Vacunación VIP: crecen las denuncias por militantes kirchneristas vacunados y dosis perdidas

Funcionarios kirchneristas y jóvenes militantes de La Cámpora sin problemas de salud. Los Moyano. “Amigos” del -ahora, ex- ministro de Salud, Ginés González García. Ellos fueron inoculados con la vacuna Sputnik V ysaltearon la lista de espera de los trabajadores de la salud y las personas de riesgo.

A casi dos meses del inicio de la campaña de vacunación contra el Covid-19, sobran casos testigos que expusieron arbitrariedad en la asignación de las dosis, que, de por sí, son escasas. En paralelo,desaparecieron vacunas, se descartaron lotes por perder su cadena de frío, se acusó al oficialismo de sacar politizar la vacunación, y la oposición presentó un proyecto para modificar el Código Penal, con el fin de penalizar la violación del orden de beneficiarios.

El último caso que despertó polémica fue la vacunación “de privilegio” del periodista Horacio Verbitsky, quien, si bien es mayor de 70 años -tiene 79-, se acercó el jueves a recibir la primera dosis al Ministerio de Salud, por invitación de González García, a quien llamó “su viejo amigo”. En el edificio de Avenida 9 de Julio también se estaba vacunando a funcionarios y empleados públicos que trabajan allí y que no forman parte de la lista de prioridad.

En el transcurso de la semana, también fueron focos de crítica los gobiernos municipales de al menos cuatro localidades de la provincia de Buenos Aires y dos de la provincia de Santa Cruz, en las que se vacunaron intendentes y sus familias; empleados públicos, y militantes oficialistas. En la mayoría de los casos, se desplegaron acusaciones cruzadas entre las autoridades de los hospitales y los referentes de las carteras de Salud provinciales, quienes buscaron desligarse de la supervisión del plan de vacunación. Otra excusa con la que se justificó el incumplimiento del orden de prioridades fue el “sobrante de dosis”.

El propio ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, dijo que los municipios vacunaron a personas fuera de riesgo para no “tirar la vacuna”. Lo hizo luego de que un concejal de Juntos por el Cambio, Luis Pérez, denunciara, días atrás, que en Henderson -ciudad cabecera del partido de Hipólito Yrigoyen- se usó unexcedente de dosis para inocular a empleados municipales, familiares de funcionarios y militantes del Frente de Todos. “Se ha vacunado con el exceso de vacunas a nueve personas que tenían la posibilidad de recibir la vacuna, si no, había que descartar la quinta dosis [del paquete]. La alternativa era tirar la vacuna”, justificó Gollan, en una conferencia de prensa. Algo similar ocurrió en Navarro, 125 kilómetros al suroeste de la ciudad de Buenos Aires, en donde otro concejal opositor advirtió que fue convocado a vacunarse, luego de que lo hicieran otrosconcejales del Frente de Todos. “El intendente [oficialista, Facundo Diz] explicó que mucho personal de salud se rehusó a vacunarse, que sobraban dosis y que por eso se vacunó gente que no se tenía que vacunar. La justificación es esa”, dijo Mateo Natalini (JxC), en diálogo con Todo Noticias.
En un video que registra una sesión del concejo deliberante local, se ve cómo Natalini pide explicaciones del plan de vacunación a la presidenta del cuerpo, Paola Magiotti (Frente de Todos), y la mujer evade la respuesta, alegando que “se termina el cuestionario, por decisión de la presidenta”. “Eso es autoritarismo”, dispara Natalini. “Totalmente”, retruca Magiotti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *