Coronavirus

2020, un año marcado por el coronavirus, con pocas bronquitis y sin gripe estacional

Una nueva pieza audiovisual exclusiva a través de la mirada lúcida y científica del médico infectólogo Daniel Stamboulian, que resume todo lo que hay que saber sobre la actualidad de las enfermedades virales, la COVID-19 y las prometedoras vacunas.

Por suerte este año, a raíz de todas las medidas que se han tomado en relación a la prevención del coronavirus, hay dos cosas que se han dado y que realmente son interesantes: hay muy pocas bronquiolitis. No recuerdo ningún año donde no tuviéramos la necesidad de pedir por favor alguna camilla, alguna cuna, algún elemento para internar a los chicos con bronquiolitis. La otra situación que se ha dado que nunca la hemos visto es la gripe. La vacuna antigripal es fundamental, es una vacuna inactivada muy buena y este año hemos dado millones de dosis, pero no hemos tenido gripe (estacional). ¿Por qué no hemos tenido gripe? Hacía muchos años que no teníamos gripe, y una de las razones es justamente que todas las medidas de prevención del coronavirus son finalmente una medida de prevención frente a todas las infecciones virales.

Un elemento fundamental. Nunca me voy a olvidar, que hace unos años, nosotros estábamos muy impactados porque en Japón no había gripe. ¿Qué había pasado allí? Los chicos no tenían clases, y cuando fueron volviendo a las aulas se los vacunaba contra la gripe. Y después como no había gripe se los dejó de vacunar y al dejar de hacerlo apareció la gripe en el adulto en una forma muy importante.

El alentador panorama de las vacunas COVID-19

Realmente es una situación muy especial la que estamos viviendo porque tenemos una pandemia de coronavirus donde realmente frente a este virus no hemos conseguido medicaciones adecuadas para el tratamiento, entonces se está trabajando mucho en relación a la posibilidad de crear una vacuna.

De las vacunas, parece mentira, pero hay 140 vacunas de las que se están trabajando. Hay algunas que están recién en la fase animal, otras empezaron a probarse en humanos y otras que ya se probaron mucho más en humanos y están en lo que se llama la fase 3. Lo que es muy interesante es que la esperanza del control del coronavirus va a pasar por encontrar una buena vacuna.

Tenemos seis vacunas que están en la fase 3, es decir muy cerca de que lleguen a la etapa final. Tenemos la Moderna, que es en Estados Unidos, que se ha fabricado para Estados Unidos, la del laboratorio Oxford de Inglaterra, que también es una muy buena vacuna, pero siempre falta ese paso final para que la vacuna sea exitosa y lista para ser administrada.

Hay 6 proyectos que se están trabajando y resultan interesantes. Inclusive, hay 3 proyectos de fase 3 que están en China. La diferencia con las vacunas del hemisferio norte es que en general son vacunas que se preparan disminuyendo la potencia del virus, son vacunas inadecuadas, es decir de una potencia menor a la del virus. Entonces esa es una forma clásica de producir las vacunas. En cambio, nosotros tenemos por el otro lado dos o tres compañías, una en Inglaterra que realmente es muy interesante, muy importante y que ya está en fase 3. Y esta vacuna, la que están probando en Inglaterra, tiene como lugares de desarrollo a Brasil y a Sudáfrica fundamentalmente, y realmente creemos que es una vacuna que puede ser muy útil.

Fases de la vacuna (Información actualizada al 3/8) (Infografía: Marcelo Regalado)

La otra vacuna que nosotros tenemos en nuestro medio es la vacuna de Pfizer, que junto con una compañía alemana la están preparando y el doctor Fernando Polack, que está trabajando en ella, realmente es un muy buen investigador. Lo conozco mucho porque fue residente nuestro, estuvo en Estados Unidos y trabajó en estos momentos en una forma muy entusiasmada con la vacuna de Pfizer, que puede ser que ya en fase 3, dentro de no mucho tiempo la tengamos. Hay una vacuna interesante que el doctor Polack que estaba en Baltimore, él de la Argentina se fue a los Estados Unidos, estuvo en Baltimore, trabajó durante muchos años la vacuna sincicial respiratoria, la vacuna productora de la bronquiolitis, pero realmente no se pudo conseguir de preparar una vacuna adecuada para el control de la bronquiolitis.

La vacuna de Pfizer, que está siendo desarrollada con la compañía italoalemana y Polack, que está trabajando en ella y pronto va a salir al mercado, se va a poner a disposición en el Hospital Militar, es una de las vacunas que también tiene mucho entusiasmo. Es una ARN, es decir una forma distinta de fabricar la vacuna porque introduce un material que hace que el organismo produzca materiales para prevenir al coronavirus. Hay 6 vacunas que están muy cerca de aparecer pero realmente todavía no tenemos ninguna.

La ARN es muy interesante, pero es una vacuna nueva. Y como toda vacuna nueva, no sabemos qué va a pasar. La ARN tiene varios laboratorios trabajando en ella, pero sinceramente no tenemos suficiente experiencia como para decir ‘esta va a resultar positiva’.PlayDr. Stamboulian: El alentador panorama de las vacunas COVID-19 – #Informe

El fundamental aporte de las vacunas contra la neumonía

Uno de los problemas más importantes que actualmente tenemos en los adultos mayores son las neumonías, realmente estamos muy preocupados y por eso se la ha incorporado al Calendario Nacional a la vacuna antineumocóxica. En la vacuna antineumocóxica tenemos dos: por un lado la Prevenar 13, una vacuna conjugada que en el 2009 salió para los chicos la Prevenar 7, después salió la Prevenar 13, y esa vacuna hoy aplicada a los adultos mayores es una vacuna muy muy interesante e importante y después quienes se apliquen la Prevenar 13, a los dos meses cuando tienen factores de base muy importantes, alteraciones importantes, se da una segunda dosis de Neumovax 23, y si no tienen demasiados factores importantes se da la Neumovax 23 al año. Quiere decir que dos vacunas son importantes para prevenir al neumococo, porque realmente la mortalidad del neumococo es muy importante.

Y hay un hecho que a mí siempre me angustia mucho: cuando uno tiene una neumonía, uno tiene que tener una atención médica muy intensa los primeros 14 días, dos semanas, pero después hay que seguir al paciente hasta el año, porque la mortalidad al año es más o menos del 28%, y a los 14 días, desde hace muchos años es del 14%. Es decir que la infección neumocóxica, la enfermedad neumocóxica es muy importante, tenemos vacuna para prevenirla y sobre todo en los adultos mayores, de 65 años, está incorporada al Calendario Nacional de vacunación, y es una vacuna realmente importantísima. Lo que nos tenemos que acordar es que cuando se empezó a aplicar la Previnar 13 en los niños disminuyó la internación un 38%, quiere decir que la vacuna antineumocóxica es una herramienta fundamental que no sirve para el COVID-19 pero sí sirve para las infecciones respiratorias severas.

FUENTE

Infobae

Este lunes se registró la cifra más alta de muertos con Covid-19 en Argentina

El Ministerio de Salud informó que murieron 166 personas y 4.824 fueron diagnosticados con coronavirus en las últimas 24 horas en el pais.

Este lunes murieron 166 personas en Argentina, la cifra más alta en un día, según el registro difundido esta noche por le Ministerio de Salud, que reportó, además, 4.824 diagnosticados con coronavirus en ese lapso, con lo que suman 3.813 los fallecidos y 206.743 los contagiados desde el inicio de la pandemia.

La cartera sanitaria indicó que son 1.150 los internados en unidades de terapia intensiva, con un porcentaje de ocupación de camas de adultos de 55,5% en el país y del 65% en la Área Metropolitana Buenos Aires.

Un 87,25% (4.209 personas) de los infectados de hoy (4.824) corresponden a la Ciudad y a la provincia de Buenos Aires.

De los 206.743 casos positivos, el 44,16% (91.302) recibió el alta.

El reporte vespertino consignó que murieron 76 hombres, 45 residentes en la provincia de Buenos Aires; 24 en la provincia de la Ciudad de Buenos Aires (CABA); 3 en la provincia de Mendoza; 2 en la provincia de Río Negro; 1 en la provincia de Santa Fe; 1 en la provincia de Entre Ríos; y 71 mujeres; 41 residentes en la provincia de Buenos Aires; 24 en la Ciudad de Buenos Aires; 3 en la provincia de Chaco; 1 en la provincia de Entre Ríos; 1 en la provincia de Río Negro; y 1 en la provincia de Mendoza.

Entre Ríos: penas por hacer reuniones sociales y familiares

El ministerio aclaró que una persona de sexo masculino, residente en Entre Ríos, fue cargada por error en el sistema como fallecida.

El parte matutino precisó que fallecieron 13 hombres, 4 residentes en la provincia de Buenos Aires; 3 en la Ciudad de Buenos Aires; 1 en la provincia de Chaco; 3 en la provincia de Mendoza; 2 en la provincia de Neuquén; y 6 mujeres; 4 residentes en la provincia de Buenos Aires; y 2 en la provincia de Chaco.

Del total de infectados, 1.123 (0,5%) son importados, 58.084 (28,1%) son contactos estrechos de casos confirmados, 114.826 (55,5%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

Hoy se registraron en la provincia de Buenos Aires 3.158 casos; en la Ciudad de Buenos Aires, 1.051; en Catamarca, 2; Chaco, 31; Chubut, 5; en Córdoba, 133; en Entre Ríos, 29; en Formosa, 2; en Jujuy, 102; en La Pampa, 5; en La Rioja, 5; en Mendoza, 79; en Neuquén, 21; en Río Negro, 63; en Salta, 1; en San Juan, 2; en Santa Cruz, 27; en Santa Fe, 63; en Santiago del Estero, 1; Tierra del Fuego, 44; y en Tucumán 8.

En tanto, Corrientes (-2), Misiones (-4) y San Luis (-2) presentaron números negativos porque reclasificaron casos a otras jurisdicciones.

El total de acumulados por distrito indica que la provincia de Buenos Aires suma 125.114 casos; la Ciudad de Buenos Aires, 62.698; Catamarca, 65; Chaco, 3.702; Chubut, 292; Córdoba, 2.567; Corrientes, 195; Entre Ríos, 876; Formosa, 81; Jujuy, 2.481; La Pampa, 158; La Rioja, 352; Mendoza, 1.473; Misiones, 52; Neuquén, 1.224; Río Negro, 2.126; Salta, 299; San Juan, 22; San Luis, 26; Santa Cruz, 548; Santa Fe, 1.435; Santiago del Estero, 47; Tierra del Fuego, 644, y Tucumán, 266.

Además, se incluyen, en Tierra del Fuego, 13 casos en las Islas Malvinas, según información de prensa debido a que por la ocupación ilegal del Reino Unido, Gran Bretaña e Irlanda del Norte no es posible contar con información propia sobre el impacto de la Covid-19 en esa parte del territorio argentino.

Fuente: Télam.

La impresionante foto de National Geographic que expuso la dura realidad del coronavirus en Indonesia

Joshua Irwandi observó durante días el trabajo en hospitales con los infectados de coronavirus y captó una imagen que provocó un gran impacto en la población del país asiático

Joshua Irwandi (Archivo)

Joshua Irwandi (Archivo)

“Fotografiar a las víctimas del coronavirus en Indonesia es el proyecto más desgarrador y espeluznante que he hecho. En mi mente en ese momento sólo pensaba que lo que le pasó a esta persona podría pasarle a la gente que amo, a la gente que todos amamos”, explicó el reportero gráfico Joshua Irwandi en un posteo que realizó junto a una foto que tomó para la revista National Geographic y que está dando la vuelta al mundo.

El fotoperiodista nacido en 1991 en Yakarta, Indonesia, acompañó durante días a los trabajadores de hospitales durante la pandemia del coronavirus y capturó con su cámara una escena que ha provocado reacciones diversas.

“El cuerpo de una presunta víctima del COVID-19 yace en un hospital indonesio. Tras la muerte del paciente, las enfermeras envolvieron el cuerpo en capas de plástico y aplicaron desinfectante para prevenir la propagación del virus”, señala el epígrafe de la foto de Irwandi que saldrá impresa en la edición de agosto de la prestigiosa revista.

La captura del momento en ese hospital no identificado, que no revela las características distintivas o incluso el género de la persona fallecida, causó un gran impacto en la nación asiática de 270 millones de habitantes que se demoró en combatir la pandemia con un presidente que promocionó en marzo un remedio herbario no probado.

(@joshirwandi)

(@joshirwandi)

Algunos de los comentarios a la fotografía fueron hostiles. Un popular cantante con una gran cantidad de seguidores acusó a Irwandi de fabricar la noticia, dijo que el COVID-19 no era tan peligroso, y opinó que un reportero no debería ser autorizado a tomar una foto en un hospital si la familia no podía ver a la víctima. Otro sector acusó a Irwandi de montar la foto con un maniquí y lo llamó “esclavo” de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según informó National Geographicel fotógrafo de 28 años incluso ha recibido amenazas. “Se han publicado detalles de mi vida privada sin mi permiso”, alertó Irwandi, y lamentó que la atención se haya “desviado mucho de la intención periodística” de su fotografía. También denunció que el gobierno ha estado tratando de descubrir en qué hospital ocurrió el hecho para castigar a sus autoridades.

Por otro lado, Irwandi recibió el apoyo de la asociación nacional de fotoperiodistas en Indonesia. Ellos respondieron que la imagen cumplía con los estándares periodísticos y exigieron que el cantante se disculpara, lo cual hizo posteriormente.

“No hay duda de que la fotografía se abrió paso”, opinó Fred Ritchin, decano emérito del Centro Internacional de Fotografía (ICP, por sus siglas en inglés). “Aquí tenemos una persona momificada. Te hace mirarla, sentir terror. Al mismo tiempo, hay distancia. Para mí, la imagen es la de alguien siendo arrojado, descartado, envuelto en celofán, rociado con desinfectante, momificado, deshumanizado… En cierto modo tiene sentido. La gente ha abandonado a otras personas con el virus porque no quieren estar cerca del virus”, señaló.

Estudiantes y maestros usan máscaras, después de que el gobierno indonesio reabriera las escuelas en medio del brote de coronavirus, en Pariaman, en la provincia de Sumatra Occidental, Indonesia, el 13 de julio de 2020 (Antara Foto/Iggoy el Fitra/via Reuters)

Estudiantes y maestros usan máscaras, después de que el gobierno indonesio reabriera las escuelas en medio del brote de coronavirus, en Pariaman, en la provincia de Sumatra Occidental, Indonesia, el 13 de julio de 2020 (Antara Foto/Iggoy el Fitra/via Reuters)

El Gobierno de Indonesia confirmó este miércoles cerca de 1.900 nuevos casos de coronavirus y 139 fallecidos a causa de la pandemia, en la que supone la mayor cifra diaria de decesos en el país, que supera además la barrera de los 90.000 contagios. Se contabilizaron 4.459 muertes desde el inicio de la pandemia.

“He sido testigo de primera mano de cómo los médicos y enfermeras arriesgan continuamente sus vidas para salvar la nuestra. Son los verdaderos héroes de esta historia, y la única manera de apreciar su trabajo es seguir lo que nos aconsejan”, comentó Irwandi en su posteo en Instagram ante la gran repercusión que generó su fotografía.

Y añadió: “Sentí que era absolutamente crucial que esta imagen se hiciera. Para entender y conectar con el impacto humano de este devastador virus. La imagen se publica aquí como un recordatorio y una advertencia del peligro siempre inminente. Para informarnos del coste humano del coronavirus y de cómo los gobiernos del mundo han dejado que las cosas lleguen tan lejos. Mientras nos dirigimos hacia la segunda ola de la pandemia, la gente debe darse cuenta de que no puede tomarse este asunto a la ligera. Por favor, compartan esta historia y por favor actúen. Esta es la pandemia de nuestra vida. Debemos ganar esta batalla”.

¿Qué es el plasma y por qué se está utilizando para pacientes con coronavirus?

El plasma es la porción líquida de la sangre que contiene agua, sales, anticuerpos y otras proteínas.

Aunque se informó que la mayoría de los pacientes de COVID-19 tratados con plasma convaleciente en Provincia de Buenos Aires han tenido mejorías, no está demostrado que sirva para curar pacientes con la enfermedad que provocó la pandemia.

En distintos brotes virales a nivel mundial (Ébola, H1N1, SARS1, MERS) y en los ‘70 con la Fiebre Hemorrágica Argentina se ha utilizado con éxito el plasma de una persona recuperada para mejorar el estado de salud de quien está cursando la enfermedad.

¿Qué es el plasma y qué es el plasma convaleciente?

El plasma es la porción líquida de la sangre que queda después de que se hayan removido los glóbulos rojos, las plaquetas y otros componentes celulares. Este líquido contiene agua, sales, anticuerpos y otras proteínas.

El plasma de convaleciente de COVID-19 es la parte líquida de la sangre que se recolecta de los pacientes que se han recuperado de la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2.Los pacientes que tuvieron COVID-19 desarrollan anticuerpos en la sangre contra el virus, aunque en niveles variables. Los anticuerpos son proteínas que pueden ayudar a combatir la infección a otro paciente que está cursando la enfermedad. 

Se está investigando el plasma convaleciente para el tratamiento de la COVID-19 porque no existe un tratamiento aprobado para esta enfermedad y hay información que sugiere que puede ayudar a algunos pacientes a recuperarse de la COVID-19”, se explica en la web oficial de la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

¿Cómo se extrae el plasma?

Se hace por el método de aféresis, que es la extracción del plasma a través de una máquina denominada ‘separador celular’ que selecciona lo que se quiere recuperar (el plasma con los anticuerpos) y reinfunde al donante los componentes restantes de la sangre. 

Luego, se realiza una transfusión del plasma a otro enfermo que por razones de su inmunidad o complicaciones por otras enfermedades no puede neutralizar al virus. De acuerdo con el Instituto de Hemoterapia de la provincia de Buenos Aires, la extracción no supera el 10% del peso de la persona (entre 400 a 800 ml).

¿Cómo funciona el plasma cuando ingresa en el organismo?

Con el plasma convaleciente lo que se busca es pasarle anticuerpos preformados (formados previamente) a un paciente que actualmente está cursando la enfermedad. 

“Lo que sucede es una inmunización pasiva: no se espera que el cuerpo genere los propios anticuerpos, que tarda en generarlos, sino que se le das los anticuerpos preformados de otra persona. Ese es el mecanismo de acción principal”, explicó a Chequeado Penélope Arto, médica de Hemoterapia del Hospital de Clínicas, uno de los hospitales donde se está llevando a cabo el ensayo clínico nacional de plasma de convaleciente, que dirige el Ministerio de Salud de la Nación.

“Las inmunoglobulinas son producidas por linfocitos B, que son las células que quedan con memoria inmunológica. Dentro del plasma están, entre otras proteínas, las inmunoglobulinas ya generadas. El mecanismo de acción de las inmunoglobulinas que uno busca en las infecciones virales es la neutralización: que el anticuerpo impida que el virus ingrese a la célula y la infecte”, indicó Arto.

Y agregó: “Las inmunoglobulinas lo que hacen es o bien impedir la entrada del virus a la célula o una vez que la célula está infectada por el virus eliminar a esa célula que está enferma”.

¿Puede servir para curar el nuevo coronavirus?

“El plasma no se administra para curar. Es un tratamiento experimental que intenta disminuir las complicaciones y evitar la prolongación de la internación”, explicó a Chequeado Laura Vives, jefa de Servicio del Centro Regional de Hemoterapia de La Plata.

El plasma convaleciente se ha utilizado de manera exitosa en distintos países del mundodesde hace por lo menos 100 años. La terapia permitió a la Argentina en los ’70 reducir las muertes por la Fiebre Hemorrágica Argentina. 

También se ha utilizado en los brotes virales de la gripe H1N1 (2009-2010), Ébola (África, 2013) y algunos registros de otras gripes (H5N1 y H7N9). También para enfermedades producidas por otros coronavirus, como el SARS1 (2003) y el MERS (2012).

Un estudio de la Clínica Mayo realizado sobre 20 mil transfusiones publicado en Mayo Clinic Proceedings concluyó que el procedimiento es seguro: “Estos datos actualizados proporcionan evidencia sólida de que la transfusión de plasma convaleciente es segura en pacientes hospitalizados con COVID-19, y respaldan la idea de que la administración temprana de plasma dentro del curso clínico de COVID-19 ofrece más probabilidades de reducir la mortalidad”. Aún así, el estudio señala que es necesario realizar más investigaciones al respecto.

Sin embargo, no se ha demostrado hasta la actualidad en forma fehaciente la seguridad y la eficacia de este tratamiento para la enfermedad COVID-19. Se trata, por ahora, de un tratamiento experimental del que se están realizando ensayos clínicos en la Argentina y en el mundo para contar con evidencia científica robusta que permita establecer que se trata de una intervención eficaz.

¿Todos los recuperados están aptos para donar?

No, no todos los recuperados pueden donar. De acuerdo con el Instituto de Hemoterapia de la Provincia de Buenos Aires, un 30% de los enfermos no forma estos anticuerpos que neutralizan al virus. Es por eso que previamente a la donación deben ser estudiados en el centro de referencia para conocer la cantidad de anticuerpos que tiene el donante

¿Cuáles son los requisitos para donar plasma?

En el caso de quienes se hayan recuperado de COVID-19, los requisitos para donar plasma son los siguientes:

Tienen que haber pasado 14 días de su recuperación y contar con una prueba negativa para COVID-19, o 28 días sin síntomas.

No deben haber sido transfundidos previamente.

No tener antecedentes de abortos.

No tener antecedentes de ingreso a terapia intensiva con intubación o procedimientos intervencionistas en los últimos 6 meses.

Pueden donar las mujeres que hayan tenido hasta 3 embarazos.

Tener entre 18 y 65 años.

Cumplir con los requisitos de un donante de sangre habitual: ser mayor de 18 años, pesar más de 50 kg, haber ingerido alimentos, gozar de buena salud, no haberse hecho tatuajes en el último año y concurrir al lugar de donación con el documento.

¿Qué hacen con ese plasma?

El plasma se divide en alícuotas de 200 ml cada una y se congela en forma rápida en ultrafreezer. Luego, una vez que se titularon los anticuerpos (es decir, se contó qué cantidad de anticuerpos tiene) y se realizó el estudio inmunohematológico y el de serología para ITT (Infecciones Transmisibles por Transfusión), está disponible para ser entregado.

¿A cualquier paciente que tenga COVID-19 se le transfunde plasma?

No, no a todos los pacientes con coronavirus se les transfunde plasma. 

Se transfunde sólo a los pacientes moderados que pasan a grave. Donde empieza a disminuir su saturación de oxígeno por debajo del 93% aumentan unos parámetros de laboratorio y el paciente empieza con una disnea, una dificultad respiratoria más importante. Ese sería el momento justo. Con algunas horas de intubación sería exactamente igual”, indicó a Chequeado Nora Etchenique, directora del Instituto de Hemoterapia de la Provincia de Buenos Aires.

Hasta hoy, en la Provincia de Buenos Aires fueron transfundidos 225 pacientes, de los cuales 26 (11%) fallecieron y el resto presentaron mejorías. Uno de los casos más conocidos fue el del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, quien fue transfundido en el Hospital Municipal de Lavallol. Aunque a los días fue dado de alta, él mismo indicó que no le puede atribuir únicamente al plasma su mejoría.

A nivel nacional, aún no existe un registro de todas las personas que fueron transfundidas con plasma convaleciente. Ante la consulta deChequeado al equipo de Prensa del Ministerio de Salud de la Nación, “se está trabajando en eso”.

¿Es gratuito?

Sí. “El plasma que se da desde el Estado tanto para los centros privados y los públicos es gratuito”, explicó a Chequeado Etchenique. Lo mismo indicaron desde el Ministerio de Salud de la Nación. Si conocés algún caso o alguien te pidió dinero para administrarte plasma, por favor,comunicate con el 120 desde cualquier lugar del país, las 24 horas.

¿Qué establece el proyecto de ley sobre plasma que tiene media sanción en el Congreso?

El proyecto de ley fue presentado en la Cámara de Diputados de la Nación por el jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, y establece la creación de una campaña nacional para la promoción de la donación voluntaria de plasma sanguíneo, proveniente de pacientes recuperados de COVID-19, en todo el territorio nacional y por 2 años, en el marco del “Plan estratégico para regular el uso del plasma de pacientes recuperados de COVID-19 con fines terapéuticos”.

También establece una “licencia especial remunerada” de 2 días para los trabajadores/as en relación de dependencia que vayan a donar plasma, sin perder ninguno de sus beneficios laborales tanto en el ámbito privado como en el público. Indica, además, que se reconocerá a los recuperados de COVID-19 que donen plasma como “Ciudadanos/as solidarios/as destacados/as de la República Argentina”. En ninguna parte del proyecto se habla de que se vuelva obligatorio donar plasma. 

El proyecto, que en la Cámara de Diputados fue acompañado por la oposición, todavía no tiene carácter de ley, ya que resta que lo trate la Cámara de Senadores de la Nación. Si querés estar mejor informado sobre la pandemia, entrá al Especial Coronavirus.

FUENTE

Chequeado | Blog


Un destacado experto italiano aseguró que el coronavirus es cada vez menos agresivo: “Para cuando esté la vacuna, ya habrá desaparecido”

Giuseppe Remuzzi también planteó un camino alternativo para volver a la normalidad antes que se logre una vacuna: usar el plasma de los curados para crear los anticuerpos con los cuales curar a los enfermos. La teoría de un debilitamiento del Sars-Cov-2 divide a los especialistas

l coronavirus es menos agresivo en comparación con el comienzo de la pandemia y desaparecerá antes que se logre una vacuna, aseguró este viernes Giuseppe Remuzzi, director del Instituto de investigaciones farmacológicas Mario Negri de Milán y uno de los mayores expertos italianos sobre el tema.

“Los pacientes de hoy son completamente diferentes de los de hace tres o cuatro semanas”, explicó Ramuzzi durante el programa Piazza Pulita. “Las hospitalizaciones y los ingresos en cuidados intensivos continúan disminuyendo. Antes a la sala de emergencias llegaban 80 personas, todas con dificultades respiratorias graves. Hoy llegan diez y ocho puedes ser enviadas a casa”, aseguró.

Ramuzzi, director del Instituto Mario Negri de Investigación Farmacológica de Milán, es reconocido por su seriedad y confiabilidad y por no exponerse antes de que las intuiciones de su equipo sean corroboradas por las evidencias experimentales. Por eso sus palabras tuvieron especial eco.

“La situación ha cambiado en todas partes, no solo en Bérgamo y Milán, sino también en Roma y Nápoles”, dijo el especialista. “¿Por qué? No sé si ha cambiado el virus o si ha cambiado la carga viral de cada paciente, lo único que puedo decir es que parece que estamos enfrentando una enfermedad muy diferente a la que puso en crisis nuestras estructuras sanitarias al comienzo de la pandemia”.

Es decir, aunque no es posible saber si el virus se ha debilitado, es un hecho que las personas que se infectan hoy se encuentran mucho mejor en comparación con las que se contagiaron hace dos meses.

Un trabajador médico analiza hisopos en un laboratorio del hospital San Filippo Neri, para detectar la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Roma, Italia, el 7 de mayo de 2020 (Reuters/ Yara Nardi)

Remuzzi agregó que “si las cosas siguen como ahora” para cuando esté la vacuna, el coronavirus ya habrá desaparecido.

“Aunque (la vacuna) va a servir para la próximas vez, para otro virus”, dijo. “Yo veo a estos enfermos que no son los mismos de antes. No es algo menor. Es algo grande, algo impresionante. Ahora estamos haciendo unos estudios. Es algo maravilloso para los enfermos. Estamos haciendo estudios y ya no conseguimos enfermos para hacer los estudios”, dijo el médico, que trabaja en una de las zonas de Italia más golpeadas por la pandemia.

Una posible solución: el plasma de los curados

Remuzzi también planteó un camino alternativo para volver a la normalidad antes que se logre una vacuna. Para el especialista italiano, la solución sería usar el plasma de los curados para crear los anticuerpos con los cuales curar a los enfermos.

“Es una solución muy antigua, ya se hizo con la polio y la gripe española”, dijo. “Ya hubo resultados y yo soy muy optimista de que el plasma funcione. Nosotros usamos un sistema innovador que extrae del plasma los anticuerpos que luego son inyectados en los enfermos. Pero es mejor no hablar de los resultados hasta cuando el estudio no haya finalizado”, afirmó.

“Antes concluyamos la experimentación y sólo entonces -cuando, como yo creo, los test nos dirán que el plasma funciona- vamos a poder hacerlo accesible a todos”, agregó.

Este sería un avance importante aunque no concluyente porque también dependería del plasma disponible de los recuperados y nadie podría verse obligado a donar su sangre.

Foto de archivo: Un trabajador médico toma una muestra de sangre de un hombre para analizar la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en un gimnasio convertido en Cisliano, cerca de Milán, Italia, el 21 de abril de 2020 (Reuters/ Flavio Lo Scalzo /archivo)

“Nuestra experimentación sería un paso adelante para construir los anticuerpos en el laboratorio”, dijo Remuzzi. “Ya hay varias compañías que están trabajando en ello y están en una fase muy avanzada. Llegarán pronto, en mi opinión antes de la vacuna, y en ese caso realmente estaríamos frente a una solución porque ya no será necesario tener un donante”.

División entre los especialistas

Remuzzi no es el único especialista que en los últimos días habló de un supuesto debilitamiento del SARS-Cov-2.

No obstante, lo cierto es que entre virólogos y expertos no hay uniformidad de puntos de vista sobre si el COVID-19 realmente se está volviendo menos agresivo o la caída de infecciones (y muertes) solo se debe al bloqueo.

Matteo Bassetti, director de la unidad operativa de la clínica de enfermedades infecciosas del Policlínico San Martino en Génova, fue uno de los primeros en argumentar, aunque con gran precaución, que el virus estaba en retirada. “La sensación es que perdió fuerza y esa agresividad que tuvo a mediados del mes de marzo”, dijo en una entrevista publicada el 24 de abril con el periódico La Verità.

Matteo Bassetti, director de la unidad operativa de la clínica de enfermedades infecciosas del Policlínico San Martino en Génova

“Un virus puede volverse más o menos agresivo de forma natural”, subrayó el especialista en enfermedades infecciosas. “Ha sucedido históricamente con muchas otras epidemias del pasado, desde la gripe hasta la de otros virus, no hay nada nuevo. Esperamos que también está sucediendo con el coronavirus y que tal vez en 2 o 3 años será un virus menos agresivo similar al de la gripe o un síndrome más leve”, manifestó. Sin embargo, Bassetti no ha descartado la posibilidad de que COVID-19 parezca menos agresivo solo porque “ya ha afectado a los sujetos más frágiles”.

Según los expertos, el SARS-COV-2 está llevando a cabo varias mutaciones para sobrevivir y continuar circulando. Sin embargo, todavía no hay evidencia científica convincente a este respecto, como lo explicó Massimo Clementi, director del Laboratorio de Microbiología y Virología del Hospital San Raffaele de Milán.

“En Italia, se estableció una red entre laboratorios de virología de varios hospitales: el objetivo es monitorear las secuencias del virus juntas en varios sujetos de muestra. El estudio final nos dirá cómo se movió. Esperamos que este coronavirus se vuelva gradualmente inofensivo, como le sucedió a sus ‘primos’, responsables del simple resfriado”.

Francesco Le Foche, jefe de enfermedades inmunoinfecciosas en el hospital de día del Policlínico Umberto I en Roma, también cree que es posible que COVID haya perdido su agresividad inicial. “Hoy vemos síndromes clínicamente menos importantes. Esto podría ser dado por una reducción en la virulencia del virus. Reservamos cuidados intensivos para casos muy raros”, dijo a Rai Radio.

Otros virólogos son más pesimistas sobre un supuesto cambio en COVID-19.

El profesor Massimo Galli, director del departamento de enfermedades infecciosas del hospital Sacco de Milán, expresó fuertes dudas de que el coronavirus ahora sea menos letal.

“La situación ha cambiado porque los ancianos y los sobrevivientes más frágiles después de la primera ola se encerraron en la casa en condiciones de máxima seguridad. Pero decir que el virus se ha calmado me parece estar fuera de toda lógica”, afirmó.

Massimo Galli habla durante una entrevista el 3 de marzo de 2020 en Milán Miguel Medina (AFP/ archivos)

“No existe evidencia científica que dice que el virus ahora es menos malo que antes. No hemos visto cambios que sugieran una menor virulencia del virus”, dijo a Askanews.

También Alessandro Vespignani, epidemiólogo de la Universidad de Boston, dijo: “Si hubiera evidencia científica de esto, todos estaremos contentos, pero sinceramente, de todos mis contactos con otros expertos del no hay tal evidencia internacional”.

Según Vespignani, por lo tanto, estas son “opiniones personales” no respaldadas por hechos.

El virólogo Guido Silvestri, profesor de la Universidad Emory de Atlanta, defendió por su parte que se hable de la cuestión. “Discutir esta última posibilidad a la luz de la experiencia clínica y el conocimiento teórico no significa hacer ‘pseudociencia”, escribió en una columna en las redes sociales.

El asma en tiempos de Covid-19

De cara a la celebración del Día Mundial del Asma, se reporta que los pacientes con asma son más susceptibles de padecer Covid-19, lo cual se agrava porque sólo del 30 al 50 % de ellos se apega al tratamiento, así lo reveló la doctora Lorena González, Líder del Área Médica de Respiratorio en Novartis México.

© http://www.salud180.com

“El asma es una enfermedad respiratoria crónica respiratoria, la cual provoca que las personas tengan una vía respiratoria más susceptible a infecciones por virus. En cuanto a la situación del Covid-19,  los pacientes son más susceptibles a enfermedades virales, más frecuentemente que el resto de la población”, señaló.

La experta recomendó a todos los pacientes con asma apegarse a las indicaciones y recomendaciones de las organizaciones internacionales y la Secretaría de Salud para combatir el Covid-19 (no salir de casa, lavado de manos, mantener la sana distancia, entre otras), pero sobre todo, apegarse al tratamiento y reforzarlo para evitar que haya exacerbaciones o ataques recurrentes.

De acuerdo a las estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), se estima que en 2025, 400 millones de personas se encontrarán con esta condición de salud.

De acuerdo con la Iniciativa Global para el Asma (GINA, por sus siglas en inglés) se estima que más de 300 millones de personas padecen algún tipo de asma desde la infancia o en edad adulta a nivel mundial. Y, aproximadamente el 5-10% de estos pacientes padece asma grave o de difícil control. 

© http://www.salud180.com

Foto: iStock

Por otro lado, diversos estudios señalan que actualmente el asma alérgica y grave es el tipo más frecuente de la enfermedad. Se recomienda que los pacientes con este tipo de asma reciban un tratamiento que ataque el factor alérgico y al mismo tiempo controle los síntomas del asma grave. 

Por ello, es indispensable que se realice un diagnóstico exhaustivo, a través de una historia clínica detallada, antecedentes de tratamiento y pruebas diagnósticas específicas, tal y como lo recomiendan la Guía Española del Manejo del Asma (GEMA) y la Guía GINA.

“La falta de apego al tratamiento se debe en ocasiones a que el paciente no ve mejoría en su calidad de vida. Puede continuar con limitaciones en su vida diaria, falta de productividad, ausentismo laboral y/o escolar, visitas recurrentes al médico y las exacerbaciones o ataques pueden ser peores. Por eso es que un diagnóstico óptimo por el o los médicos es fundamental para que el tratamiento beneficie a los pacientes.

“Como cada 5 de mayo, el Día Mundial del Asma sigue siendo muy relevante no sólo para el mundo, sino también para México. Independientemente de la situación tan complicada de la pandemia de Covid-19, este año es muy especial, ya que tiene como lema: “Basta ya de muertes por asma”, informó la doctora González.

FUENTE
http://www.salud180.com

Cuáles son las células que el coronavirus prefiere para atacar

Investigadores estadounidenses del MIT, del Instituto Ragon de MGH, Harvard y el Instituto Broad junto con colegas de todo el mundo han identificado tipos específicos de células que parecen ser los objetivos prioritarios del coronavirus que está causando la pandemia de COVID-19.

Utilizando datos existentes sobre el ARN que se encuentran en diferentes tipos de células, los investigadores pudieron buscar las que expresan las dos proteínas que ayudan al virus SARS-CoV-2 a ingresar al organismo. Encontraron subconjuntos de células en el pulmón, las fosas nasales y el intestino que expresan el ARN de ambas proteínas mucho más que otras células.

Los investigadores esperan que sus hallazgos ayuden a guiar a los científicos que están trabajando en el desarrollo de nuevos tratamientos farmacológicos o en la prueba de medicamentos existentes que podrían reutilizarse para tratar Covid-19.

Un científico trabaja muestras de SARS-CoV-2 en un laboratorio de Vietnam - REUTERS (VIET A CORP/)

© Proporcionado por Infobae Un científico trabaja muestras de SARS-CoV-2 en un laboratorio de Vietnam – REUTERS (VIET A CORP/)

“Nuestro objetivo es transmitir información a la comunidad y compartir datos tan pronto como sea humanamente posible, para que podamos ayudar a acelerar los esfuerzos en curso en las comunidades científica y médica”, explicó Alex K. Shalek, profesor Asociado de Química del Instituto de Ingeniería Médica y Ciencia (IMES) del MIT.}

Shalek y Jose Ordovas-Montanes, un ex postdoc del MIT que ahora dirige su propio laboratorio en el Boston Children’s Hospital, son los autores principales del estudio, que aparece hoy en Cell. Los autores principales del artículo son los estudiantes graduados del MIT Carly Ziegler, Samuel Allon y Sarah Nyquist; e Ian Mbano, investigador del Instituto de Investigación de Salud de África en Durban, Sudáfrica.

Excavando en datos

Poco después de que comenzara el brote de SARS-CoV-2, los científicos descubrieron que la proteína viral “espiga” se une a un receptor en las células humanas conocido como enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2). Otra proteína humana, una enzima llamada TMPRSS2, ayuda a activar la proteína de espiga de coronavirus, para permitir la entrada celular. La unión y activación combinadas permiten que el virus ingrese a las células huésped.

El SARS-CoV-2 visto bajo un microscopio elecrónico por científicos de Río de Janeiro, en Brasil - EFE/EPA/Débora Barreto / FIOCRUZ (Débora Barreto / FIOCRUZ HANDOU/)

© Proporcionado por Infobae El SARS-CoV-2 visto bajo un microscopio elecrónico por científicos de Río de Janeiro, en Brasil – EFE/EPA/Débora Barreto / FIOCRUZ (Débora Barreto / FIOCRUZ HANDOU/)

“Tan pronto como nos dimos cuenta de que el papel de estas proteínas había sido confirmado bioquímicamente, comenzamos a buscar dónde estaban esos genes en nuestros datos existentes. Estábamos realmente en una buena posición para comenzar a investigar cuáles son las células a las que este virus podría atacar”, afirmó Ordovas-Montanes.

El laboratorio de Shalek, miembro extramural del Instituto Koch para la Investigación Integral del Cáncer y de Pfizer-Laubach Career Development, y en muchos otros laboratorios de todo el mundo, se han realizado estudios a gran escala de decenas de miles de células humanas, no humanas de primates y ratones, en las que utilizan la tecnología de secuenciación de ARN de una sola célula para determinar qué genes se activan en un tipo de celda dado.

Desde el año pasado, Nyquist ha estado construyendo una base de datos con socios en el Broad Institute para almacenar una gran colección de estos conjuntos de datos en un solo lugar, lo que ahora permite a los investigadores estudiar posibles roles para células particulares en una variedad de enfermedades infecciosas.

Científicos trabajan en un laboratorio de California con la droga redemsivir - REUTERS. (GILEAD SCIENCES/)

© Proporcionado por Infobae Científicos trabajan en un laboratorio de California con la droga redemsivir – REUTERS. (GILEAD SCIENCES/)

Gran parte de los datos provienen de laboratorios que pertenecen al proyecto Human Cell Atlas, cuyo objetivo es catalogar los patrones distintivos de la actividad genética para cada tipo de célula en el cuerpo humano. Los conjuntos de datos que el equipo del MIT utilizó para este estudio incluyeron cientos de tipos de células de los pulmones, las fosas nasales y el intestino. Los investigadores eligieron esos órganos para el estudio Covid-19 porque la evidencia previa había indicado que el virus puede infectar a cada uno de ellos. Luego compararon sus resultados con los tipos de células de órganos no afectados.

“Debido a que tenemos este increíble repositorio de información, pudimos comenzar a observar lo que probablemente serían células objetivo para la infección. Aunque estos conjuntos de datos no fueron diseñados específicamente para estudiar a Covid, es de esperar que nos hayan dado un salto en la identificación de algunas de las cosas que podrían ser relevantes allí”, sostuvo Shalek.

“Puede que esta no sea la historia completa, pero definitivamente nos da una imagen mucho más precisa que donde estaba el campo antes. Ahora podemos decir con cierto nivel de confianza que estos receptores se expresan en estas células específicas en estos tejidos”, indicó Ordovas-Montanes.

Una muestra de COVID-19 va a análisis en un hospital de Nueva York - REUTERS/Brendan McDermid (BRENDAN MCDERMID/)

© Proporcionado por Infobae Una muestra de COVID-19 va a análisis en un hospital de Nueva York – REUTERS/Brendan McDermid (BRENDAN MCDERMID/)

Lucha contra la infección

En sus datos, los investigadores también vieron un fenómeno sorprendente: la expresión del gen ACE2 parecía estar correlacionada con la activación de genes que se sabe que son activados por el interferón, una proteína que el cuerpo produce en respuesta a una infección viral. Para explorar esto más a fondo, los investigadores realizaron nuevos experimentos en los que trataron células que recubren las vías respiratorias con interferón, y descubrieron que el tratamiento en realidad activaba el gen ACE2.

El interferón ayuda a combatir la infección al interferir con la replicación viral y ayudar a activar las células inmunes. También activa un conjunto distintivo de genes que ayudan a las células a combatir infecciones. Estudios anteriores han sugerido que ACE2 juega un papel en ayudar a las células pulmonares a tolerar el daño, pero esta es la primera vez que ACE2 se ha conectado con la respuesta de interferón.

En el hospital Queen Elizabeth University en Glasgow, Reino Unido, tambien se avanza en el estudio del coronavirus - Andrew Milligan/Pool via REUTERS (POOL/)

© Proporcionado por Infobae En el hospital Queen Elizabeth University en Glasgow, Reino Unido, tambien se avanza en el estudio del coronavirus – Andrew Milligan/Pool via REUTERS (POOL/)

“Este no es el único ejemplo de eso. Hay otros ejemplos de coronavirus y otros virus que logran dirigirse a los genes estimulados por interferón para luego ingresar a las células. En cierto modo, es la respuesta más confiable del huésped”, sostuvo Ordovas-Montanes.

Debido a que el interferón tiene tantos efectos beneficiosos contra la infección viral, a veces se usa para tratar las generadas por la hepatitis B y la hepatitis C. Los hallazgos del equipo del MIT sugieren que el papel potencial del interferón en la lucha contra Covid-19 puede ser complejo. Por un lado, puede estimular genes que combaten la infección o ayudan a las células a sobrevivir al daño, pero por otro lado, puede proporcionar objetivos adicionales que ayudan al virus a infectar más células.

Miles de científicos están destrás de una vacuna o tratamiento exitoso - REUTERS (POOL/)

© Proporcionado por Infobae Miles de científicos están destrás de una vacuna o tratamiento exitoso – REUTERS (POOL/)

“Es difícil llegar a conclusiones generales sobre el papel del interferón contra este virus. La única forma en que comenzaremos a entender eso es a través de ensayos clínicos cuidadosamente controlados. Lo que estamos tratando de hacer es publicar información, porque hay muchas respuestas clínicas rápidas que las personas están dando. Estamos tratando de darles a conocer las cosas que podrían ser relevantes”, precisó Shalek, que ahora espera trabajar para perfilar modelos de tejidos que incorporen las células identificadas en este estudio. Dichos modelos podrían usarse para probar medicamentos antivirales existentes y predecir cómo podrían afectar la infección por SARS-CoV-2.

El equipo del MIT y sus colaboradores han puesto todos los datos que usaron en este estudio a disposición de otros laboratorios que quieran usarlo. Muchos de ellos se generaron en colaboración con investigadores de todo el mundo, que estaban muy dispuestos a compartirlos, dijo Shalek: “Ha habido una increíble cantidad de información de la comunidad científica con varias partes interesadas en contribuir a la batalla contra Covid de cualquier manera posible. Ha sido increíble ver a un gran número de laboratorios de todo el mundo reunirse para tratar de abordar esto en colaboración”.

La investigación fue financiada por el Programa de Becarios Searle, el Programa de Investigadores Jóvenes Beckman, el Programa de Becarios Pew-Stewart para la Investigación del Cáncer, una Beca Sloan en Química, los Institutos Nacionales de Salud, la Fundación Aeras, la Fundación Bill y Melinda Gates, el Richard and Susan Smith Family Foundation, el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Generales, el Programa Piloto de Proyectos del Centro de Ciencias Clínicas y Traslacionales UMass, y la Oficina del Subsecretario de Defensa para Asuntos de Salud.

FUENTE INFOBAE

¿Cómo diferenciar los síntomas de covid-19 de una gripe, un resfriado o una rinitis alérgica?

La llegada del nuevo coronavirus a América Latina ha generado dudas sobre la diferencia entre los síntomas de la enfermedad covid-19 y los de una gripe común.

En Google, los términos de búsqueda como “mocos” y “estornudo” también han aumentado en relación con “síntomas de coronavirus” en el último mes, lo que puede indicar que existe una cierta confusión entre los síntomas del nuevo coronavirus y otros síndromes respiratorios leves como rinitis alérgica y resfriado.

“La gente debe ser consciente de que covid-19 es realmente un tipo de gripe, por lo que tiene muchos síntomas en común”, dijo a BBC Mundo Paulo Sergio Ramos, especialista en enfermedades infecciosas de la Fiocruz Recife, instituto de investigación médica y científica de Brasil.

“Hay que estar alerta si siente una dificultad para respirar. Esto indica que la enfermedad se está complicando por lo que sería necesario buscar ayuda médica”, explica el especialista.

En caso de duda, consulta y sigue la guía de actuación de tu municipio, estado o país.

Diferencias entre el coronavirus y la gripe común

La enfermedad que causa el virus Sars-Cov-2, llamada covid-19, es una infección respiratoria que comienza con síntomas como fiebre y tos seca y, después de una semana, puede causar dificultad para respirar.

Según un análisis de la Organización Mundial de la Salud basado en un estudio con 56.000 pacientes, el 80% de los infectados desarrollan síntomas leves (fiebre, tos y, en algunos casos, neumonía), el 14% síntomas graves (falta de aire y dificultad para respirar) y el 6% enfermedades graves (insuficiencia pulmonar, shock séptico, falla multiorgánica y riesgo de muerte).

Entre los síntomas presentados por los pacientes, los más comunes fueron la fiebre (aproximadamente 88% de los casos), la tos seca (casi 68%) y el cansancio (38%).

La dificultad para respirar ocurrió en casi el 19% de las personas, mientras síntomas como el dolor de garganta y el dolor de cabeza aparecieron en un 13% de los casos.

Un 4% de los pacientes con el nuevo coronavirus tuvo diarrea.

FUENTE © BBC

Sin embargo, muchos otros virus pueden causar tos, fiebre, dolor en la garganta y la cabeza y una sensación de fatiga.

“Probablemente hay más 200 virus que causan los síntomas del resfriado común y estos incluyen el virus de la Influenza (gripe), lo que quiere decir que a veces puedes tener gripe pero experimentar síntomas tan leves que los confundes con un resfriado”, dijo el virólogo Jonathan Ball a la BBC.

Los expertos consultados dicen que los síntomas deben ser monitoreados y si permanecen leves, pueden ser tratados en casa.

Hay que tener especial atención en el caso de los ancianos y las personas con baja inmunidad y consultar con un profesional médico en caso de duda.

“La gripe suele ser la única que nos hace sentir dolor muscular. Y generalmente dura entre tres y cinco días. Estos podrían ser indicios de que se trata de un virus común “, le dijo a BBC Mundo Heloisa Ravagnani, presidenta de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas del Distrito Federal, en Brasil.

© BBC

¿Y el resfriado y las alergias?

En el caso del resfriado, los síntomas tienden a ser aún más leves y, en general, solo respiratorios: mocos, congestión nasal, tos y dolor de garganta, pero no siempre todos al mismo tiempo.

“Si la persona tose y tiene otros síntomas leves, no debe olvidarse de usar una mascarilla al entrar en contacto con otras personas y limpiar las superficies con las que tiene contacto. Puede que no tenga covid-19, pero, en un momento como este, todos los cuidados son bienvenidos”, dice el infectólogo.

© BBC

Los síndromes respiratorios alérgicos como la rinitis alérgica estacional, comunes en períodos como el otoño y la primavera, pueden causar secreción y congestión nasal, comunes también en resfriados, gripe y covid-19.

Pero generalmente estos síndromes se caracterizan por los estornudos y es poco probable que causen tos o fiebre, explica Paulo Sergio Ramos.

© BBC

“Lo importante es que las personas, incluso si sufren de alergias, resfriados o gripe común, mantengan una distancia de un metro de los demás al toser o estornudar. También es esencial que usen su antebrazo o un pañuelo (que deben desechar) cuando tosen o estornudan y que tras hacerlo siempre se laven las manos para evitar la propagación de otros virus”, advierte.

Seguir estas reglas es importante porque, según el estudio más grande hasta la fecha sobre el nuevo coronavirus, realizado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en China, el 80% de los pacientes tendrán síntomas leves.

Sin embargo, existe evidencia científica de que incluso una persona sin síntomas puede transmitir el virus.

© BBC

Aprende a desinfectar los cubrebocas reutilizables

Tan importante como usarlo a diario, también lo es el saber cómo desinfectarlo oportunamente. Hablamos de los cubrebocas reutilizables, los cuales sabemos que vamos a tener que llevar durante algún tiempo como medida de protección contra el Covid-19 y quedebemos tener bien limpio para que su protección sea la adecuada.

En primer lugar, es importante mencionar que no todas las mascarillas pueden lavarse y volverse a usar. Como por ejemplo las mascarillas quirúrgicas, que aunque son altamente efectivas en su primer uso, al cabo de unas horas deben desecharse sin excepción ya que fueron creadas precisamente para guardar toda la contaminación en una sola ocasión.

Los cubrebocas que sí se pueden lavar y usar de nueva cuenta son los de material de tela, ya sea que lo hayas comprado o lo hayas hecho en casa. Además de que son fáciles de hacer, estas mascarillas sí se pueden y deben lavarse para utilizarse con mayor seguridad. Su nivel de protección es similar al de las mascarillas higiénicas, sin embargo debido a su material, son susceptibles a lavarse y reusarse.

Desinfección en microondas. Después de lavarla con agua y jabón, debes ponerla en un recipiente con unos 50ml de agua en el microondas a la máxima potencia durante al menos dos minutos. El vapor de agua que se genera dentro permite la desinfección de este tipo de mascarillas pues no modifica el sistema de filtrado de la misma. También puedes usar el horno convencional, con una temperatura de 70ºC durante unos 30 minutos.

Desinfección en la estufa. Expertos mencionan que la mejor formar de limpiar, desinfectar y esterilizar las mascarillas de más de un uso es mediante el calor. Para ello, pondremos a hervir un poco de agua y meteremos la mascarilla durante al menos 5 minutos. Debes tener en cuenta que, aunque se trate de mascarillas reutilizables, no duran mucho tiempo, es más, al cabo de varios hervidos, la tela de la mascarilla puede empezar a deteriorarse y perjudicar a su transpirabilidad.

Desinfección en la lavadora. Para que la desinfección sea la correcta se ha poner en un ciclo de lavado de agua caliente superior a 60ºC. En cuanto al detergente, se puede usar el de siempre, no hace falta utilizar ninguno especial. Puedes aprovechar para lavar la ropa del día, las sábanas o las toallas pero asegúrate de que esas prendas resistan altas temperaturas.

Desinfección con cloro. Puedes sumergirlas en solución de agua caliente con unas gotas de cloro de uso comercial. El agua tiene que estar caliente pero no es necesario que esté a 60ºC pues ya estamos añadiendo el cloro como desinfectante. Déjala en la solución unos 10 ó 15 minutos, no la dejes mucho tiempo más pues el tejido podría dañarse. Pasado ese tiempo tendrás que aclarar bien la mascarilla con agua tibia, después deja secar a temperatura ambiente o bien seca en la secadora.

Cómo desinfectar con lavandina y con qué productos no mezclar

La lavandina se puede diluir con agua fría para hacer un desinfectante eficaz contra bacterias, hongos y muchos virus, incluido Coronavirus; y el alcohol en muchas formas puede ser efectivo para matar agentes nocivos. 

Pasos para lavado de vegetales:

Lavar los vegetales con agua potable y retirar la suciedad.

Sabes como lavar correctamente las frutas y vegetales?

Retirar los vegetales y usar agua hervida para desinfectar la bacha.

Una vez vacía la bacha y desinfectada, llenar con agua fría potable, con un medidor se pueden usar 2 gotas de lavandina por cada litro de agua. Sumergir los vegetales por 10 minutos.

Finalizada la limpieza, retirar los vegetales del agua. Se pueden limpiar con un repasador limpio o papel de cocina descartable. Para mantener, guardar en la heladera.

Uso de alcohol:

El alcohol sin diluir, cuenta el ingeniero Martín Piña en Infobae provoca una gran deshidratación en los microorganismos, impidiendo la penetración en los mismos. Por lo tanto, se considera más efectivo si se encuentra diluido entre el 60% y 80% en agua destilada, siendo la preparación más efectiva el alcohol al 70%.

Coronavirus: ¿cómo hacer gel desinfectante casero con aloe vera y ...

No mezclar los productos de limpieza para potenciar su acción, ya que no solo que se cancelarían su desinfección, sino que serían altamente tóxicos.

Usar guantes para manipular los artículos de limpieza, para proteger la piel de irritación.

Abrir la ventanas y ventilar cuando se está limpiando. Esto favorecerá la renovación del aire ante cualquier acumulación de gas tóxico.

No utilizar botellas de gaseosa o agua para almacenar químicos de limpieza, ya que se corre el riesgo de ingesta accidental.

Evitar dejar sobre la mesada de la cocina los productos de limpieza, ya que podría contaminar los alimentos. Guardar los productos en un lugar por separado de la comida.

Mantener los químicos de limpieza fuera del alcance de los niños y leer sus instrucciones de uso en caso de accidentes.