Zapala: “Hoy tenemos un hospital que todavía está dando respuesta”

La llegada de 16 profesionales de la provincia de Buenos Aires les llevó alivio al personal de salud del hospital local.

Con la llegada de los 16 profesionales de la provincia de Buenos Aires, el hospital de Zapala no sólo sumó personal sino también la capacidad de las camas de terapia intensiva para atender tanto a la demanda local como de las localidades del centro de la provincia.

“Hoy tenemos un hospital que todavía está dando respuesta. Este grupo de profesionales que llegó, es una terapia itinerante. Ya lo han hecho en otras provincias, van buscando lugares donde se los llama y se van acoplando a los grupos de trabajo. En 24 horas pudimos acoplar el equipo”, señaló el director del Hospital de Zapala, Darío Pícolli en declaraciones a LU5.

El director recordó que al comienzo de la pandemia, contaban con ocho camas en terapia y que tuvieron que aumentar con el mismo recurso humano. Tenían ocho respiradores y en la actualidad cuentan con 30.

“Tenemos 18 camas completas ventilando gente, con este grupo ya hay tres pacientes en las ocho camas nuevas que armamos. Eso nos dio aire y esperamos que podamos afianzar los equipos de trabajo. Empezamos con 650 empleados, hoy somos mil. Se hizo mucho”, resumió el médico.

Pícolli señaló que fueron de los primeros hospitales que recibieron pacientes Covid-19, sobre todo en brote de Loncopué, que luego se pudo controlar. Al igual que sucedió con los pacientes de Cutral Co y Plaza Huincul, que fueron derivados a ese nosocomio.

Posteriormente, cuando Zapala fue incluida como una de las ciudades de transmisión comunitaria atendieron a los infectados locales. “Hoy los pacientes que tenemos son locales y de Chos Malal. Estamos en un pico en Zapala, entiendo que en el interior va a empezar a tener más casos y a derivar pacientes”, agregó.

Además, el médico indicó que por esa razón es que están tratando fortalecer los tratamientos previos a la terapia, con ventilación cronos, que es cuando se coloca al paciente boca abajo. De esa manera se busca que mejore la saturación de oxígeno para evitar ingreso a la terapia.

Pícolli sostuvo que también el personal de salud se enferma, pero que no llega al 5% de la totalidad de empleados. Ahora cuando los contagios se dan en áreas críticos, admitió que se desmoraliza y que tienen que trabajar también en lo psicológico.

“Es todo un hospital reinventado para esto y en varios meses se hace difícil sostenerlo, el tiempo desgasta mucho. Pero hoy tenemos camas disponibles en el hospital”, aseguró el director.

FUENTE

Lmneuquen.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *