A mi Padre

A mi Padre

Vinieron a buscarlo y se lo llevaron, es lo que supe desde el primer momento.
Supe también que a mis 6 años no intentaron ocultarme el horror de lo que había pasado con él. Con el tiempo supe que no lo volvería a ver jamás y que habían Partes de la historia que probablemente nunca quisieran que supiera. Mi madre nos protegió aún con ese miedo propio de una madre angustiada, y con el temor y la preocupación de que a sus hijos no le pasara lo mismo. Durante un tiempo, se me hizo habitual ver policías alrededor nuestro, parte de la historia que sí me costó entender…

Uno cuando es niño, no piensa en el odio, solo en jugar con la pelota y con los amigos en el barrio. En esa infancia es que imaginaba a mi papa ayudándome crecer. Con el tiempo deje de preguntar lo que ya era evidente y termine sintiendo ese vacío que solo se siente de saber que ese ser, mi PAPA, no estaría jamás en las navidades, en los festejos familiares, en los 15 de mi hermana y en mis momentos de mayor rebeldía.
Con los años y ya de grande, fui hilvanando y dando cuenta de los sucesos y aunque me costó armar la historia por tantos silencios cómplices, Termine de comprender toda la historia y cómo mi padre había terminado en una zanja, en un descampado lejos nuestro, lejos de él. Allí pensé que tal vez sus últimos pensamientos fueron hacia mi madre y sus hijos. Hoy no guardo rencor, no debo tampoco, ni deseos de venganza. Eso se lo dejo a Dios, que juzgará a esa persona, cuando llegue el final que a todos nos llegará.

Extracto de una nota a Gastón Calabro realizada por nuestro medio. Que a pedido del Licenciado, aún no fue publicada pero nos atrevimos a adjuntar con esta misiva que él escribió, en conmemoración a la desaparición y muerte de su padre un 14 de marzo del 1986.-

Gastón Calabro
El 14 de marzo de 1986, era secuestrado y desaparecido en Neuquén, Óscar Enrique Calabró, mi padre. Militante de una agrupación interna del MPN llamada 17 de octubre, la historia diría que tanto él como su agrupación molestaban a quienes detentaban y pretendían detentar el poder político y económico de la provincia. El 29 de marzo aparecería muerto en un paraje cercano, de muchos tiros en espalda, pecho y cabeza. Luego de 33 años, y como diría un cantautor, ” las ostias siguen cayendo sobre quien habla de mas”… en memoria. A mi padre.

En la foto: Calabro padre junto a su esposa y sus dos hijos. Gastón de 6 años y su hermana en el festejo de la primera comunión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *