¿Cómo impactará en la economía argentina la presidencia de Joe Biden en Estados Unidos?

EE.UU. es el principal inversor extranjero, con intereses que van desde Vaca Muerta hasta la industria automotriz. ¿Habrá fondos frescos?

La llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos abre un nuevo capítulo en la relación bilateral con Argentina. Además de ser la mayor potencia del mundo, EE.UU. es el principal inversor extranjeros en el país y el tercer destino de nuestras exportaciones. Un informe de la consultora Abeceb marca que que con la gestión demócrata podrían aceitarse las negociaciones para que Argentina reciba fondos frescos.

En Argentina, EE.UU. aporta el 22,7% del stock de Inversión Extranjera Directa (IED), por casi US$ 17.000 millones. 

El país que comenzó a gobernar Joe Biden explica casi un cuarto del PBI mundial y su stock de IED representa un 12,5% de la inversión planetaria. En cuanto al comercio, es el principal importador mundial y el segundo exportador, detrás de China.

En Argentina la presencia de las inversiones norteamericanas se hace sentir en el sector petrolero (Vaca Muerta), suministro de energía (AES), industria manufacturera (GM, Ford, Goodyear, BASF, DuPont, Whirpool), seguros (Metlife, Prudential), servicios financieros (American Express, Visa, JP Morgan), servicios profesionales (Accenture, Manpower Group), servicios de información y comunicaciones (IBM, Cisco Systems, Google).

En los últimos tiempos, el mayor anuncio de inversión entre las empresas de EE.UU. con capitales en Argentina corresponde a Ford  con US$ 700 millones. La automotriz mantiene sus inversiones en el país pese al cese de producción en Brasil.

Además, EE.UU. es el tercer socio comercial de Argentina. En 2019 el intercambio superó los US$ 10.000 millones y entre enero y noviembre de 2020 acumula más de US$ 7.000 millones (US$ 3.060 millones de exportaciones y US$ 4.030 millones de importaciones).

Las exportaciones argentinas a EE.UU. muestran una mayor concentración que sus importaciones de productos estadounidenses. Los diez principales productos que Argentina le vende al país del norte explican casi el 80% de las ventas y se destacan el aceite de petróleo, el aluminio, la plata, el oro y los tubos de acero sin costura.

En cuanto a las importaciones, las principales diez mercancías importadas representan más del 40% de las compras argentinas de EE.UU., los aceites de petróleo y el gas son los bienes de mayor peso relativo, algunas clases de plásticos, los medicamentos y fertilizantes también son productos destacados.

Para Abeceb, con la asunción de Biden, “el panorama para nuestro país no cambiará radicalmente. Biden protagonizará un juego global de menor enfrentamiento dialéctico, volverá a respetar las reglas multilaterales (como la OMC) y se alineará con la agenda mundial de lucha contra el cambio climático, lo cual lo acercará a Europa”. 

“Es muy posible que la relación bilateral siga en el canal institucional que viene transitando, sin grandes apoyos, ni gran oposición“, plantea la consultora. Y señala que la pregunta que queda flotando es “si Biden capitalizará al BID, aunque es más probable que la ayuda a la región se canalice bilateralmente, y si EE.UU. volcará fondos a nuestro país“. En ese sentido, marca que esos fondos podrían canalizarse “vía BID, vía FMI -parece que gana espacio la posibilidad de un desembolso-, vía Tesoro o ayuda bilateral, para evitar que todos los caminos conduzcan a China”.

“La relación del gobierno de Alberto Fernández con la administración Trump fue distante, con algunos episodios de cierta tensión cuando nuestro país intentó bloquear la elección de Claver Carone a la Presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)”, indica Abeceb.

Pero la consultora destaca que, en los hechos, “la relación bilateral se mantuvo en un canal de cordialidad”. Resalta que Estados Unidos “no bloqueó la renegociación con los acreedores privados de deuda y tampoco vetó la negociación con el FMI, aunque tampoco apoyó con desembolsos de fondos frescos, ni acercamientos en la esfera económica (como hizo con Brasil y Colombia)”.

En ese marco, “Argentina jugó al equilibrio, apoyando el informe de la ONU que condenaba el tratamiento de los derechos humanos en Venezuela (en línea con la postura de EE.UU. en la región), aunque se abstuvo de reclamar elecciones en la OEA y recientemente envío representantes a la asunción del nuevo parlamento venezolano afín a Nicolás Maduro”.

Según marca Abeceb, “para algunos, la llegada de Biden a la Casa Blanca pondrá en aprietos a Jair Bolsonaro, no solo por su alineamiento explícito con Trump (fue uno de los últimos en reconocer su derrota), sino por su discurso en contra de la lucha contra el calentamiento globa”l.

Sin embargo, no hay que olvidar que Brasil es un aliado histórico del Departamento de Estado, con lo cual “la relación se enfriará y habrá presiones en cuanto a la agenda global, pero no se llegará a un enfrentamiento”.

En cuando a la relación con la región, Abeceb destaca que tendrá “una fuerte influencia” de Juan González, colombiano de nacimiento, criado en Nueva York, un cuadro técnico formado en Georgetown que ocupará el cargo de Consejero para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional. “Los temas de agenda girarán en torno a la inmigración (paulatinamente se cambiará el enfoque), inseguridad, corrupción y democracia”, detallan.

FUENTE

AQ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *