Alerta en Chile por la aparición del “chupacabras”: denunciaron la muerte de más de 50 de animales

Murieron más de cincuenta crías de llamas y alpacas en la zona de Colchane y se lo atribuyen, por sus características, a esta criatura mitológica.

Los ganaderos de la comuna de Colchane, una zona al norte de Chile, están movilizados y en alerta porque más de cincuenta crías de llamas y alpacas fueran atacadas por una criatura que lo lugareños identifican con el “chupacabras”.

“Les hace un hoyito al costado del cuello. No le come la carne ni las entrañas. Nunca había visto algo así. Ataca de noche y los animales parecen no defender a la cría”, dijo a los medios locales Luis Choque, uno de los ganaderos de Colchane.

“Se ven sólo dos perforaciones a la altura de tórax y nada más, al parecer de ahí succionó el animal”, explicó Andrea Nieto, veterinaria del municipio chileno para investigar las muertes y los ataques misteriosas.

Año 2013. El esqueleto de un supuesto chupacabras hallado por una familia mexicana. Foto/EFE

Año 2013. El esqueleto de un supuesto chupacabras hallado por una familia mexicana. Foto/EFE

Y hay otro dato alarmante para los pobladores de Cochane: no se han podido encontrar huellas que ayuden a determinar cuáles son las característas del atacante. El personal de Fauna que realiza la investigación señaló que faltan precisiones sobre los animales atacados.

El misterio y las características que se conocen hasta ahora de los ataques llevaron a pensar en el Chupacabra, la criatura mitológica que nunca pudo ser detectada y que, para muchos, es un mito de los pobladores rurales.

Los pobladores de Cochane le solicitaron a las autoridades del Servicio Agrícola Ganadero de Chile encontrarlo lo más pronto posible. “Quiero que lo encuentren para que deje de hacer daño”, dijo el ganadero Choque.

El "Chupacabras" a la mexicana. Haciendo estragos y atemorizando a los bancos de la CDMX. Foto/AP

El “Chupacabras” a la mexicana. Haciendo estragos y atemorizando a los bancos de la CDMX. Foto/AP

Chupacabras: la explicación científica

En 2018 se registraron ataques de ganado en Colonia Durán, en el noroeste de Santa Fe, y los científicos sospecharon del  ratón hocicudo rojizo, en “yunta” con algunos zorros y aves de carroña.

A esta conclusión arribaron los estudios que se hicieron cada vez que aparecieron vacas, novillos y terneros con la boca, los ojos, la vulva, el ano y las orejas “comidas”. Son las partes blandas por las que suelen comenzar la fauna que se alimenta de animales muertos: los “limpiadores” de la naturaleza.

En el invierno de 2002, los casos de vacas “mutiladas” en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe también habían encendido el mito del “chupacabras” y los “enanos verdes”.

Vacas mutiladas en Santa Fe en 2002.

Vacas mutiladas en Santa Fe en 2002.

En aquel momento, un estudio del Senasa, la Universidad Nacional del Centro (Tandil) y el INTA analizó 30 casos con lupa. Trabajaron 20 días en 18 establecimientos de Dorrego, Tandil, Balcarce, Pringles, Olavarría y Tres Arroyos.

La conclusión fue que los animales carroñeros eran los que se estaban comiendo los restos de esos animales. La principal prueba fue que encontraron materia fecal de ratones y zorros -y también rastros de aves- junto a los restos de los animales muertos. Nadie los había cauterizado -también ahora se habla de cortes láser en las vacas- ni mutilado.

Raton hocicudo rojizo. El verdadero chupacabras según los científicos argentinos.

Raton hocicudo rojizo. El verdadero chupacabras según los científicos argentinos.

Los animales habían muerto a causa de las típicas enfermedades del invierno, como neumonía, el carbunclo sintomático o ”mancha” (enfermedad que ataca la masa muscular del animal) o infecciones.

Para terminar con la leyenda del “chupacabras”, en ese momento, un grupo de veterinarios mostró al ratón hocicudo rojizo en acción: en solo tres minutos uno solo de estos voraces roedores se terminó un trozo de lengua de una vaca muerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *