Las PASO empiezan a definir la puja entre el Gobierno y el kirchnerismo

Las primarias de este domingo confirmarán las candidaturas para el 27 de octubre. El actual mandatario va junto a Pichetto y Alberto Fernández con Cristina. Hay otras 8 fórmulas a presidente y vice.

Mauricio Macri podrá saber este domingo a la noche, cuando se cuenten los votos, si la sociedad argentina está dispuesta a darle otra oportunidad de 4 años para avanzar en lo que él mismo considera un plan de reformas imprescindible para modernizar el país. La respuesta a esa pregunta será solamente una disposición de los ciudadanos, una apertura, pero no una decisión vinculante, porque lasPrimarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) a las que se presentan diez fórmulas presidenciales no definen cargos.

A las 8, sin noticias de grandes incidentes, se habilitaron las 105 mil mesas de votación distribuidas a lo largo y a lo ancho de todo el país, en las que 33.850.000 ciudadanos están habilitados para votar.

La votación sí funcionará -en tiempos de crisis de las herramientas de predicción electoral- como una suerte de encuesta total, un mapa que reproducirá el territorio, ya que el padrón en pleno manifestará su preferencia eligiendo una boleta. Con el peronista Miguel Pichetto como acompañante, Macri intentará conseguir que la de Juntos por el Cambio sea la más votada.

La traba principal que encontró el Gobierno para presentar la elección como un llamado a los ciudadanos a acompañar a Macri en esa gesta modernizadora es la revitalización del kirchnerismo, que consiguió recuperar los niveles de adhesión que tuvo en 2015, e incluso superarlos, empujado por el enojo de los millones de argentinos que no soportan más la crisis económica que pintó tres de los cuatro años de la gestión macrista.

Alberto Fernández, el candidato a presidente del Frente de Todos, llegó a ese lugar ungido por su compañera de fórmula, Cristina Kirchner, que buscó transferir la enorme base de apoyo que la mantiene hacia su ex jefe de Gabinete. Con unas pocas y multitudinarias apariciones públicas de su jefa, el kirchnerismo consiguió en las últimas semanas ordenar su campaña y unificar detrás de sí a los votantes del peronismo -incluso parte de los que se habían alejado- y también a sectores de la izquierda.

Como las PASO no reparten cargos, cuando comiencen a conocerse los resultados del escrutinio provisorio se pondrá en marcha una guerra de lecturas. La matemática clausurará las mentiras, pero esta vez puede quedarse corta para dar certezas sobre el futuro, porque una paridad en la pelea de los dos principales espacios permitirá construir escenarios diversos basados en los mismos números.

Fuente Clarin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *