Descartan que el sismo haya estado vinculado con la actividad del volcán Domuyo

El temblor ocurrió minutos después de la medianoche. Se creía que el macizo estaba “dormido”, pero de manera fortuita se descubrió que está activo, por lo que se colocarán sismógrafos para controlarlo

El sismo que ocurrió en cercanías al volcán Domuyo, y volvió a llevar la atención al gigante que se creía dormido, no estuvo vinculado a la actividad propia del macizo. Se trató de un temblor que el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres) detectó dos minutos después de la medianoche de hoy, con una magnitud de 3.2° en la escala de Richter, a 10 kilómetros de profundidad.

El subsecretario provincial de Defensa Civil, Martín Giusti, explicó que corroboró lo ocurrido tanto con el Inpres como con el Servicio Geológico Minero Argentino (Segemar) y ambos organismos le confirmaron que el sismo no estuvo relacionado a la actividad propia del Domuyo. El funcionario detalló que el mencionado temblor fue parte de una serie de 10 sismos que se registraron en distintos puntos del país.

Descartada la posibilidad de que el sismo haya sido producido por el volcán, Giusti recordó que están a la espera de que mejoren las condiciones climáticas para poder colocar las estaciones de monitoreo en la zona. “Cuando baje la nieve”, detalló, podrán acceder a los puntos determinados en los que se instalarán tres sismógrafos con sus respectivos GPS.

Se estima que esta tarea se podrá iniciar a finales de noviembre. Según el intendente de Las Ovejas y presidente del Ente Minas (departamento donde se ubica el Domuyo), serán necesarios helicópteros para trasladar los equipos por el peso que tienen.

Una vez que estén en el lugar, la Oficina Provincial de Tecnologías de la Información y la Comunicación (OPTIC) garantizará la conexión para que sea Defensa Civil la que haga el seguimiento del Domuyo, aclaró Giusti.
El registro de lo que ocurra con el volcán del norte neuquino permitirá empezar a conocerlo mejor, dado que se lo creía dormido, pero estaba en actividad. Esto se dio a conocer en septiembre la publicación de una investigación de la Universidad de Buenos Aires, que determinó que el volcán Domuyo aumenta su tamaño a razón de unos 11 centímetros de altura por año y había riesgos de explosión.

Desde los organismos oficiales llamaron a la calma, explicando que ya estaban al tanto de la situación porque había sido descubierta de forma fortuita por un monitoreo de la NASA y que ya se había definido la instalación de las estaciones para conocer con más exactitud lo que ocurre y poder diseñar los pasos a seguir, como un plan de evacuación.

Fuente Rio Negro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *