Le amputaron la pierna a la mujer arrastrada por un alud en un sendero de montaña en Bariloche

La turista oriunda de Buenos Aires intentó cruzar un arroyo y fue arrastrada unos 250 metros. La operaron anoche pero las lesiones eran de gravedad.

La mujer de 35 años que fue arrastrada por un deslave al intentar cruzar un arroyo en el sendero del refugio Jakob ayer por la tarde perdió una de sus piernas.

El médico Víctor Parodi, de la Secretaría Técnica del hospital Ramón Carrillo, confirmó que tras una larga cirugía que se llevó a cabo durante las últimas horas del jueves, fue necesario amputar la pierna debido a las graves lesiones que presentaba.

El helicóptero trasladó a la mujer desde el arroyo Casa de Piedra hasta el Varadero de Parques Nacionales. Desde ahí, una ambulancia la llevó al hospital Ramón Carrillo.

«Ingresó con un shock hipovolémico por la pérdida de sangre y una lesión grave en una de sus piernas. Apenas se logró estabilizar la pérdida de sangre, ingresó al quirófano y fue necesario llevar adelante una amputación», especificó el médico.

En este momento, la mujer se encuentra en terapia intensiva bajo asistencia respiratoria y con pronóstico reservado.»En el contexto general, se espera que la evolución sea buena, pero hay que esperar 12 horas», dijo Parodi.

El médico Martín Raffo, integrante de la comisión de auxilio del Club Andino Bariloche que participó del rescate, detalló que el accidente se produjo a menos de 3 kilómetros del Tambo Báez, donde se inicia la picada, cuando la mujer regresaba del refugio.

«Su novio alcanzó a cruzar el arroyo que baja del Bella Vista y segundos atrás, cruzó ella, pero el alud la arrastró más de 250 metros hasta el arroyo Casa de Piedra. De hecho, la llegó a meter en este último», contó.

El Servicio Meteorológico Nacional había emitido un alerta amarillo sobre la tormenta y la intendencia del parque Nahuel Huapi había recomendado no recorrer senderos de montaña ni playas.

Junto a la pareja afectada, caminaba otro joven que, al observar el deslave, corrió hasta el Tambo Báez en busca de ayuda. «Por eso, el primer aviso que nos llegó a nosotros era que un alud se había llevado a una persona. Ahí cada minuto cuenta. Por suerte, se pudo llegar rápido al lugar y en menos de una hora, había tres paramédicos, dos médicos y 20 personas en el lugar asistiendo», señaló Raffo.

Cuando los rescatistas llegaron al lugar, el hombre ya había encontrado a su novia y le había hecho un torniquete que evitó que siguiera perdiendo sangre. De inmediato, se improvisó una especie de helipuerto para que el helicóptero pudiera aterrizar en ese lugar y trasladar de urgencia a la turista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *