Provincia echó al militante de ATE que disparó en San Martín

Según se informó, a poco de conocer la gravedad del hecho, el gobernador Gutiérrez firmó el decreto para desvincularlo. ATE Nacional lo expulsara del gremio.

El Gobierno provincial dispuso echar a Pedro Jofré, autor de al menos tres disparos durante los incidentes registrados el pasado viernes en San Martín de los Andes. El hombre de 38 años, acusado del presunto delito de homicidio agravado en grado de tentativa, cumplía funciones hasta hace un tiempo atrás en el ministerio de Desarrollo Social.

Fuentes de Casa de Gobierno indicaron a LMN que “hace un tiempo había solicitado la correspondiente licencia gremial para cumplir funciones en ATE, pero continuaba figurando dentro del personal del ministerio”. Agregaron que, al conocerse la noticia y la gravedad de los episodios que protagonizó, el gobernador Omar Gutiérrez resolvió el decreto correspondiente para desvincularlo de la planta de personal.

“Se trata de un episodio muy lamentable, y que pudo ser aún más grave de lo que fue, por eso no hubo dudas al adoptar la medida”, indicaron las fuentes.

Al mismo tiempo, al perder su estado de empleado público, la conducción nacional de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) decidió aplicar el artículo 11 de su estatuto y avanzar en la expulsión de Jofré.

“Casi no existen antecedentes de expulsiones en nuestra organización, pero en este caso, por su gravedad extrema, nadie dudó de su aplicación inmediata. Nuestro sindicato va a cumplir cien años de vida y nunca hubo ni habrá lugar para la violencia criminal o política”, dijo Rodolfo Aguiar, el secretario adjunto nacional de ATE.

María Isabel Sánchez

Jofré, militante de la agrupación Verde y Blanca y que responde a las órdenes Carlos Quintriqueo, secretario general de ATE Neuquén, protagonizó el último viernes de uno de los pasajes más violentos de incidentes gremiales de los últimos años. En pleno centro, a pocos metros de la municipalidad de San Martín de los Andes, tomó un revólver calibre 32 con el que efectuó al menos tres disparos.

Uno de los balazos impactó en una trabajadora municipal que terminó internada, mientras que los restantes fueron efectuados contra el reportero gráfico de LMN, Federico Soto, y su colega Patricio Rodríguez, quienes prodigiosamente salvaron su vida.

Federico Soto

Durante doce horas, el colaborador cercano de Quintriqueo estuvo prófugo, hasta que finalmente se entregó en dependencias de la Jefatura de la Policía en Neuquén capital. El sábado fue acusado y se le ordenó seis meses de prisión preventiva. En tanto, avanza la investigación sobre otros hechos denunciados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *