Polémica por el aumento de retenciones a la soja Arrancó el paro del campo, sin cortes de ruta y venta de ganado en Liniers

El primer día del paro de cuatro días para rechazar el aumento de las retenciones a la soja, convocado por la Mesa de Enlace, tuvo escasos negocios de los acopiadores de granos y en los puertos; mientras que fue normal la comercialización de ganado en Liniers.

Pese a que los dirigentes de la Mesa de Enlace de Entidades Agropecuarias pidieron que se eviten los cortes de ruta, hubo problemas en la provincia de Córdoba, donde productores autoconvocados impidieron que los transportistas circulen por la localidad de Alto Fierro. 

“El nivel de acatamiento fue muy bueno el primer día. El paro fue casi total en puertos y acopiadores“, aseguró a Clarín Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), una de las cuatro entidades que integra la Mesa de Enlace.

El dirigente agrario sostuvo que los 2.516 animales que este lunes se comercializaron en Liniers, habían ingresado el domingo en 58 camiones, porque eran contratos que tenían previamente, sumado a “envíos del sector político, para intentar mostrar un menor acatamiento al paro. Pero el balance final hay que hacerlo el jueves, cuando concluya la medida de fuerza”, dijo Chemes.

Desde la Sociedad Rural Argentina (SRA) prefirieron todavía no hacer un balance. “Vamos a esperar”, dijo una fuente de la entidad rural. Está previsto que cuando concluya el paro de 96 horas, las cuatro entidades que integran la Mesa de Enlace brinden una conferencia de prensa, con el balance del paro agropecuario.

Pese a integrar la Mesa de Enlace, la Federación Agraria (FAA) le dio libertad de acción a sus afiliados, porque había diferentes posiciones al interior de la entidad. En diálogo con Futurock, Carlos Achetoni, presidente de la FAA, afirmó que la protesta “no es contra el Gobierno, sino contra el FMI, para que entiendan desde los organismos internacionales que no nos deben atar las manos para producir”.

El dirigente de la Federación Agraria dijo que el paro es “una medida muy leve, porque la Mesa de Enlace no impulsa ninguna situación en las rutas”, ni afecta a los productos perecederos. 

Sin embargo, en la localidad cordobesa de Altos Fierro los productores autoconvocados hicieron este lunes un control de cargas, impidiendo que circulen los camiones con granos y hacienda. En esa zona es donde la semana pasada se registraron masivos tractorazos en contra de las retenciones aprobadas por el Congreso, la suba de impuestos y el desdoblamiento cambiario. También hubo productores protestando al costado de las rutas en las provincias de Chaco y Tucumán.

Por eso, la Federación de Transportadores Argentinos salió a enfrentarse con los productores autoconvocados. La entidad que nuclea a los dueños de los camiones, aseguró este lunes que no permitirá que “se perjudique a los transportistas” con cortes de ruta, daños a unidades y a conductores, “por acciones fundadas en razones políticas y que atenten contra las economías familiares del sector”.

Los productores autoconvocados pretenden doblar la apuesta y están organizando una Asamblea para este miércoles, en la puerta de Expoagro, en la localidad bonaerense de San Nicolás, a 12 años del inicio del conflicto por las retenciones móviles que impulsó la Mesa de Enlace contra el gobierno de Cristina Kirchner.

Los sectores más radicalizados que apoyan al gobierno de Alberto Fernández también buscan que escale el conflicto con este sector del campo. El referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, calificó de “miserable” al paro agropecuario. Y les advirtió a los que promueven el paro, que “el horno no está para bollos y que si se generan niveles de confrontación, va a ser muy malo para todos”.

De hecho, uno de los grupos que integra la CTEP, la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP-Agraria) montó este lunes una “feria de abastecimiento de alimentos” en la puerta del predio de Palermo de la Sociedad Rural Argentina. Desde la UTEP-Agraria rechazaron el paro agropecuario, apoyaron la suba en las retenciones y reclamaron una reforma agraria “integral y popular”.

También la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) planea rechazar el paro con un “verdurazo”, que sea acompañado por tractores “para apoyar las medidas redistributivas del Gobierno”, dijo a Télam Nahuel Levaggi. Su grupo planea este martes la distribución “solidaria” de 20.000 kilos de verdura en Plaza de Mayo y en algunas provincias de todo el país.

Desde el Gobierno intentan no confrontar con las entidades agropecuarias. Habrá que ver si la evolución del conflicto permite mantener la calma o si los sectores más radicalizados logran que escale el conflicto, tal como ocurrió hace 12 años con la Resolución 125.

Fuente CLARIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *