Coronavirus:

Argentina registra una baja del 97% en los casos de coronavirus

El país atraviesa una racha de seis semanas consecutivas con tendencia decreciente de contagios de Covid, destacó en un informe el Ministerio de Salud de la Nación.

La tendencia decreciente en los casos de coronavirus ya suma seis semanas consecutivas, mientras que se contabilizan cinco semanas de descenso en la cantidad de personas internadas en terapia intensiva y de fallecidas por la enfermedad que causa el virus SARS-CoV-2, informaron desde el Ministerio de Salud.

La cartera sanitaria afirmó que se “registra por sexta semana consecutiva un descenso en la cantidad de casos de Covid-19. En la segunda semana de enero el país tuvo el pico máximo de cantidad de infectados durante toda la pandemia, con más de 800.000 casos. Desde entonces se inició un descenso que se fue profundizando, y en la última semana epidemiológica se produjo una baja del 96,83% respecto del pico”.

También advirtieron que se está registrando una disminución del número de fallecidos, y en la cantidad de internados en terapia intensiva (UTI), que experimentan un descenso de cinco semanas consecutivas.

“Las personas internadas en UTI se redujeron un 11,71% respecto de la semana anterior, mientras que la mortalidad bajó un 56%”, afirmaron a través de un comunicado.

Al 4 de marzo, desde Salud reportaron que “se registran 83.258 casos activos, representando un 0,93% del total de casos registrados hasta la fecha (8.929.898). En lo relativo a camas de terapia (UTI) se ubica en el 39,5% a nivel nacional y un 40% en la región metropolitana del AMBA”.

En cuanto a los casos fallecidos según condición de vacunación, en la semana epidemiológica 6 se registraron 7,8 muertes cada cien mil habitantes en personas sin vacunación, porcentaje que desciende a 2,3 muertes en aquellas personas que cuentan con una sola dosis de vacuna o con segunda dosis aplicada en un tiempo mayor a 120 días.

Y la cifra baja a 0,9 muertes por cada cien mil habitantes en aquellas personas con esquema completo de vacunación, es decir en el sector que cuenta con tres dosis aplicadas o con la segunda dosis aplicada dentro de los últimos 120 días.

Respecto a la variante Ómicron, es importante destacar que ha desplazado a las demás variantes del virus y fue hallada con exclusividad en las muestras que fueron analizadas por genómica.

A principios de febrero la infectóloga Leda Guzzi ya había sostenido que “la expectativa es que el descenso se produzca rápidamente y los números están yendo en esa dirección, tanto el número absoluto de casos como el porcentaje de positividad”.

“Las personas internadas en UTI se redujeron un 11,71% respecto de la semana anterior, mientras que la mortalidad bajó un 56%”

Y vaticinó que, si bien no se puede “hacer futurología, se estima que podremos tener un comienzo del ciclo escolar más tranquilo y ahí habrá que ver cómo se comporta la curva epidémica luego del inicio de clases”.

“Nada asegura que la evolución de la pandemia siga esta misma ruta sin la emergencia de nuevas variantes más virulentas. Sin embargo, la situación actual nos permite avizorar un futuro inmediato más tranquilo, con pleno desarrollo de actividades, aunque sin descuidar los protocolos y cuidados”.

El infectólogo Eduardo López señaló esta tarde, consultado por Télam, que “es evidente que hay una disminución significativa de los casos de Covid y una relación, también, con el descenso de la mortalidad y de los internados”.

Para López, la causa de este fenómeno “es el incremento de la vacunación, más del 80% de la población tiene más de dos dosis”, recordó.

En este sentido, el infectólogo destacó el rol de la vacunación y señaló que las “vacunas son seguras, todas son eficaces”.

Para Luis Cámera, “en algún momento la ola del Ómicron se tenía que ir. Y en los próximos días veremos que la ola de Covid disminuirá aún más”.

