Pasó la ratada y no hubo ni un caso de hantavirus en Nahuel Huapi

La zona norte del parque nacional, en torno de Villa La Angostura, tuvo una proliferación extraordinaria de roedores que transmiten el virus. Sin embargo, la información y la prevención evitaron los contagios en un verano lleno de turistas.


La temporada de verano llegó a su fin sin casos de hantavirus. Solo una mujer de 28 años residente de un área rural cercana a Meliquina contrajo el virus, pero lo cierto es que no se encontraba en el epicentro del fenómeno asociado a la floración de la caña colihue en el norte del parque Nahuel Huapi.

El foco de la preocupación estaba puesto en ese sector por la ratada que se multiplicó a partir de la sobreoferta de alimento. Los últimos informes de las autoridades ya confirmaron una caída de la población de colilargos a los niveles normales estimados para esta época del año.

Pese a la alarma que generó la noticia y el temor al fantasma del brote de hantavirus en Epuyén, la temporada en Villa La Angostura resultó un éxito, con un 87% de ocupación en enero. Y sin ningún caso de hantavirus.

Sucede que el municipio de Villa La Angostura reforzó la comunicación sobre las medidas de prevención con los barrios más expuestos a la ratada y la limpieza de las costas. La intendencia del parque Nahuel Huapi, a la vez, dispuso el cierre preventivo de varios senderos y campings entre La Angostura y San Martín de los Andes.

“Las medidas de prevención adoptadas están directamente ligadas a que no haya habido casos. Se minimizó la exposición de la gente y se cerraron los lugares donde había mucha concurrencia de gente”, resumió Horacio Paradela, intendente del parque Nahuel Huapi.

Extremamos las medidas, como los cierres de los senderos. Fueron progresivas y extremas. No había antecedentes de cierres”.Beatriz Dávila, trabajadora del Parque Nacional Nahuel Huapi.


Beatriz Dávila, trabajadora del parque, reconoció que en medio del fenómeno cuando notaron que la información no era suficiente se pasó a un alerta amarillo. “Extremamos las medidas, como los cierres de senderos -pese a que la gente seguía ingresando-. Las medidas fueron progresivas y extremas. No teníamos antecedentes de cierres”, señaló la integrante del parque en la mesa interinstitucional de la floración de la caña colihue.

Desde la Unidad Regional de Epidemiología y Salud Ambiental (Uresa) destacaron que hasta los primeros días de febrero, mucha gente de diversas provincias llamaba para consultar sobre las medidas de prevención para recorrer y conocer en qué campings había restricciones para acampar.

“Lo cierto es que no fue afectado el turismo en la zona norte del parque. Esto demuestra que difundir medidas de prevención no hace que disminuya el turismo”, indicó Guillermo Mujica, médico veterinario de Uresa.

La fumigación en el paso Samoré, una de las zonas más afectadas, durante este verano.


Consideró que “gracias al brote de Epuyén, se difundieron muchas medidas de prevención y eso también ayudó a que la gente se cuide. A partir de ese brote, Chubut, Río Negro y Neuquén trabajamos en una misma línea”.

En relación a la ausencia de casos de hantavirus esta temporada, Eduardo Herrero, coordinador de Salud Ambiental del Ministerio de Salud de Río Negro, hizo una comparación con la última floración de la caña colihue en el sur del parque Nahuel Huapi, en el 2011. Tampoco en esa ocasión, pese a la ratada, hubo casos.

De todos modos, el aumento exponencial de roedores al norte del parque preocupaba ya que los animales estaban más cercanos a la ciudad. “Fue más urbanizado, más antropizado”, resumieron los especialistas.

Dávila recordó que se trata de una enfermedad endémica y por lo tanto, las medidas preventivas deben sostenerse. “Todavía hay una carga viral altístima así que se requiere a la población no ingresar a las zonas que continúen cerradas”, advirtió.


Aunque haya buenas estadísticas “no podemos bajar los brazos”



Río Negro registra entre 4 y 6 casos de hantavirus por año. “La estadística de hantavirus es baja. Pero el virus tiene una forma particular de contagio y nos puede dar sorpresas. Es un aliciente no haber tenido casos por largos períodos de tiempo pero no podemos bajar los brazos”, sintetizó Eduardo Herrero, de Salud Ambiental del Ministerio de Salud de Río Negro.

No todos los roedores colilargos son portadores del virus.


Las autoridades cuentan con un proyecto de capturas de roedores en la provincia para actualizar la información y seguir investigando. “Tenemos porcentajes sobre la prevalencia de roedores: sólo el 5% de los colilargos tiene hantavirus. Es muy bajo y coincide con estudios en otros lugares. Pero queremos seguir estudiando otras líneas”, aseguró el médico veterinario.


El golpe económico de los que cerraron



Las medidas de prevención vinculadas a la floración de la caña colihue, como el cierre de algunos campings para el uso nocturno en Siete Lagos, impactaron directamente en los proveedores de servicios turísticos.

El Instituto Malbrán tiene que validar la técnica de la PCR (detección de ARN y ADN viral). Para el hanta, es una norma ISO”.Fernando Tortosa, jefe del Departamento Médico del hospital Ramón Carillo.


El parque Nahuel Huapi ya eximió del pago de pastaje a los perjudicados durante dos años. “Además, estamos tramitando una compensación económica y el no pago del canon. Pero todavía no está definido”, indicó Paradela.


El hospital de Bariloche, paso a paso



El diagnóstico del hantavirus siempre estuvo sujeto a la espera del envío de la muestras y los resultados del Instituto Malbrán en Buenos Aires. Desde 2018, el hospital Ramón Carrillo de Bariloche anunció que ya disponía del test rápido “Elisa” para confirmar un diagnóstico en solo 3 horas.

Cuando el brote de Epuyén llegaba a su fin, el gobierno rionegrino anunció la adquisición de un laboratorio de biología molecular (PCR Real Time) para el hospital de Bariloche a fin de evitar el envío de muestras a Buenos Aires.

Un sector en el subsuelo del hospital fue adaptado para instalar el equipo y también se capacitó al personal. Si bien ya fue inaugurado, aun no puede usarse para el diagnóstico de hantavirus ya que la técnica aun “no está validada”.

Esperan que el Malbrán homologue el equipo en breve.


Altec invirtió 90.000 dólares en la compra del aparato; mientras que el hospital recibió un aporte de 600.000 pesos del gobierno provincial para readecuar el espacio.

“El laboratorio de referencia que es el Instituto Malbrán tiene que validar la técnica de la PCR (un método de detección de ARN y ADN viral). La validación para el hanta es una norma ISO”, indicó Fernando Tortosa, jefe del Departamento Médico del hospital zonal.

Este método de diagnóstico también permite detectar otros virus y bacterias, como norovirus, gripe, HPV, gastroenteritis, cáncer de cuello uterino, síndrome urémico hemolítico, micoplasma y tuberculosis, entre otros.

Tortosa aseguró que hay biólogos moleculares y bacteriólogos que ya trabajan en el laboratorio. “Ya estamos en condiciones de usarlo pero falta un proceso administrativo de supervisión”, dijo.

FUENTE RIO NEGRO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *