Ciencia

La ONU alertó que los últimos ocho años fueron los más cálidos de la historia

La temperatura media del planeta ya subió 1,15°C y la comunidad busca mantener ese valor que, anunciaron, podría ser superada durante esta misma década. Además, el organismo presentó un informe que, advierte, es una “crónica del caos climático” .

Cada uno de los últimos ocho años fueron más cálidos que todos los registros conocidos hasta la fecha, según un informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), agencia especializada de la ONU, publicado este domingo en la apertura de la conferencia del cambio climático COP27 en Egipto.

El informe es una “crónica del caos climático”, un fenómeno que “se está produciendo a una velocidad catastrófica, arrasando vidas en todos los continentes”, indicó el secretario general de la ONU, António Guterres, en un mensaje de video difundido en la cumbre que se desarrolla en la ciudad balnearia de Sharm el Sheij.

“Al inicio de la COP27, nuestro planeta nos está mandando una señal de alarma”, alertó Guterres, en declaraciones reproducidas por la agencia de noticias AFP.

Para contrarrestar esa situación se necesitarán “acciones ambiciosas y creíbles” durante la conferencia en Egipto que arrancó este domingo, añadió.

La temperatura media del planeta, en comparación con la era preindustrial, ya subió 1,15°C. Oficialmente, la comunidad internacional se comprometió a luchar para que ese aumento se mantenga en 1,5ºC, un objetivo que podría ser superado esta misma década.

Cómo afecta “La Niña” al calentamiento global

El año 2022 será “solamente” el quinto o sexto más caliente que se conoce, a partir de los registros oficiales, y eso “gracias” a la influencia inhabitual, por tercer año consecutivo, del fenómeno oceánico La Niña, que provoca un descenso de las temperaturas en algunas regiones del planeta, indicó la OMM.

La Niña “no está invirtiendo la tendencia a largo plazo; es solamente una cuestión de tiempo antes de que llegue un nuevo año más cálido”, insistió la agencia.

El fenmeno ocenico La Nia provoc un descenso de las temperaturas en algunas regiones del planeta Foto Archivo
El fenómeno oceánico La Niña provocó un descenso de las temperaturas en algunas regiones del planeta. Foto: Archivo

La evaluación definitiva llegará en 2023, pero la OMM ya advirtió que “los ocho años de 2015 a 2022 serán probablemente los más cálidos registrados” hasta la fecha.

La temperatura media durante la década 2013-2022 está estimada en 1,14°C superior respecto a la era preindustrial, en comparación con 1,09°C registrados durante el periodo 2011-2020.

“Ya es demasiado tarde para muchos glaciares, y el derretimiento continuará durante centenares, o incluso miles de años, lo que tendrá grandes consecuencias sobre el abastecimiento de agua”

El diagnóstico de los especialistas

Los expertos afirman que cada décima de grado más de la temperatura tiene un efecto multiplicador en los episodios metereológicos virulentos.

“Las concentraciones de CO2 en la atmósfera son tan elevadas que el objetivo de 1,5°C (…) apenas es alcanzable”, comentó el titular de la OMM, Petteri Taalas.

“Ya es demasiado tarde para muchos glaciares, y el derretimiento continuará durante centenares, o incluso miles de años, lo que tendrá grandes consecuencias sobre el abastecimiento de agua”, apuntó.

Los glaciares en los Alpes registraron en 2022 una pérdida récord de masa glacial, con una reducción de su espesor de 3 a 4 metros, “mucho más que durante el récord precedente de 2003”.

Inundaciones en China a causa del calentamiento Foto AFP
Inundaciones en China a causa del calentamiento. /Foto: AFP

Las noticias en torno a la elevación del nivel de los océanos tampoco son buenas, a causa del deshielo en los polos.

El nivel de los océanos aumentó 10 milímetros desde enero de 2022, lo que equivale al 10% del alza registrada desde que empezaron las mediciones mediante satélite hace cerca de 30 años. El ritmo se duplicó desde 1993.

Este 2022 ya dejó varios episodios metereológicos como las inundaciones en Pakistán y el sur de África, el huracán Ian que en septiembre pasado causó destrozos en el oeste de Cuba y el sureste de Estados Unidos, y la sequía en Europa, entre otros fenómenos catastróficos.

La NASA intentará lanzar nuevamente el Artemis 1 a la Luna

El nuevo programa insignia de la agencia espacial estadounidense se postergó debido a problemas técnicos, incluidas fugas de gas, y luego por el huracán Ian que azotó Florida, desde donde debe despegar el cohete.

La NASA confirmó este miércoles que intentará lanzar nuevamente su megacohete a la Luna el 14 de noviembre, con fechas alternativas esa misma semana.

La misión no tripulada Artemis 1 se postergó debido a problemas técnicos, incluidas fugas de gas, y luego por el huracán Ian que azotó Florida, desde donde debe despegar el cohete, aseveró la agencia AFP.

“Las inspecciones y los análisis de la semana pasada confirmaron que se requiere un trabajo mínimo para preparar al cohete y a la nave espacial para su lanzamiento desde la plataforma 39B en el Centro Espacial Kennedy”, explicaron desde la agencia espacial estadounidense a través de su blog.

La nueva ventana de lanzamiento, con una duración de 69 minutos, se abrirá el 14 de noviembre a las 7 hora local (8 en Argentina), con fechas alternativas el 16 de noviembre a la 1:04 (2:04 en Argentina), y el 19 de noviembre a las 1.45 hora local (2.45 en Argentina).

Cincuenta años después de la última misión del programa Apolo, Artemis es el nuevo programa insignia de la NASA.

La misión Artemis 1 busca garantizar que la cápsula Orion, en la parte superior del cohete, sea segura para transportar humanos a la Luna en el futuro.

La NASA volvió a cancelar el lanzamiento de la misión Artemis I

Una fuga de combustible hizo fracasar nuevamente las chances de concretar la operación, pese a tres intentos por corregir el desperfecto pro parte de los ingenieros. La primera prueba el despegue del cohete con la nave espacial Orion se canceló el lunes pasado por problemas en un motor que no alcanzó la temperatura adecuada. 

La agencia espacial de los Estados Unidos, NASA, anunció este mediodía la suspensión del lanzamiento de la misión espacial no tripulada a la Luna “Artemis I” debido a una fuga de combustible, luego de al menos tres intentos por solucionarlo por parte de los ingenieros.

Es la segunda vez que se cancela el lanzamiento tras registrar problemas en un motor el pasado lunes.

“La misión Artemis I a la Luna ha sido aplazada. Los equipos han intentado solucionar un problema de una fuga en la transferencia de combustible al cohete, pero no lo han conseguido”, informó la NASA en las redes sociales según citó la agencia Europa Press.

En tanto, en la web se indicó: “El director de lanzamiento canceló el intento de lanzamiento de Artemis I de hoy aproximadamente a las 11:17. Los equipos encontraron una fuga de hidrógeno líquido mientras cargaban el propulsor en la etapa central del cohete Space Launch System”.

“Los múltiples esfuerzos de solución de problemas para abordar el área de la fuga volviendo a colocar un sello en la desconexión rápida donde se alimenta hidrógeno líquido al cohete no solucionaron el problema. Los ingenieros continúan recopilando datos adicionales”, añadieron.

Esta mañana, los ingenieros trabajaron para solucionar por tercera un problema con la fuga de hidrógeno líquido, en su segundo intento de lanzar a la Luna el cohete de la misión Artemis I, el vuelo no tripulado que prepara el camino para establecer la presencia humana a largo plazo en el satélite, luego de que el lunes pasado se cancelara la primera prueba por problemas en un motor.

Telam SE

“Los ingenieros continúan con los esfuerzos de solución de problemas para abordar una fuga de hidrógeno líquido en una cavidad en la desconexión rápida donde se unen las placas del lado de vuelo y del lado de tierra. Una vez más, intentarán calentar la desconexión rápida para intentar restablecer el sello”, se informó esta mañana desde la web de la agencia aeroespacial norteamericana.

Y agregaron: “El tanque de oxígeno líquido de la etapa central está lleno y se está reabasteciendo a medida que se evapora parte del propulsor superenfriado”.

El despegue del cohete con la nave espacial Orion estaba programado para realizarse desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Florida, durante un período de dos horas que comenzaba a las 14:17 EDT (15:17 hora de Argentina), pero iba a depender que todo funcione correctamente y del clima.

La misión está compuesta por la nave espacial Orion y el cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, por sus siglas en inglés).

La NASA informó que el fallo que impidió llevar a cabo el lanzamiento del Artemis I el lunes tenía relación con uno de los cuatro motores de la etapa central del SLS. En concreto, el motor número 3 no era capaz de alcanzar la temperatura adecuada requerida para el despegue.

Una vez solucionado el fallo, el cohete se preparó para el lanzamiento este sábado desde la plataforma 39B del Centro Espacial Kennedy de el cabo Cañaveral, en Florida.

La misión

Artemis I pretende ser la primera prueba integrada de los sistemas de exploración del espacio profundo de la NASA: la nave espacial Orion, el cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) y los sistemas terrestres en el Centro Espacial Kennedy en Florida que mantendrán la comunicación a medida que la nave se desplace rumbo a la Luna.

Se espera que Orion vuele más lejos de lo que jamás haya volado ninguna nave espacial construida para humanos, superando el récord de distancia del Apolo 13.

Para el despegue, se utilizará el cohete más poderoso de la NASA con una altura 98 metros, casi como un Obelisco de Buenos Aires y medio.

La misión tendrá una duración total de 42 días, 3 horas y 20 minutos, y busca poner en la órbita lunar a la cápsula Orion para probar la seguridad de los futuros astronautas, entre los que figurará la primera mujer y la primera persona negra en pisar la Luna.

Como este vuelo no es tripulado, viajará en el asiento del comandante el maniquí “Moonikin Campos”, bautizado así en memoria de Arturo Campos, el ingeniero que tuvo un rol clave en el regreso seguro del Apolo 13 a la Tierra.

Moonikin vestirá con el traje completo de astronauta y estará acompañado por dos torsos llamados Helga y Zohar, que ocuparán los dos asientos inferiores de la nave y medirán con 6.000 sensores la radiación espacial que los astronautas pueden experimentar.

“Una vez que salís de la Tierra hay mucha más radiación”, explicó a Télam Pablo de León, científico argentino que trabaja en la NASA hace más de 30 años.

Hechos de plástico, Helga y Zohar, incluyen imitaciones de huesos y órganos, como pulmones, estómago, útero y la médula ósea.

Para el despegue se utilizar el cohete ms poderoso de la NASA con una altura 98 metros
Para el despegue, se utilizará el cohete más poderoso de la NASA con una altura 98 metros.

“Uno de los torsos tendrá un chaleco especial protector y el otro no, para hacer comparaciones y ver si será necesario que los astronautas utilicen estos chalecos todo el tiempo durante el viaje”, explicó el ingeniero aeroespacial oriundo de Cañuelas.

Hace 50 años, los doce astronautas que caminaron por la Luna con el programa Apolo recibieron la radiación en vuelos que eran de corta duración.

“Ahora estamos hablando de misiones que van a ser de más de 30 días, entonces los efectos de la radiación pueden ser más nocivos”, explicó De León.

Si todo sale bien en la plataforma de lanzamiento de Cabo Cañaveral, más de 100 mil personas podrán sentir el ruido del estallido y la “vibración en el pecho” del cohete más poderoso de la historia, describió De León.

Incluso, se aguardan más visitantes que el lunes pasado, ya que por ser el fin de semana largo del Día del Trabajo se podrían superar las 200 mil personas.

La cobertura completa del lanzamiento en vivo en español se ve desde las 13 EDT (14 hora de Argentina) en el canal oficial de Youtube de la NASA

Captan una ‘fábrica de estrellas’ en el corazón de la Vía Láctea por primera vez en la historia

Un equipo de astrónomos en Chile registró el origen de cientos de miles de cuerpos celestes. Por su naturaleza, lo nombraron una ‘fábrica de estrellas’.

Mirar al cielo es mirar al pasado. Aunque podría parecer metafórico, éste es un hecho astronómico. Como tal, cuando los científicos observan la creación de astros y nuevos cuerpos celestes, están registrando eventos que sucedieron miles de millones de años antes. Tal es el caso de una ‘fábrica de estrellas’ que, en el centro de la Vía Láctea, se descubrió recientemente con la cámara del Very Large Telescope (VLT) ubicado en Chile.

Con esta tecnología, el equipo de astrónomos realizó el sondeo GALACTICNUCLEUS: el más detallado que se ha hecho en la historia, según lo describe Space. En éste, se planteó estudiar un área de 64 mil años luz cuadrados, que se enfocara en el corazón de la Vía Láctea.

Un corazón atestado de estrellas nuevas

Los astrónomos en Chile partieron de la base de que el centro de la Vía Láctea es una zona densamente poblada de estrellas. Aproximadamente a 26 mil años luz de la Tierra, calculan los científicos, sólo se había observado una fracción muy pequeña de estos astros.

Ahora, con la cámara del VLT, los investigadores consiguieron registrar 3 millones de estrellas jóvenes. Este procedimiento se logró con mucho más detalle de lo que se había realizado antes. Según Francisco Nogueras-Lara, investigador del Instituto Max Planck de Astronomía y autor del estudio, esta ‘fábrica de estrellas’ ha generado que el corazón de nuestra galaxia rebose en estrellas nuevas:

«LAS ESTRELLAS JÓVENES QUE ENCONTRAMOS TIENEN UNA MASA TOTAL DE MÁS DE 400.000 MASAS SOLARES», DIJO EL ESPECIALISTA EN UN COMUNICADO. «ESO ES CASI DIEZ VECES MAYOR QUE LA MASA COMBINADA DE LOS DOS CÚMULOS ESTELARES MASIVOS QUE SE CONOCÍAN PREVIAMENTE EN LA REGIÓN CENTRAL».

Con estas observaciones, Nogueras-Lara y su equipo determinaron que la región cercana al agujero negro supermasivo al centro de la Vía Láctea, Sagitario A*, es proclive al nacimiento de nuevas estrellas. De hecho, es 10 veces más propensa que el resto de la galaxia desde hace 100 millones de años.

Descubren inusuales ‘terremotos estelares’ sobre la superficie de soles distantes en la Vía Láctea

A manera de vibraciones, los terremotos estelares son ajustes que pasan en la superficie de las estrellas. Esto implican para nuestra galaxia.

El hallazgo se hizo casi por accidente. En una de las observaciones espaciales de la nave Gaia, el centro astronómico de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), los astrónomos detectaron un movimiento inusual entre soles distantes. Sobre la superficie solar, las estrellas parecían transformarse. Casi como si se ajustaran. Por la manera en la que las ondas se dispersaron en el espacio, los científicos llamaron a este fenómeno ‘terremoto estelar‘.

Aunque el observatorio no está diseñado para identificar estos eventos —que la ESA denomina como ‘starquakes’—, los científicos detectaron «tormentas que tienen lugar en la ‘corteza’ de estrellas alrededor de la Vía Láctea«, según lo describe Popular Mechanics. Podría ser que estos movimientos sobre la superficie de las estrellas sean herencia del Big Bang.

Casi por casualidad

terremotos solares
Fotografía de Mercurio cruzando frente al Sol. / Getty Images

Según los científicos de la ESA, las estrellas tienen un papel importante en la Vía Láctea. Como en el Big Bang sólo se generaron helio e hidrógeno —los elementos más simples que existen—, todo lo demás se generó al interior de estos cuerpos celestes. Visto así, todavía hay estrellas en nuestra galaxia que están hechas de estos materiales ‘primordiales’.

No todas las estrellas, sin embargo, tienen este corazón antiguo. Por ejemplo, nuestro Sol es resultado de generaciones de otros cuerpos celestes. En la historia de la investigación espacial, nunca antes se habían detectado movimientos ‘transformadores’ en las estrellas. Sin embargo, el equipo de observación que gestiona Gaia los registró con el mapa más detallado de la Vía Láctea realizado hasta ahora.

El proyecto inició en 2013. Casi una década después, Gaia es capaz de observar su entorno en tres dimensiones, con la premisa de que pueda realizar una especie de ‘censo del Universo’. Con éste, se podrá hacer el compendio más ambicioso y detallado de las cosas que existen en el cosmos. Fue así como, casi por casualidad, los astrónomos detectaron los terremotos solares.

Ajustes estelares

Hasta ahora, Gaia ha contado cerca de mil millones de estrellas. Comparativamente, esto representa sólo el 1 % de toda nuestra galaxia. Sin embargo, los científicos lo consideran como «un gran paso adelante en los datos disponibles sobre nuestro universo».

En algunas de ellas, los astrónomos detectaron ‘vibraciones’ sobre la superficie, que tenían un poder transformador en todo el astro. Los terremotos estelares modifican la apariencia de las estrellas, no sólo haciéndolas más grandes. El problema es que estas alteraciones en su forma esférica son mucho más difíciles de documentar que otros datos, como su tamaño o edad.

En un comunicado, el equipo de Gaia describe estos movimientos como ‘tsunamis’, que afectan a la totalidad de la estrella. A diferencia de otros eventos que suceden en la superficie de los astros, los terremotos solares se presentan como ráfagas luminosas que, de un momento a otro, desaparecen.

Con el tiempo, dicen los investigadores, este fenómeno podría arrojar más luz sobre los orígenes del Universo.

Científicos argentinos midieron la masa de una de las estrellas más masivas de la Vía Láctea

Un equipo de astrónomos y astrónomas argentinas lograron hallar la cantidad de sustancia que posee el centro de masa en torno al cual orbitan juntas un par de estrellas: 93 veces la de nuestro Sol. El investigador del Conicet de La Plata, Roberto Gamen, aseguró que “sin estrellas masivas, la vida no podría existir tal como la conocemos”.

Astrónomos argentinos, entre ellos un investigador del Conicet de La Plata, lograron medir la masa de una de las estrellas más masivas de la Vía Láctea, informó el organismo científico.

Se trata del sistema binario WR21a, un par de estrellas que orbitan juntas en torno a un mismo centro de masa y que fueron las protagonistas del hallazgo publicado en la revista científica Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Ese sistema lo integra otro objeto con el que se ocultan mutuamente y por tener una órbita excéntrica quedan alineadas respecto de la Tierra causando un eclipse parcial, que permitió obtener los datos precisos.

“Este sistema fue identificado como eclipsante, gracias a que el momento en que están más cerca una de la otra coincide con el instante en que se encuentran alineadas respecto de la Tierra y provocan un eclipse parcial. Ese fue el guiño que nos dio la posibilidad de calcular su masa: 93 veces la de nuestro Sol“, destacó Roberto Gamen, investigador del Conicet en el Instituto de Astrofísica de La Plata (IALP, Conicet-UNLP).

La masa, es decir la cantidad de sustancia que posee un objeto, es un parámetro físico fundamental en el estudio de las estrellas y la evolución del universo, pero es a su vez uno de los más difíciles de determinar empíricamente.

“Si bien los astrónomos y las astrónomas nos las ingeniamos para calcular las masas estelares a partir de otros parámetros teóricos, la manera más directa es a través del estudio de los movimientos de las estrellas que se encuentran en sistemas binarios -más de la mitad de las estrellas están agrupadas así-. Y, mejor aún, si existe la condición extra de que las componentes que forman esa binaria se eclipsan mutuamente, es decir que durante su movimiento una estrella pase por delante de la otra y oculte una parte o toda su luz”, apuntó Gamen.

El investigador integra un equipo de astrónomos y astrónomas que hace 15 años monitorean unas doscientas estrellas utilizando telescopios de Argentina y Chile.

“Las estrellas son las únicas capaces de crear los átomos que constituyen a los seres vivos: el oxígeno del agua, el fósforo de los ácidos nucleicos, el calcio de los huesos, y el sodio fueron creados en las estrellas masivas”

Roberto Gamen, investigador del Conicet

“Observamos estrellas candidatas a tener masas unas ocho veces mayores a la del Sol. El estudio de este tipo de objetos es necesario por muchas razones. Entre ellas, porque al ser las más luminosas de todas las estrellas, son las únicas que se pueden detectar en las galaxias más distantes. Entonces, entender las estrellas masivas de la Vía Láctea nos permite extrapolar ese conocimiento a otras galaxias”, puntualizó.

Explicó que “las estrellas, además de ser fascinantes en sí mismas, según sabemos son las únicas capaces de crear los átomos que constituyen a los seres vivos: el oxígeno del agua, el fósforo de los ácidos nucleicos (ADN y ARN), el calcio de los huesos, y el sodio -que participa en el metabolismo celular y en la contracción muscular- fueron creados en las estrellas masivas y eyectados al espacio interestelar, ya sea durante algunas de sus etapas evolutivas o bien en las eyecciones propias de las supernovas. Es decir que, sin estrellas masivas, la vida no podría existir tal como la conocemos”.

Descubren huellas de dinosaurio de hace 113 millones de años tras grave sequía en un parque de EE.UU.

(CNN) — Huellas de dinosaurios de hace unos 113 millones de años se revelaron en el Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios en Texas tras las severas condiciones de sequía que secaron un río, dijo el parque el lunes en un comunicado.

“La mayoría de las huellas que se han descubierto recientemente y que se han descubierto en diferentes partes del río en el parque pertenecen a Acrocanthosaurus. Este era un dinosaurio que, cuando era adulto, medía unos 4,5 metros de altura y (pesaba) cerca de siete toneladas”, dijo la portavoz del parque Stephanie Salinas García a CNN en un correo electrónico.

La otra especie que dejó huellas en el parque de Glen Rose, Texas, fue el Sauroposeidon, que mediría unos 18 metros de altura y pesaría unas 44 toneladas de adulto, añadió García.

La sequía excesiva de este verano boreal provocó que un río del parque se secara por completo en la mayoría de los puntos, dejando al descubierto las huellas, el último secreto bien escondido que ha salido a la luz debido a que las masas de agua se han secado en todo el mundo.

Se han descubierto las huellas de un dinosaurio de 18 metros en el lecho de un río seco en el Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios en Texas.

La semana pasada, más del 60% de Texas sufría sequía en dos de las categorías más intensas, según el US Drought Monitor. El estado también ha experimentado recientemente olas de calor que llevaron las temperaturas a superar los 37,7 °C, dejando a millones de personas bajo alertas de calor excesivo.

La crisis climática provocada por el ser humano también ha aumentado la posibilidad de que se produzcan con más frecuencia cambios drásticos en los periodos de sequía y de altas precipitaciones, como las inundaciones repentinas de esta semana en la zona de Dallas.

En condiciones meteorológicas normales, las huellas de dinosaurio encontradas en el lecho del río están bajo el agua y llenas de sedimentos, lo que las hace menos visibles, explicó García.

“Poder encontrar estos descubrimientos y conocer nuevas huellas de dinosaurio es siempre un momento emocionante en el parque”. añadió García.

Mientras tanto, se espera que las huellas vuelvan a estar ocultas ya que se prevén lluvias, dijo García, quien añadió que el proceso ayuda a proteger las huellas de la intemperie natural y la erosión.

“Aunque estas nuevas huellas de dinosaurio fueron visibles durante un breve periodo, provocaron el asombro y la emoción de encontrar nuevas huellas de dinosaurio en el parque”, dijo García. “El Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios continuará protegiendo estas huellas de 113 millones de años no solo para las generaciones presentes, sino también para las futuras”.

Las huellas son apenas el más reciente descubrimiento producido por un descenso del nivel del agua debido a la sequía, tanto en Estados Unidos como en el extranjero: en los últimos meses se han descubierto cinco conjuntos de restos humanos en el lago Mead, en Utah, ya que el embalse ha descendido a un 27% de su capacidad total.

En el este de Serbia, decenas de barcos de guerra alemanes cargados de explosivos quedaron al descubierto en el río Danubio, que se está secando. En el embalse de Valdecanas, en España, se descubrió un círculo de piedra prehistórico apodado el “Stonehenge español”. Y en el mermado río Yangtze se encontraron estatuas budistas que se cree tienen 600 años de antigüedad.

Chos Malal, Rincón de los Sauces y Zapala se preparan para las instancias zonales de la Feria de Ciencias

Los proyectos seleccionados participarán luego de la etapa provincial.

El ministerio de Gobierno y Educación y el Consejo Provincial de Educación (CPE) invitan a las instituciones educativas de Chos Malal, Rincón de los Sauces y Zapala a participar de las instancias zonales de la Feria de Ciencias, que se desarrollarán los días 18, 19 y 22 de agosto en las distintas sedes designadas.

La actividad es llevada adelante por la Coordinación Provincial de Feria de Ciencias de la provincia del Neuquén, dependiente de la Coordinación de Educación Social y Cultural.

El ministro de Gobierno y Educación, Osvaldo Llancafilo, destacó que “entre las distintas líneas de trabajo que llevamos adelante se encuentra la promoción de los aprendizajes que los estudiantes adquieren en las aulas, socializarlo, compartirlo con la comunidad, con sus familias y amigos. Hacerlo de esta manera es también incentivarlos en el desarrollo de propuestas, proyectos institucionales y pedagógicos”.

Agregó que “finalmente, hoy nos encontramos en una nueva realidad post pandemia que permite que nuevamente se retorne a un formato presencial de cara a las tres instancias -zonal, provincial y nacional-, una nueva oportunidad para que nuestros estudiantes exploten sus conocimientos, que los muestra como centro del sistema educativo neuquino”.

La presidenta del CPE, Ruth Flutsch, destacó que “el objetivo educativo de la Feria de Ciencias es reflejar la construcción y reconstrucción del conocimiento escolar, contribuyendo a la mejora de los aprendizajes a partir de la socialización de proyectos áulicos, según los lineamientos acordados a nivel nacional”.

Por su parte, el coordinador de Educación Social y Cultural del ministerio, Juan Marcos Vázquez, afirmó que “este es un proyecto que tiene mucho trayecto en el sistema educativo. Son programas que proponen reunir todas las áreas de conocimiento y están vistas desde la perspectiva del estudiante como protagonista”.

La Feria de Ciencias consta de tres instancias presenciales: zonal, provincial y nacional. Tendrá como eje temático especial “Malvinas”. Esta semana comenzará la primera instancia en los siguientes días y localidades: el jueves 18, en el CPEM N°4 de Chos Malal, de 12 a 16; el viernes 19, en el polideportivo de Rincón de los Sauces, de 10 a 16; y el lunes 22, en el Gimnasio Ex Veras de Zapala, de 9 a 15.

El fin operativo de las muestras que proponen las ferias es reunir, amalgamar, exponer y evaluar trabajos escolares vinculados principalmente con temas de las Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Educación Física, Educación Tecnológica, Formación Ética y Ciudadana, Lengua y Matemática, sin que queden fuera los lenguajes artísticos, las propuestas de Educación Sexual Integral y Educación Ambiental, como así también los tópicos de los campos específicos tanto de la Educación Técnica y Profesional, de la Educación Intercultural Bilingüe, como de la Formación Profesional.

En Houston todos se alistan para el regreso de la NASA a la Luna

Este mes despegará desde Texas la misión Artemis, un viaje de prueba de una cápusla capaz de llevar humanos al espacio desde 2024. 

Por Lucie Aubourg para AFPRick LaBrode lleva 37 años trabajando para la NASA, pero asegura que la apuesta de Estados Unidos por volver a la Luna es por mucho el momento culminante de su carrera.

LaBrode es el director principal de vuelo de Artemis 1, la primera cápsula capaz de llevar humanos en ser enviada a la Luna desde la última misión de Apolo, en 1972, la cual debe despegar este mes.

“Esto es mucho más emocionante que cualquier cosa en la que haya participado” antes, dijo a los periodistas presentes en el Centro de Control de Misión de la agencia espacial estadounidense, en Houston, Texas (sur de Estados Unidos).

El hombre, de 60 años, confesó a la AFP que la víspera del lanzamiento será probablemente una larga noche en vela.

“Estaré tan emocionado. No seré capaz de dormir mucho, estoy seguro”, señaló ante las icónicas pantallas gigantes del puesto de control.

Artemis 1, un vuelo de prueba no tripulado, también contará con el despegue del enorme cohete Space Launch System (SLS), el más poderoso del mundo cuando entre en operación.

Propulsará a la capsula Orion en órbita alrededor de la Luna. La nave permanecerá en el espacio por 42 días antes de volver a la Tierra.

A partir de 2024 los astronautas realizarán el mismo viaje a bordo de Orion, y ya hacia 2025 un astronauta estadounidense podría volver a pisar la Luna.

Mientras dure la misión Artemis 1, un equipo de unos 12 funcionarios de la NASA permanecerá en el puesto Misión de Control las 24 horas diarias. El centro ha sido renovado y actualizado para la ocasión.

Los equipos llevan tres años ensayando para este momento.

“Se trata de algo totalmente nuevo, un cohete totalmente nuevo, una nave espacial totalmente nueva, un centro de control totalmente nuevo”, explicó a la AFP Brian Perry, oficial de dinámicas de vuelo a cargo de la trayectoria de Orion tras el lanzamiento.
“Puedo decir que mi corazón quedará haciendo tum tum, tum tum. Pero trabajaré duro para mantenerme enfocado”, declaró Perry, quien ha trabajado en numerosos vuelos de transbordadores espaciales a lo largo de años, golpeándose el pecho.

Pozo lunar

Más allá de las mejoras en la Misión de Control, el Johnson Space Center entero vive alborotado por Artemis.
En el centro del gigantesco tanque de entrenamiento para astronautas, la mayor piscina de interior del mundo con más de 60 metros de largo, 30 de ancho y 12 de profundidad, se ha levantado una cortina negra.

En un lado del llamado Neutral Buoyancy Lab (Laboratorio de Flotabilidad Neutral) hay una maqueta de la Estación Espacial Internacional (ISS), sumergida.

Ya en el otro, se va recreando poco a poco el entorno lunar en el fondo de la piscina, con rocas gigantes hechas por una compañía especializada en decoración de acuarios.

“Apenas en los últimos meses comenzamos a poner arena en el fondo de la piscina”, indicó la subdirectora del laboratorio, Lisa Shore. “Es todo muy nuevo para nosotros y en desarrollo”, acotó.

En el agua, los astronautas experimentan una sensación que se acerca a la pérdida de gravedad en el espacio. Para entrenarse de cara a eventuales viajes a la Luna, las simulaciones deben replicar la gravedad lunar, de una sexta parte de la de la Tierra.

En una sala situada arriba de la piscina, los astronautas son guiados a distancia con un retraso de cuatro segundos en las comunicaciones similar al que se experimenta en la superficie de la Luna.

Seis han completado el entrenamiento y otros seis deberían lograrlo para finales de septiembre. Este último grupo llevará los nuevos trajes espaciales encargados por la NASA para la misión Artemis.

“El apogeo de esta instalación ocurrió cuando todavía volaba el trasbordador espacial y estábamos ensamblando la estación espacial”, detalló el jefe de la oficina del laboratorio, John Haas.

Entonces se llevaban a cabo 400 entrenamientos con astronautas en trajes espaciales cada año, contra unos 150 de la actualidad. Pero Artemis infundió una nueva urgencia en el laboratorio.

Cuando la AFP visitó la instalación, ingenieros y buzos probaban como es tirar de un carro en la Luna.

Nueva edad de oro

Cada sesión en la alberca pueda durar hasta seis horas.

“Es como correr un maratón dos veces, pero con las manos”, explica a la AFP el astronauta Victor Glover.
Glover volvió a la Tierra el año pasado tras pasar seis meses en la Estación Espacial Internacional. Ahora trabaja en un edificio dedicado a todo tipo de simulaciones.

Dijo que su trabajo consiste en ayudar a “verificar procedimientos y equipos” para que luego que la NASA finalmente designe los astronautas de la Artemis que participarán en las misiones a la Luna -de las que él podría ser parte-, estén “listos para irse”.
Usando cascos virtuales, los astronautas pueden acostumbrarse a caminar en condiciones oscuras en el Polo Sur de la Luna, donde aterrizarán las misiones.

Una imagen de la llegada de Estados Unidos a la Luna en 1969
Una imagen de la llegada de Estados Unidos a la Luna en 1969.

El Sol apenas se levanta por encima del horizonte allí, lo que significa que siempre hay largas sombras oscuras que dificultan la visibilidad.

Los astronautas también deben acostumbrarse a las nuevas naves espaciales, como la cápsula Orion, y los sistemas abordo.
A bordo de uno de los simuladores, sentado en el asiento de comandante, se entrena personal para acoplarse a la futura estación espacial lunar Gateway.

En otras partes del centro espacial se usa una réplica de la cápsula Orion para cuatro personas, que mide unos nueve metros cúbicos.

“Aquí se hace mucho entrenamiento de emersiones de emergencia”, indica a la AFP Debbie Korth, directora del programa Orion.
Korth, quien ha trabajado en Orion por más de una década, asegura que todo el mundo en Houston está emocionado por el regreso a la Luna y el futuro de la NASA.

“Definitivamente siento que es una nueva edad de oro”, asegura ilusionada.

Presentaron a Jakapil, el primer dinosaurio de su tipo encontrado en el Hemisferio Sur

Es un pequeño dinosaurio de unos 1,5 metros de longitud y entre 4 y 7 kilos de peso, un acorazado de dos patas que fue hallado en la provincia de Río Negro, al costado de la ruta que pasa por el pueblo de La Buitrera. 

Un dinosaurio acorazado de dos patas que fue hallado en la provincia de Río Negro y bautizado Jakapil kaniukura, fue presentado  por investigadores del Conicet y la Fundación Azara, quienes explicaron que “no sólo es el primero de su tipo encontrado en el Hemisferio Sur”, sino que tiene la particularidad de ser “el único acorazado primitivo en haber llegado hasta la era Cretácica”.

El hallazgo fue publicado en la prestigiosa revista Scientific Reports del grupo Springer-Nature con el nombre “A new Cretaceous thyreophoran from Patagonia supports a South American lineage of armoured dinosaurs” y los autores son Sebastián Apesteguía y Facundo Riguetti (ambos del Conicet, Azara y la Universidad Maimónides) y Xabier Pereda-Suberbiola (de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea).

El ejemplar fue encontrado en La Buitrera -ubicada en la localidad rionegrina de Cerro Policía, al costado de la ruta que pasa por el pueblo-, un Área Paleontológica descubierta hace 23 años por Apesteguía y su equipo, quienes también estuvieron al frente de esta excavación.

“Lo que encontramos fueron diversas partes de distintos lugares del esqueleto: varias del cráneo, de las patas, de los brazos y de los escudos protectores. No fue un esqueleto completo pero fueron suficientes piezas como para estudiarlo y darle un nombre distintivo”

Sebastián Apesteguía

“Lo que encontramos fueron diversas partes de distintos lugares del esqueleto: varias del cráneo, de las patas, de los brazos y de los escudos protectores. No fue un esqueleto completo pero fueron suficientes piezas como para estudiarlo y darle un nombre distintivo”, explicó a Télam Apesteguía.

El paleontólogo describió que “con Jakapil pasó algo diferente de lo que sucedió con otros hallazgos; cuando encontramos los primeros restos pensamos que se trataba de un pequeño cocodrilo por las placas, por los dientes con múltiples crestas, y no le prestamos mucha atención”.

“Pero a lo largo de los años fuimos juntando más material de este animalito y la preparación de los fósiles nos hizo dar cuenta de que se trataba de algo diferente y que era un nuevo acorazado, es decir una especie nueva dentro de esta familia de dinosaurios y sumamente importante”, precisó.

Foto Pepe Mateos
Foto: Pepe Mateos

Qué es un dinosaurio acorazado

Para comprender la relevancia del hallazgo, Apesteguía explicó qué es un dinosaurio acorazado.

“Los acorazados son los que conocemos técnicamente como tireóforos, son herbívoros, muy antiguos, y están formados por los anquilosaurios y estegosaurios”, contó.

Los estegosaurios tienen grandes placas en la espalda y se conocen sobre todo por los hallazgos en el Jurásico en Norteamérica, mientras los anquilosaurios vivían en el Cretácico y también tienen grandes placas en la espalda que los protegían y, a veces, contaban con una maza en la cola, describió.

“El dinosaurio que presentamos hoy no se había encontrado en ningún otro lugar del mundo, es una especie nueva pero el grupo al que pertenece, los tireóforos (es decir los acorazados) sí se han hallado previamente, incluso en Argentina”

El investigador explicó que “el dinosaurio que presentamos hoy no se había encontrado en ningún otro lugar del mundo, es una especie nueva pero el grupo al que pertenece, los tireóforos (es decir los acorazados) sí se han hallado previamente, incluso en Argentina”.

Los tireóforos primitivos, llamados basales, eran pequeños y caminaban en dos patas, “luego los tireóforos se volvieron muy grandes (más de seis o siete metros), muy pesados y cuadrúpedos”, indicó Apesteguía.

Y aclaró que “hasta el momento los tireóforos basales como Jakapil sólo se habían encontrado en el Triásico y a principios del Jurásico; entonces lo que tiene de raro este hallazgo es que se trata de un tireóforo basal que corresponde al pleno Cretácico superior (hace 100 millones de años), es decir, a la última etapa de la vida de los dinosaurios”.

Foto Pepe Mateos
Foto: Pepe Mateos

La importancia del hallazgo

En ese contexto, Apesteguía enfatizó que “este hallazgo es importantísimo por varias razones, una de ellas es que nos da mucha más información sobre el origen de los dinosaurios acorazados ya que estamos viendo un representante de un linaje muy antiguo presente en Sudamérica”.

Hasta ahora todos los representantes de ese linaje estaban en Europa o en Norteamérica, por lo que se pensaba que se había originado en el Hemisferio Norte y ahora Jakapil demuestra que este tipo de dinosaurios (los tireóforos basales) “tuvieron su capítulo en el sur, pero además da cuenta de que lograron sobrevivir hasta el fin de la época de los dinosaurios”, aseguró.

“Este ejemplar era una figurita faltante de quienes vivieron en ese desierto que llamamos Kokorkom (desierto de los huesos) y que sirve para completar el esquema de las cadenas tróficas (las redes de alimentación)”

Otro eje que destacó el paleontólogo es que el hallazgo “da un panorama inesperado sobre la diversidad de herbívoros de esta zona, porque hasta ahora los que habían aparecido eran principalmente fenodontes, es decir, parientes de los lagartos y no dinosaurios”.

“Jakapil es el primer dinosaurio herbívoro que aparece en el área paleontológica de La Buitrera en el tiempos en los que vivieron los demás integrantes de la fauna. En este sentido este ejemplar era una figurita faltante de quienes vivieron en ese desierto que llamamos Kokorkom (desierto de los huesos) y que sirve para completar el esquema de las cadenas tróficas (las redes de alimentación)”, señaló.

Cómo es Jakapil kaniukura

Hallado en territorio Mapuche-Puelche, el ejemplar fue bautizado Jakapil kaniukura porque combina palabras de ambas lenguas: Ja-Kapïl significa “portador de escudos” en lengua Guenenna iajesh, Puelche o Tehuelche del norte, mientras que kaniukura hace referencia a la “cresta de piedra” que caracteriza a la especie, en la lengua Mapudungun (mapuche).

Jakapil es un pequeño dinosaurio de unos 1,5 metros de longitud y entre 4 y 7 kilos de peso; pertenece al grupo de los dinosaurios acorazados, cuyo rasgo más distintivo es la presencia de varias hileras de huesos dérmicos (asociados a la dermis de la piel) en forma de escudos que protegen el cuello, lomo y cola del animal, similar a lo que ocurre en los cocodrilos actuales.

Al igual que el resto de los tireóforos, tienen dientes en forma de hoja (romboides y con dentículos en el borde más externo, similares a los de las iguanas actuales) y con grandes caras de desgaste, lo que se condice con un eficiente procesado de una dieta herbívora.

El rasgo más distintivo de Jakapil es la presencia de una mandíbula única para un tireóforo, relativamente corta y con una gran cresta en el borde inferior.

La mayoría de los escudos son también particulares, muy aplanados, en forma de discos.