Un meteorito caído en Sudán era parte de un gigantesco asteroide errante

El Almahata Sitta, un meteorito que chocó contra la Tierra hace 12 años, podría ser una pequeña parte de un asteroide gigantesco que deambula por el Sistema Solar

En 2008 un gran meteorito de nueve toneladas y cuatro metros de diámetro entró en la atmósfera de la Tierra y explotó a 37 kilómetros del cielo. Muchos de sus restos cayeron en el desierto de Nubia, cerca de la Estación 6 del tren, en Sudán, por lo que fue bautizado con su nombre: Almahta Sitta. Por primera vez en la historia, los científicos sabían exactamente dónde sería su impacto, por lo que lograron recoger unos 10 kilos de muestras.

Han pasado años recomponiendo el gran meteorito, como si de un puzle espacial se tratase, y el equipo liderado por Southwest Research Institute (SwRI) ha publicado sus sorprendentes conclusiones en la revista ‘Nature Astronomy‘: el Almahta Sitta solo sería una pequeña parte de un gran asteroide desconocido que podría tener el tamaño aproximado de Ceres, casi como un planeta enano.

Además, al analizar su composición, han comprobado que este asteroide tenía mucha agua y se formó a temperaturas y presiones intermedias en los primeros momentos del recién nacido Sistema Solar. En concreto, han hallado anfíbol, unos cristales hidratados nada comunes en los meteoritos, ya que requieren una alta presión y exposición al agua, dos condiciones que no se dan en estos objetos debido a su pequeño tamaño.

¿Meteoritos fuente de vida?

La mayoría de los meteoritos se concentran en el cinturón de asteroides que rodean las órbitas de Marte y Júpiter. Algunas veces chocan y se rompen en pedazos. Estos fragmentos salen disparados hacia dentro del Sistema Solar y, en algunas ocasiones, caen en la Tierra.

El ‘padre’ de Almatha Sitta, el fragmento que cayó en Sudán, podría tener un gran tamaño, casi como Ceres, el más grande de todos los asteroides conocidos con un diámetro de 950 kilómetros. Sin embargo, los científicos creen que el asteroide gigante del que se desprendió el meteorito de Sudán ya se ha desintegrado, pero es impresionante pensar que una gran mole similar a un pequeño planeta podría deambular por el Sistema Solar. De no haber desaparecido, tampoco hubiera sido fácil encontrarlo, ya que estos objetos no emiten luz propia.

El Almatha Sitta también alimenta la teoría de que la vida en la Tierra pudo empezar con el choque de varios meteoritos, ya que en su interior había 19 tipos diferentes de aminoácidos, un elemento fundamental para la aparición de seres vivos tal y como los conocemos.

“Los meteoritos de condrita carbonácea registran la actividad geológica durante las primeras etapas del Sistema Solar y proporcionan información sobre las historias de los cuerpos de sus ‘padres’ (…). Algunos tienen abundantes minerales que proporcionan pruebas de su exposición al agua a bajas temperaturas y presiones; pero nunca ha habido evidencias de meteoritos formados en presencia de agua en condiciones intermedias hasta ahora”, ha asegurado la autora del estudio, la científica Vicky Hamilton.

https://twitter.com/SwRI?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1341051344208228360%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.elconfidencial.com%2Ftecnologia%2Fciencia%2F2020-12-29%2Fun-meteorito-caido-en-sudan-era-parte-de-un-gigantesco-asteroide-errante_2889283%2F

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *