Insolito

Ante la falta de stock en medio de la escasez, le roban cigarrillos al “Gauchito Gil”

Ante la falta de stock por el parate de las tabacaleras ante la cuarentena general por la pandemia de coronavirus, fumadores recurrieron a los santuarios del “Gauchito Gil”, pero no para pedirle a la figura religiosa, sino para robar los cigarrillos que fieles le dejan como ofrenda.

La curiosa situación se reportó en la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia.

Según informaron medios locales, el faltante se notó en varios de los santuarios situados en las rutas que rodean a la importante urbe patagónica.

La producción tabacalera quedó paralizada por el aislamiento obligatorio, por lo que los cigarrillos comenzaron a escasear.

Si bien las plantas del sector comenzarán a trabajar desde el lunes, como una de las actividades que se reactivará con los cambios en las condiciones de la cuarentena, se estima que el faltante de productos se prologaría al menos hasta fines de mayo.

Los santuarios del culto popular con sus colores rojos característicos, fueron una tentación, al parecer, para los fumadores, que la emprendieron con los cigarrillos que los fieles brindan como ofrenda a “El Gauchito”, según la información brindada por el Diario Crónica de Comodoro Rivadavia.

Los asistentes notaron cómo fueron vaciados los cigarrillos que le dejan al gaucho venerado popularmente, junto con bebidas alcohólicas, mientras le piden los más variados favores.

El culto al “Gauchito Gil” tiene origen en la historia de Antonio Mamerto Gil Núñez, quien fue un gaucho nacido en Pay Ubre, cerca de Mercedes, en Corrientes, alrededor de 1840.

Su vida está envuelta en incógnitas, pero el 8 de enero de 1878 fue asesinado y un aviso al agresor despertó su mito.

Según cuenta la legendaria historia, Gil fue un trabajador rural que adoraba a San La Muerte y terminó reclutado por el Partido Autonomista para pelear contra los liberales, pero desertó, por lo que fue declarado traidor y delincuente.

El 8 de enero de 1878 fue capturado, colgado de su pie en un árbol de espinillo y degollado.

Los historiadores correntinos sostienen que Gil le dijo a su verdugo que debería rezar su nombre por la vida de su hijo, quien estaba muy enfermo. El verdugo así lo hizo y su hijo sanó milagrosamente.

En agradecimiento, el verdugo enterró el cuerpo en el lugar donde hoy está el santuario y las personas que se enteraron del “milagro” construyeron un altar, que no paró de crecer y sumar adeptos.

Si bien la Iglesia Católica no reconoce a Gil como un “santo”, desde comienzos de los 2000 admitió el clamor popular que generaba el gaucho y comenzó a formar parte de las celebraciones.

“Solo viajes K”: crearon un grupo de Whatsapp para taxistas y pasajeros kirchneristas

Vía mensaje acuerdan previamente el destino y así evitan la discusión política en el trayecto

En tiempos de crisis económica, la grieta ideológica parece incrementarse día tras día. El respeto por la opinión del otro se devalúa como la moneda. Y no hay ciudad en la Argentina que sea ajena a esa realidad. En los últimos días se conoció la existencia de un grupo de Whatsapp donde una treintena de taxistas promueven viajes solo de pasajeros kirchneristas.

Esto ocurre en Rosario. El administrador es Dante y el grupo se llama “Solo viajes K”. Según contó en declaraciones al programa Radiópolis, de Radio Dos, primero quiso reunir a colegas que apoyan a la ex presidenta, pero la convocatoria se amplió y hoy ya son poco más de 30 choferes y 100 pasajeros.

El objetivo del grupo es dejar de escuchar comentarios desafortunados contra el gobierno anterior y la líder del espacio político. Básicamente es evitar conversar con quienes piensen distinto o no comparten su ideología política.

Vía Whatsapp acuerdan previamente el destino y así evitan la discusión política en el trayecto
Vía Whatsapp acuerdan previamente el destino y así evitan la discusión política en el trayecto

La idea original era formar un grupo de taxistas que pertenecieran a la misma ideología. Esto surgió en septiembre del año pasado. Fui conociendo a algunos y así nos fuimos agrupando. En la actualidad hay treinta y pico de choferes. A partir de ahí se me ocurrió incorporar a pasajeros que uno va conociendo en los viajes y pedir en el grupo que nos llamen a nosotros porque me di cuenta de que había pasajeros que querían viajar con taxistas que tuvieran la misma forma de pensar. Ahora somos 130 personas“, contó Dante.

La metodología

Los pasajeros piden los viajes en el grupo especificando zona, cruce de avenidas cercanas, nombre de barrio, etc. Nunca se da la dirección exacta. Si hay algún chofer en condiciones de buscarlo, responde. Luego la coordinación del viaje sigue por privado. Una vez concluido el trámite, el chofer o el mismo usuario avisa en el grupo la concreción del traslado así evita que otro taxista quiera tomar el mismo viaje.

Igualmente, el creador de esta insólita y a la vez cuestionable medida dejó en claro que no tiene problemas en llevar pasajeros que no piensen como él y que, claro, lo hace habitualmente, aunque eso implique no hacer silencio ante comentarios que no comparte.

Milagro en mar abierto, náufrago sobrevive gracias a sus… ¡jeans!

Un truco digno de la serie McGyver permitió que un alemán durara varias horas entre olas gigantes después de caer de un yate.

ESTADOS UNIDOS, Miami.- Gracias a una artimaña diabólicamente astuta, un alemán sobrevivió en medio de vientos casi huracanados antes de ser rescatado el seis de marzo. Junto a su hermano, Arne Murke zarpó de Auckland (Nueva Zelanda) con destino a Brasil, para entregar un yate a un comprador. A unos 30 kilómetros de la bahía de Tolaga, el dúo tuvo que enfrentarse a mares de tormenta. La vela mayor de 12 metros se rompió y Arne, que solamente llevaba camiseta y jeans, cayó por la borda.

“Mi hermano reaccionó inmediatamente, pero las olas tenían unos tres metros de alto. Me lanzó un chaleco salvavidas atado a una cuerda. Pero, no pude agarrarlo, ya estaba demasiado lejos”, comenta el náufrago milagroso al diario “New Zealand Herald”.

Abandonado a su suerte en mar abierto, no entró en pánico. Entonces surgió una idea loca, pero efectiva: transformar sus jeans o vaqueros en un flotador… se quitó los pantalones, hizo nudos en el extremo de ambas piernas y dejó entrar el aire antes de sumergirlo. En poco tiempo, se había fabricado un salvavidas.

“Afortunadamente, sabía el truco. Sin estos jeans, yo no estaría aquí hoy, realmente me salvaron”, confiesa el hombre de 30 años, que en medio del oleaje gigante pensó mucho en su hija de 10 meses, que vive con su pareja en Filipinas.

Después de cuatro horas de angustia, un helicóptero que lo buscaba lo vio agitando las manos. Los pilotos que rescataron al joven publicaron un video de este final feliz en Facebook. “¡Tiene una oportunidad increíble de estar vivo!”, según la leyenda.

Policía detiene a Batman por exceso de velocidad en su Batimóvil

Sí, estás leyendo bien, esto tiene muy poco de haber sucedido.

El mundo está lleno de superhéroes que hacen que nuestros largos y tediosos días sean mucho más llevaderos. Hay seres humanos con la capacidad de lograr que nuestra estancia en el planeta sea más sutil, leve y placentera. Pero siempre habrá alguien dispuesto a frenar tus habilidades y crear una pared que no te deje llevar la buena nueva a los demás. En Brampton, Canadá, una mujer policía detuvo a ‘Batman’ en la carretera y lo hizo bajarse de su Batimóvil.

Un conductor al ver que lo que estaba sucediendo no era parte de algún cómic sino de la vida real, mundana y terrenal, sacó su teléfono —cómo no— y compartió el video en Youtube para que pasara lo que tenía que suceder en internet, la tierra gobernada por la economía del like.

La agente policial, según lo que podemos observar en el video, presuntamente detiene a nuestro Batman por exceder el límite de velocidad en su Batimóvil. Y pues claro, ¿cómo va a manejar a una velocidad normal? En el video podemos ver a Batman dando explicaciones a la policía, pero, como todas las cosas interesantes y espectaculares de la vida, no terminamos de saber o entender bien qué dice.

Batman, el Batimóvil, la policía y exceso de velocidad. Qué tiempo para estar vivos, mis estimados.

Publicado originalmente en VICE.com