El eclipse de sol desde San Ignacio

Tal como estaba pronosticado este 14 de diciembre  parte del territorio de la provincia del Neuquén vivió un fenómeno natural histórico.

El evento  atrajo a miles de turista de varios punto de la provincial y del país para ver el  eclipse  que prometía un espectáculo único, donde el día se volvería noche por unos minutos.

Fue motivo suficiente para que el equipo de Zapala 8340 pusiera manos a la obra durante unos meses de anticipación  probando todo el equipo,  cámara fotográficas, trípodes,  lentes especiales, y telescopios,  revisando el mapa  para trazar el camino de ruta a recorrer,  y sobre todo buscar definir la mejor locación donde el eclipse se iba a preciar en su totalidad,  es decir un 100% de visibilidad, en este caso solo una franja de la provincia  iba a ser la privilegiada, precisamente las localidades de  Alumine, Las Coloradas, Piedra del Águila y Junín de los Andes . Lo más importante y que se chequeaba día a día, era  el pronóstico  del tiempo que como todos sabemos el tiempo en la cordillera puede cambiar repentinamente de un momento a otro, pero la AIC  anunciaba  días previos que para este lunes 14, dia del eclipse,  Neuquén  iba a presentar nubosidad variable, inestable con viento fuertes sobre la cordillera de los andes,  un factor que lo  podía modificarlo todo.   

                    

Nuestro medio partió a las 6 de la mañana desde Zapala por ruta Nacional 40 camino a Junín de los Andes con la esperanza de encontrar una locación privilegiada donde nos permitiera  tomar las mejores imágenes de la totalidad del eclipse. Pero con la constate amenaza  de una gran masa de  nube que se proyectaba en la Cordillera de los andes  y ráfagas de viento que a medida que transitábamos por ruta 40 se hacía más notable.

Durante el trayecto  se apreció una fila de  autos que transitaban por la ruta, algunos se desviaban a Piedra del Aguila por el camino de tierra que está cerca de aguada Florencio, otro lugar indicado para ver el eclipse, atrás quedaba un manto de tierra por el camino de ripio que dejaban los vehículos.

Al continuar por ruta 40, llegando a Las coloradas dio lugar a un pequeño descanso, un gran cartel se veía a la vera de la ruta que informaba el Ingreso al Camping para ver el eclipse 2020. Ahí  en ese lugar, se pudo apreciar una gran cantidad de turistas con carpas y reposeras listas que reservaron el lugar desde unos días antes, para acampar durante el fin de semana en Las Coloradas  para ver el fenómeno, otros turistas estaban en sus vehículos buscando un lugar para ubicarse y prepara todo.  Observando el cielo continuaba pasando nubes, por momento el sol era cubierto, entonces se decidió continuar con el viaje en busca de un lugar que estuviera más despejado. Viendo otra alternativa se aproximaba el paraje San Ignacio donde estaba completamente despejado,  el  viento en ocasiones superaba los 40km/h. con ráfagas de 60km/h.

Al pasar una curva,  se observó  una gran arbolada entre los arboles una pequeña casa construida con bloques, al acercarnos nos recibió un antiguo poblador Don Dionisio Rodríguez, quien nos comentó que es jubilado, y vive en el lugar desde hace años. Sorprendido que alguien pasara por su puesto enseguida dedujo que estábamos en el lugar por el eclipse, por aquí no molesta nadie, ni a preguntar nada desde que comenzó la pandemia, nos comentó. Pedimos permiso para quedarnos al refugio de su arboleda, el que cedió sin problema manteniendo la distancia social que requiere el protocolo. Demostró una gran amabilidad que nos invitó a quedarnos para vivir una jornada histórica.

El fuerte viento nos obligó abrigarnos y a proteger todo el equipo de la tierra que por momentos cubria todo.  Al observar, la cordillera se apreció un arcoíris sobre las montañas, atrás grandes nubes grises, y lo cual indicaba que probablemente estuviera lloviendo al sur.

Nuestro equipo de Zapala8340,  compuesto por los fotógrafos Ramón Kamman, el astrofotografo Dario Martínez y Lourdes Martínez Continuaban preparando todo, a la orilla de la ruta, un alambrado firme que sirvió para apoyar los elementos mientras se acomodaba todo el equipo, las fuertes ráfagas seguían azotando la zona pero mientras el cielo estuviera despejado, nada más importaba.

 A media mañana, sobre la ruta comenzaron a llegar más visitantes en sus vehículos que pedía permiso para quedarse a esperar el eclipse, la mayoría familias que se fueron acomodando en lugares separados,  “en San Martin llueve” comentaban “por eso buscamos un lugar despejado para poder verlo” y así una fila de vehículos, elegía el puesto de Don Dionisio para estacionar. Algunos grupos separados con sus reposeras, y sillas se empezaron acomodar,  abrigados con camperas, otros con guantes y algo caliente para tomar y mantener el calor. En sus manos los lentes para eclipse, miraban cada tanto en dirección al sol.

La hora se acercaba, según nuestra posición en San Ignacio el evento comenzaría a más tardar a las 11;45 mirábamos la hora y el mapa satelital que teníamos de guía todo indicaba que estaba a punto de comenzar.  Atrás nuestro, se acercó un grupo de  turistas oriundos de Buenos Aires, que habían estado en Junín de los Andes y decidieron quedarse en San Ignacio.

 El cielo despejado, mientras el sol en su parte izquierda mostraba una pequeña sombra que poco a poco lo fue cubriendo mientras nuestro fotógrafo Darío Martínez, continuaba capturando fotos únicas mientras transcurría el fenómeno. Cada minuto era una toma importante, la cual dibujaba una perfecta media luna sobre el sol.   

El hecho culmine fue a las13 hs, cuando la luna cubrió al sol en su plenitud un 100%,  la sombra solo dejaba ver una gran estela blanca producto de los polos magnéticos, una cabellera blanca que rodeaba el sol en constante movimiento, también en la circunferencia claramente a vista desnuda, se apreciaron las eyecciones solares. Fueron solamente 2 minutos y fracción de segundos donde las cámaras constantemente disparaban al cielo. Los gritos de ovación y alegría de más de 40 personas que estaban cerca del lugar se escucharon. Un espectáculo único e imponente donde nos sentimos privilegiados del hermoso espectáculo natural. El momento culmine de esfuerzos de meses, dejando atrás el estrés por el pronóstico del mal tiempo. Luego de esto se volvieron a colocar los filtros solares en las cámaras para proseguir con las fotografías para lograr las secuencias de todo el recorrido.   

Después de esto quedo la alegría y la emoción de los presentes por ser protagonista del eclipse 2020. Una jornada inolvidable que quedara en el recuerdo y como una anécdota vivida en el Paraje San Ignacio.

Nota: Cinthya Dudek

Fotos: Darío Martínez

1 thought on “El eclipse de sol desde San Ignacio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *