Paso a paso, cómo funciona la nueva estafa con “empleos”

Mendoza: En charla con MDZ, una víctima del engaño contó cómo la convencieron para que pagara dinero, con la excusa de que la estaban por contratar en una estación de servicio de YPF y era preciso comprarle el uniforme. Por supuesto, era todo mentira, y la chica perdió la poca plata que había logrado reunir.

Daniela Araujo es mamá sola, tiene 23 años y busca trabajo. Días atrás, un hombre le mandó una solicitud de amistad por Facebook y ella lo aceptó. Empezaron a chatear: “Me escribió diciendo que podía conseguirme un trabajo en YPF. Yo le contesté que estaba interesada, entonces él me dio un número de Whatsapp y me pidió un correo electrónico para que se contactara conmigo un tal Mario Campos“. Era el anzuelo de la estafa.

El sábado pasado, Daniela recibió el primer email de este tal Mario. El hombre le pedía su currículum y un escaneo de su documento. “Es para ingresarte en el sistema, luego nos volvemos a comunicar”, le avisó. Supuestamente, el lunes era el primer día en el flamante empleo. Daniela estaba entusiasmada.

Así que el lunes por la mañana, la muchacha atendió con expectativa un nuevo llamado de Mario, que le preguntó si por la tarde podía asistir a la estación YPF que está en Rivadavia y San Martín de Ciudad.

“Siempre me insistían con que fuera muy puntual. Me dieron la orden de ir allá a las 16 con el CV, el documento y 5000 pesos. Esa plata, supuestamente, era para un uniforme de invierno, uno verano y otro contra incendios“, recapitula la víctima.

—Es bastante dinero. ¿Vos tenías esa plata?

—¡No! Les dije que me esperaran hasta el miércoles, porque le iba a pedir a mi papá. Ellos me respondieron que aguantaban, y que cuando tuviera ese monto lo depositara en Rapipago, en la cuenta de una billetera electrónica.

“Si no depositás el dinero hoy, no vamos a poder tomarte…”

Los estafadores no esperaron al miércoles. El martes la volvieron a llamar. Daniela: “Era Mario Campos, otra vez. Me decía que le depositara los 5000 pesos para el uniforme antes de las 14, porque si no, no me iban a poder tomar. Es más, me dijo que no me pasara de las 12, porque a esa hora supuestamente ‘se iba la gente de Recursos Humanos’“. 

Finalmente la chica fue y abonó. Le habían dicho que una vez hecho el pago, se presentara en la estación de servicio. “Le pedí a mi papá que me acompañara en el primer día. Llegamos y empezamos a preguntar por Mario Campos, de Recursos Humanos. Nadie lo conocía“.

Daniela empezó a llamar al sujeto y el tipo la bloqueó. Intentó escribirle al primer joven que le había ofrecido el empleo. Misma situación. “Y después también bloquearon a mi papá”, se lamenta Daniela, que volvió a su casa de San José (Guaymallén) donde la esperaba su beba de 2 años.  

Así le robaron los 5000 pesos. Ahora Daniela sigue buscando empleo. Tiene experiencia en comercios y en call centers. Siempre con ganas de salir adelante. Y no entiende cómo puede haber individuos que se aprovechen así de la gente trabajadora.

FUENTE MDZ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *