Copa Libertadores River-Boca: la Ciudad permitió que el festejo del campeón sea en el Obelisco

La Bombonera, en cambio, continúa clausurada. La superfinal comenzará a las 17 en el Monumental.

El Bombonerazo histórico que armaron los hinchas de Boca para darle aliento al plantel y que se transformó en un récord mundial (nunca antes una práctica había reunido a tanta gente) también dejó un problema: la clausura del estadio. Y es que desde la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad labraron una infracción sobre el club por un exceso en la capacidad.

Esto lo confirmó Gustavo May, Director General de entidad, quien ratificó que “no se trató de una clausura por una falla edilicia ni refacciones; la infracción fue administrativa porque los hinchas saltaron los molinetes y a raíz de eso ya no se pudo contabilizar la cantidad de espectadores en el lugar”.

El estadio estaba habilitado para 54 mil personas, pero de manera extraoficial se afirmó que hubo más de 60 mil. El club, enterado de esta situación, inició los trámites para elevar la clausura pero los tiempos (y la multa a pagar que va desde los 120 mil a a los 600 mil pesos) se cumplieron.

¿Qué pasará si Boca sale campeón esta tarde en Núñez? Los festejos no podrán ser en la Bombonera como ocurrió con la última conquista local y se trasladarán al Obelisco, pese a que desde el Ministerio de Seguridad de la Ciudad habían advertido que no querían que esto ocurriera.

Hay algo clave: en Boca, además de pagar un operativo costoso para abrir la Bombonera, no quieren pasar por un conflicto que se vivió cuando el equipo definió el título en La Plata en mayo: tener miles de personas en los alrededores del estadio incluso ante de la definición del partido y que genere la apertura de las puertas por temas de seguridad. Si existe una gestión a último momento, se resolverá en horas de la tarde. De hecho el partido de fútbol femenino entre Boca y Atlanta que debía disputarse esta mañana en el Complejo Pedro Pompilio se reprogramó para jugarse en el predio de Boca en Ezeiza.

 

CLARIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *