Zapala: Se presentó en la comisaría con un arma cargada tras amenazar a su ex pareja

Este fin de semana personal de la Comisaría del Menor y la Mujer, demoró a un joven de 21 años y secuestró un arma de fuego.
El hecho tuvo lugar minutos después de la media noche del 20 de junio, cuando un hombre se hizo presente en los asientos de la Unidad con el fin de radicar un escrito, ya que había mantenido un altercado con una ciudadana.
Al entrevistarlo, los policías notaron que se encontraba muy alterado, como así llevaba constantemente una de sus manos a la zona de la cintura. Esta última acción llamo la atención, por lo que inmediatamente procedieron a realizarle el palpado de seguridad.
Producto de la verificación, el personal halló un arma de fuego calibre 22 largo, con municiones en su interior, la cual se encontraba en un bolsillo de la campera que llevaba puesta el sujeto.

El subcomisario Marcos Dinamarca informó que el sujeto quedó detenido por incumplir la orden de acercamiento contra su expareja, por las amenaza, portación de armas y por violar las medidas sanitarias contra el coronavirus.

Remarcó que no era la primera vez que la mujer lo denunciaba. Indicó que hace dos semanas atrás, la víctima ya había radicado una denuncia contra su ex, por violencia de género. Relató que, en esta ocasión, el agresor se presentó en la casa de la mujer “para molestar”.

Agregó que, aunque se fue de la vivienda, el sujeto le envió un audio de Whatsapp, amenazandola con matarla con un arma de fuego que tenía en su poder. Fue allí que la víctima se acercó hasta la Comisaría de la Mujer y le hizo escuchar el audio a una oficial.

Tras radicar el escrito, personal policial realizó un patrullaje por la zona, para ubicar al agresor. Minutos después de que partió el móvil, el mismo hombre que había amenazado a su expareja se presentó en la comisaría.

Dinamarca relató que el sujeto estaba alcoholizado y se movía muy alterado, mientras se tocaba la cintura. Enfatizó que la oficial se quedó sola con el hombre, ya que funcionan con guardias mínimas por el protocolo de coronavirus.

Contó que la oficial lo contuvo en el lugar, hasta que sus compañeros llegaron a la unidad y “lo redujeron”. Allí constataron que tenía una pistola Bersa, calibre 22 larga, en el bolsillo. El subcomisario afirmó que el arma estaba cargada, “apta para ser disparada”.

Dinamarca señaló que el arma fue secuestrada, mientras que el hombre pasó esa noche en la comisaría. El sábado por la tarde, fue liberado tras ser notificado de al menos cuatro delitos.

Fuente Policía del Neuquen – Diario RIO NEGRO


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *