Estamos a escasos kilómetros de nuestro destino de fondo, ya se visualiza la ciudad de Zapala pero el recorrido tiene otra sorpresa. Ya que el grupo decide bajar por el viejo basurero reagruparse y dejarme ir primero, para estampar la foto del ingreso de los Aventureros a la escuela rural 80.

Al llegar los chicos esperan  a los amigos de la aventura a pocos kilómetros, se oye el rugir de los motores más de uno se emociona y veo caritas felices.  Las pilotos ingresan de a uno con sus motos, los chicos contentos saludan al contingente en una fila interminable, los chicos agradecen a los amigos del camino, la jornada no está aún por terminar a pesar  de la extenuante recorrida, aún queda fuerzas para compartir un almuerzo con los chicos y maestros.  Los alumnos recorren el parque viendo las máquinas y más de uno improvisa  un partido con la flamante mesa de pin pon  entre  estos maestros que días a día educan a estos pequeños. Está presente, la directora de la escuelita  Marcela Brizuela, quien nos  comenta estar agradecida con los integrantes y por la donación, “a pasar de que vivimos a escasos 5 kilómetros de la ciudad, aquí se vive  otra realidad, relata.  

“Todos los días los chicos  sufren al ingresar  a nuestra escuela, los caminos están llenos de barro y las lluvias, nos dejan casi aislados. Si bien, pedimos ayuda a vialidad, a la municipalidad y a las empresas que pueden darnos una mano estamos aún en gestión para poder solucionar ese inconveniente que nos deja la temporada estival de invierno.  El año pasado estuvimos tres semanas sin clases hasta que se pudo solucionar el problema. Este año estamos pasando casi lo mismo, por eso pido  a la gestión que corresponda para poder subsanar el problema del barro y que los chicos no tengan inconvenientes para asistir a la escuela. Tenemos un total de 100 alumnos de nivel inicial a séptimo grado una sección de cada grado, un total de 107 alumnos de  toda la localidad de Zapala. Comento Marcela Brizuela. Esperando que este pedido llegue a las autoridades que corresponda

Nos adentramos en el establecimiento para compartir el almuerzo con los chicos y de esta manera recobrar fuerzas, ya que el camino fue un tanto agotador.

en un breve acto se realizó le firma de donación de la mesa de pin pon la cual fue estrenada a los pocos minutos de la foto y las firmas, los chicos felices pudieron disfrutar de las motos, de a uno fueros subiendo en los cuatriciclos para dar algún paseo por el predio de la escuela 80,  aunque el camino dejo a varios de los pilotos agotados eso no impidió jugar con los chicos y pasearlos, las risas se fueron confundiendo entre los chicos y los pilotos hasta no distinguir quien se divertía mas si los pilotos o los chiquitos.

A lo lejos veo al palo Sánchez, y me deja un saludo con las manos.  No hace falta despedirnos, ya que dejó abierto esa nueva invitación a otra aventura tenía razón Miguel cuando me dijo que me divertiría pero aún más, hoy  me voy con el corazón lleno, ya que  creo haber sido parte de algo lindo que es la solidaridad entre amigos y sobre todo compartir y dar. Dar  esa última palabra que deberíamos poner más en práctica ente los Argentinos.

Nota realizada , noticiero TV COOP

Nota escrita y fotos: Darío Martínez

Cuba prohíbe por decreto el reggaetón, busca “proteger la cultura”

El país busca “proteger la cultura” y sancionar el uso de lenguaje sexista o vulgar

La nueva disposición que obliga a los artistas a profesionalizarse y vincularse con el Ministerio de Cultura levantó polémica en Cuba. Concebido para “proteger la cultura” y sancionar el uso de lenguaje sexista o vulgar, el decreto 349 apunta al reggaetón, un ritmo creciente en la isla.

También condena el “intrusismo profesional”, en un país con talentos de conservatorio pero donde abunda la espontaneidad artística, con músicos “de oído”, que brotan en La Habana Vieja tocando por propinas de turistas y bautizados como “soperos” (trabajan por la sopa).

La nueva norma, que reemplaza una de 1997, prevé también sanciones para el que viole límites “de sonidos y ruidos”, use irrespetuosamente símbolos patrios o mantenga “conductas violatorias de las normas y disposiciones vigentes en materia de política cultural”.

El propio presidente Miguel Díaz-Canel admitió recientemente que el tema “debió ser más discutido y mejor explicado”. Él firmó el decreto el 20 de abril, un día después de sustituir a Raúl Castro en la presidencia de Cuba.

“Lo vamos a aplicar de manera progresiva en la medida que vayamos alcanzando ese consenso”, dijo el ministro de Cultura, Alpidio Alonso, el 6 de diciembre, víspera de su entrada en vigor.

La política cultural fue trazada por el líder Fidel Castro (1926-2016) en 1961 y se sintetiza en: “Dentro de la revolución, todo; contra la revolución, nada”.

El 349 enfatiza que la difusión o comercialización del producto artístico debe ser a través de “la institución cultural a que corresponda”. “No vamos a renunciar al trabajo de las instituciones”, subrayó el ministro Alonso en la televisión. “No las vamos a privatizar, el papel de las instituciones es central dentro del programa cultural de la revolución”.

Por qué hoy, 17 de junio es feriado

Un día como hoy, el 17 de junio de 1821, murió Martín Miguel de Güemes, tras ser herido por fuerzas españolas conducidas por José María Valdés.

El Gobierno de Mauricio Macri decretó en 2016 que cada 17 de junio sea feriado nacional, en conmemoración al día de la muerte de Martín Miguel de Güemes, héroe de la liberación nacional.

Güemes y la guerra gaucha:

Autor: Felipe Pigna

El hombre que durante años sería la pesadilla de los ejércitos españoles con sus tácticas guerrilleras, nació en Salta el 8 de febrero de 1785. A los catorce años ingresó en la carrera militar incorporándose al “Fijo de Infantería” que estaba acantonado en Salta. Participó en la defensa de Buenos Aires durante las invasiones inglesas y al producirse la Revolución de Mayo, se incorporó al ejército patriota destinado al Alto Perú y formó parte de las tropas victoriosas en Suipacha.

Desde 1814 Güemes se había puesto al frente de una partida cada vez más nutrida de gauchos guerrilleros que les hacía literalmente la vida imposible a los invasores.

El general San Martín, designado en reemplazo de Belgrano en el Ejército del Norte, recorrió la zona de combate a comienzos de aquel año y pudo comprobar las atrocidades cometidas por los españoles contra nuestra gente. Los “civilizadores” no respetaban mujeres, niños ni ancianos. Veían en los pueblos por los que pasaban el semillero de los rebeldes, desconfiaban de todos y no se equivocaban, todos eran sus enemigos. La estrategia española era el saqueo, el robo, el asesinato en masa. Indignado por lo que vio y orgulloso de la acción de los hombres de Güemes, el “Jefe” aprobó lo actuado y le ratificó los beneficios de su táctica guerrillera.

El 3 de agosto de 1814 las tropas al mando de Güemes obligaron al jefe realista Joaquín de la Pezuela a evacuar Salta y ponerse en retirada hacia el Alto Perú. En su desesperación, los invasores fueron abandonando su parque, que fue capturado por los gauchos conocidos como “los infernales”, no sólo por el color rojo de sus ponchos.

Al año siguiente lograron madrugar al ejército enemigo y derrotarlo en el Puesto del Marqués el 14 de abril de 1815. El saldo fue un tanto desparejo: los invasores sufrieron 120 muertos y 122 prisioneros; los nuestros, dos heridos.

El triunfo de Puesto del Marqués aumentó el prestigio de Güemes en Salta. El 6 de mayo de aquel año 15, el Cabildo local lo designó gobernador de la provincia. Gracias a su experiencia militar, se puso al frente de la resistencia a los realistas, organizando al pueblo de Salta y militarizando la provincia para frenar a los ejércitos del rey.

Pronto comprendió que tendría que arreglárselas solo para cumplirle al único jefe que reconocía: don José de San Martín, quien tendrá permanentes expresiones de elogio y gratitud para con Güemes y sus gauchos. Su vital tarea de contención y distracción de las tropas españolas resultó imprescindible para encarar el cruce de los Andes y desarrollar con éxito la campaña libertadora.

El ejército infernal se ponía en marcha. No había leva forzosa, todos eran voluntarios. Desde los “changuitos” que apenas podían montar hasta los viejos baquianos, desde las mujeres que formaban una eficiente red de espionaje, hasta los curas gauchos que usaban los campanarios como torretas de vigías y sus campanas como alarma ante la presencia del enemigo. Todo un pueblo en armas. Machetes, lanzas, azadas, boleadoras y unos pocos fusiles y carabinas eran las armas de aquel pueblo que aprendía junto a su jefe que estaban solos para enfrentar al ejército que acababa de vencer a Napoleón.

Las tácticas guerrilleras de Güemes cobraron fama mundial y han sido objeto de estudio en academias militares tan lejanas como la de Yugoslavia. La Biblioteca del Oficial del Círculo Militar argentino publicó un curioso libro titulado La guerrilla en la guerra, cuyo autor es el mayor Borivoje S. Radulovic del ejército yugoslavo. En uno de sus párrafos dice Radulovic: “Las montoneras de Güemes hicieron una guerra sin cuartel que ha pasado a la historia como Guerra Gaucha. Cada uno de los miembros serviría de modelo para fundir en bronce la estatua del soldado irregular, del guerrillero.

El capitán español Pedro Antonio Olañeta fue comisionado por el virrey del Perú para sobornar a Güemes quien lo paró en seco: “Yo no tengo más que gauchos honrados y valientes. No son asesinos sino de los tiranos que quieren esclavizarlos. Con éstos únicamente espero a Ud., a su ejército y a cuantos mande de España. Convénzanse Uds. que jamás lograrán seducir no a oficiales, sino ni al más infeliz gaucho. En el magnánimo corazón de estos hombres no tiene acogida el interés, ni otro premio que su libertad; (…)el pueblo que quiere ser libre, no hay poder humano que lo sujete.” 1

Los pedidos de ayuda de Güemes eran permanentes. No se resignaba a aceptar que a Buenos Aires no le importaba perder las provincias del Norte. Pero los auxilios no llegaron nunca. La situación se volvía insostenible: las clases altas salteñas le retaceaban su apoyo por el temor de aumentar el poder de Güemes y por la desconfianza que le despertaban las partidas de gauchos armados, a los que sólo toleraban ver en su rol de peones de sus haciendas. El gobernador Güemes tomó la decisión de aplicarles empréstitos forzosos sobre sus fortunas y haciendas.

Varios de ellos habían huido a reunirse con el enemigo, y fueron ellos los que guiaron a la vanguardia española conducida por José María Valdés, apodado “el Barbarucho”, un coronel salteño traidor que estaba a las órdenes del ejército español.

Las fuerzas de Barbarucho avanzaron hasta ocupar Salta con el inestimable apoyo de los terratenientes y comerciantes el 7 de junio de 1821.

Güemes se refugió en casa de su hermana Magdalena Güemes de Tejada, más conocida como “Macacha”. Mientras escribía una carta escuchó disparos y decidió salir por la puerta trasera. Logró montar su caballo y emprenderla al galope pero recibió un balazo en la espalda. Llegó gravemente herido a su campamento de Chamical con la intención de preparar la novena defensa de Salta.

Finalmente fue trasladado a la Cañada de la Horqueta donde pasó sus últimos diez días de vida. En dos ocasiones el jefe español Olañeta le envió emisarios. Le ofrecía un médico y remedios, y volvía a intentar sobornarlo. Güemes les respondió convocando a su segundo al que le ordenó: “Coronel Vidt, ¡tome usted el mando de las tropas y marche inmediatamente a poner sitio a la ciudad y no me descanse hasta no arrojar fuera de la Patria al enemigo!” Miró al oficial español que le traía la nota de Olañeta y le dijo: “Señor oficial, está usted despachado”.

El 17 de junio de 1821 los pobres de Salta y sus alrededores se quedaron sin padre. Moría Martín Miguel de Güemes el hombre que había rechazado con sus infernales nueve invasiones españolas. Todo aquel pueblo que lo había acompañado en las buenas y en las malas, concurrió en masa a su entierro en la Capilla de Chamical.

Mientras tanto, la Gaceta de Buenos Aires, muy lejos de los ideales de su fundador, Mariano Moreno, informaba feliz y desvergonzadamente a sus escasos pero influyentes lectores: “Murió el abominable Güemes al huir de la sorpresa que le hicieron los enemigos. ¡Ya tenemos un cacique menos!” 2

.

Fue acusado de abandono de persona y lesiones graves El conductor que chocó y se dio a la fuga el pasado 5 de mayo

Un chofer de una empresa petrolera fue acusados de los cargos de lesiones graves agravadas por no asistir a la víctima y huir. Además, se le dictó una restricción de acercamiento.

Acusan a petrolero que chocó, dejó grave a un hombre, huyó y mintió

Un chofer de una empresa de servicios petroleros fue acusado de lesiones graves agravadas por no asistir a la victima, huir, y culpa temeraria, luego de chocar con otro vehículo, escapar del lugar y mentir cuando fue buscado por la Policía.

El 5 de mayo a las 10.30 de la mañana en la intersección de Italia y Candelaria, en pleno centro de Zapala, Marcelo Rubilar a bordo de una Ford Ranger impactó a gran velocidad contra una camioneta Toyota y luego de comprobar que el ocupante del otro vehículo estaba inconsciente escapó del lugar.

En las imágenes captadas por una de las cámaras de seguridad de la zona, se observa como el rodado mayor choca de lleno con otro de menor tamaño y ambos quedan sobre la vereda.

El chofer se baja, observa cómo está el conductor de la Toyota y se da a la fuga. La víctima sufrió lesiones graves para el fuerte choque.

Luego del accidente, se inició una investigación y se determinó que Rubilar era quien conducía la Ford Ranger pero cuando fueron a demorarlo dijo que era su hermano quien conducía y éste se entregó sin problema. Además, adujo que estaba trabajando.

Sin embargo, en una rueda de reconocimiento los testigos señalaron al chofer de la empresa de servicios petroleros como el responsable, la triangulación de las antenas de celular lo situaron en la escena del accidente y la compañía negó que estuviera en servicio en ese momento.

En una audiencia pública de formulación de cargos, las fiscales Laura Pizzipaulo y Margarita Ferreira lo acusaron por lesiones grave agravadas y le impusieron una restricción de acercamiento a la víctima y a un testigo. Las medidas fueron avaladas por la jueza Carolina González.

Manuel Belgrano, uno de los cuadros más lúcidos de nuestra revolución

Autor: Felipe Pigna

En estos días de tanta discusión y poco debate se hace necesario recurrir a aquellos que pensaron el país antes que nosotros. Recurrir al pensamiento de uno de nuestros padres fundadores, el primero que pensó económicamente estas tierras, a las que soñó distintas, prósperas y justas.

Se llamaba Manuel Belgrano y había nacido en Buenos Aires el 3 de junio de 1770. Estudió en el Colegio de San Carlos y luego en España, en las Universidades de Valladolid y Salamanca. Llegó a Europa en plena  Revolución Francesa y vivió intensamente el clima de ideas de la época.

Así pudo tomar contacto con las ideas de Rousseau, Voltaire, Adam Smith y al fisiócrata Quesnay.

Se interesó particularmente por la fisiocracia, que ponía el acento en la tierra como fuente de riqueza y por el liberalismo de Adam Smith, que había escrito allá por 1776 que “La riqueza de las Naciones” estaba fundamentalmente en el trabajo de sus habitantes, en la capacidad de transformar las materias primas en manufacturas. Belgrano pensó que ambas teorías eran complementarias en una tierra con tanta riqueza natural por explotar.

En 1794 regresó a Buenos Aires con el título de abogado y con el nombramiento  de Primer Secretario del Consulado, otorgado por el rey Carlos IV. El consulado era un organismo colonial dedicado a fomentar y controlar las actividades económicas. Desde ese puesto, Belgrano se propuso poner en práctica sus ideas. Había tomado clara conciencia de la importancia de fomentar la educación y capacitar a la gente para aprendiera oficios y pudiera aplicarlos en beneficio del país. Creó escuelas de dibujo técnico, de matemáticas y de náutica.

Las ideas innovadoras de Belgrano quedarán reflejadas en sus informes anuales del Consulado en los que tratará por todos los medios de fomentar la industria y modificar el modelo de producción vigente.

Desconfiaba de la riqueza fácil que prometía la ganadería porque daba trabajo a muy poca gente, no desarrolla a la inventiva, desalentaba el crecimiento de la población y concentraba la riqueza en pocas manos. Su obsesión era el fomento de la agricultura y la industria.

Daba consejos de utilidad práctica para el mejor rendimiento de la tierra recomendando que no se dejara la tierra en barbecho, pues “el verdadero descanso de ella es la mutación de producción”... Aconsejaba el sistema que se usaba en aquel tiempo en Alemania, que hacía de los curas párrocos verdaderos guías de los agricultores, realizando éstos, gracias a sus conocimientos, experimentos de verdadera utilidad, enseñándoles las prácticas más adelantadas.

Belgrano, el más católico de todos nuestros próceres, entendía que estas eran funciones esenciales de los curas que encuadraban dentro de su ministerio, “pues el mejor medio de socorrer la mendicidad y miseria es prevenirla y atenderla en su origen”.

El secretario del Consulado proponía proteger las artesanías e industrias locales subvencionándolas «un fondo con destino al labrador ya al tiempo de las siembras como al de la recolección de frutos». Porque «La importación de mercancías que impiden el consumo de las del país o que perjudican al progreso de sus manufacturas, lleva tras sí necesariamente la ruina de una nación».

Esta era, a su entender la única manera de evitar “ los grandes monopolios que se ejecutan en esta capital, por aquellos hombres que, desprendidos de todo amor hacia sus semejantes, sólo aspiran a su interés particular, o nada les importa el que la clase más útil al Estado, o como dicen los economistas, la clase productiva de la sociedad, viva en la miseria y desnudez que es consiguiente a estos procedimientos tan repugnantes a la naturaleza, y que la misma religión y las leyes detestan».

En Memoria al Consulado 1802 presentó todo un alegato industrialista: “Todas las naciones cultas se esmeran en que sus materias primas no salgan de sus estados a manufacturarse, y todo su empeño en conseguir, no sólo darles nueva forma, sino aun atraer las del extranjero para ejecutar lo mismo. Y después venderlas.”

En unos de sus últimos artículos en el Correo de Comercio, resaltaba la necesidad imperiosa de formar un sólido mercado interno, condición necesaria para una equitativa distribución de la riqueza: “El amor a la patria y nuestras obligaciones exigen de nosotros que dirijamos nuestros cuidados y erogaciones a los objetos importantes de la agricultura e industria por medio del comercio interno para enriquecerse, enriqueciendo a la patria porque mal puede ésta salir del estado de miseria si no se da valor a los objetos de cambio y por consiguiente, lejos de hablar de utilidades, no sólo ven sus capitales perdidos, sino aun el jornal que les corresponde. Sólo el comercio interno es capaz de proporcionar ese valor a los predichos objetos, aumentando los capitales y con ellos el fondo de la Nación, porque buscando y facilitando los medios de darles consumo, los mantiene en un precio ventajoso, así para el creador como para el consumidor, de que resulta el aumento de los trabajos útiles, en seguida la abundancia, la comodidad y la población como una consecuencia forzosa.”

Belgrano fue el primero por estos lares en proponer a fines del siglo XVIII una verdadera Reforma Agraria basada en la expropiación de las tierras baldías para entregarlas a los desposeídos: “es de necesidad poner los medios para que puedan entrar al orden de sociedad los que ahora casi se avergüenzan de presentarse a sus conciudadanos por su desnudez y miseria, y esto lo hemos de conseguir si se le dan propiedades ( …) que se podría obligar a la venta de los terrenos, que no se cultivan, al menos en una mitad, si en un tiempo dado no se hacían las plantaciones por los propietarios; y mucho más se les debería obligar a los que tienen sus tierras enteramente desocupadas, y están colinderas con nuestras poblaciones de campaña, cuyos habitadores están rodeados de grandes propietarios y no tienen  ni en común ni en particular ninguna de las gracias que les concede la ley, motivo porque no adelantan …».

Se trata como puede leerse de un pensamiento sabio, muy avanzado para la época, de una actualidad que asombra y admira, la de aquel hombre que se nos fue un 20 de junio de 1820 en medio de la indiferencia general, mientras en plena guerra civil Buenos Aires tenía tres gobernadores en un mismo día, aquel genial Manuel Belgrano que alcanzó a decir “Yo espero que los buenos ciudadanos de esta tierra trabajarán para remediar sus desgracias.

Fuente: www.elhistoriador.com.ar