Cámera coincidió con López en que uno de los factores es producto de la vacunación, y consideró que “la variante Ómicron tiene los días contados”, aunque advirtió que “la pandemia va a seguir estando porque el virus no desaparece”.

“Pensando en la aparición de un nuevo brote, hay que pensar en la cuarta dosis de la vacuna”, concluyó.

En las últimas 24 horas, 8.362 nuevos contagios en el país

Otras 93 personas murieron y 8.362 fueron reportadas con coronavirus en las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que suman 126.624 los fallecidos registrados oficialmente a nivel nacional y 8.929.898 los contagiados desde el inicio de la pandemia, informó este viernes el Ministerio de Salud.



La cartera sanitaria indicó que había 1.035 personas internadas con coronavirus en unidades de terapia intensiva, con un porcentaje de ocupación de camas de adultos de 39,5% en el país y del 40% en la Área Metropolitana Buenos Aires.

El parte precisó que murieron 37 mujeres y 56 hombres.



Respecto a las 37 mujeres, 14 son de la provincia de Buenos Aires, 9 de CABA, 1 de Chaco, 1 de Entre Ríos, 1 de Jujuy, 1 de Mendoza, 1 de Misiones, 3 de Neuquén, 1 de Río Negro, 2 de Salta, 1 de San Luis y 2 de Santa Fe.

El detalle de los 56 hombres fallecidos es el siguiente: 34 son de la provincia de Buenos Aires, 4 de CABA, 1 de Chaco, 1 de Corrientes, 1 de Jujuy, 1 de Mendoza, 2 de Neuquén, 1 de Río Negro, 4 de Salta, 3 de San Luis y 4 de Santa Fe.

El Ministerio indicó, además, que se realizaron en las últimas 24 horas 54.161 testeos y desde el inicio del brote ascienden a 34.433.802 las pruebas diagnósticas para esta enfermedad.

Respecto a los casos de infectados diarios reportados, en Buenos Aires se produjeron 4.156, 777 en CABA, 42 en Catamarca, 60 en Chaco, 58 en Chubut, 52 en Corrientes, 820 en Córdoba, 160 en Entre Ríos, 104 Formosa, 21 en Jujuy, 83 en La Pampa, 357 en La Rioja, 171 en Mendoza, 336 en Misiones, 58 en Neuquén, 87 en Río Negro, 20 en Salta, 46 en San Juan, 78 en San Luis, 41 en Santa Cruz, 593 en Santa Fe, 36 en Santiago del Estero, 9 en Tierra del Fuego y 197 en Tucumán.

El total de acumulados por distrito indica que la provincia de Buenos Aires suma 3.491.730 casos; la Ciudad de Buenos Aires, 1.001.812; Catamarca, 86.279; Chaco, 166.686; Chubut, 115.680; Corrientes, 131.510; Córdoba, 956.968; Entre Ríos, 198.950; Formosa, 112.830; Jujuy, 105.284; La Pampa, 105.114; La Rioja, 55.679; Mendoza, 270.253; Misiones, 58.166; Neuquén, 167.174; Río Negro, 145.502; Salta, 154.730; San Juan, 145.129; San Luis, 133.537; Santa Cruz, 86.946; Santa Fe, 735.576; Santiago del Estero, 124.722; Tierra del Fuego, 46.690 y Tucumán, 332.951.

Se incluyen casos existentes en las Islas Malvinas según información de prensa (debido a la ocupación ilegal del Reino Unido, Gran Bretaña e Irlanda del Norte no es posible contar con información propia sobre el impacto de la Covid-19 en esa parte del territorio argentino).

Covid: un nuevo estudio analizó todas las vacunas y determinó cuáles brindan más inmunidad

Según detallaron, las inmunizaciones de ARN mensajero parecerían ser más efectivas para “prevenir la infección sintomática”, mientras que las de vectores virales reducirían la mortalidad.

Si el ser humano lograr “crear” un sol artificial, reproducir el mecanismo por el cual una estrella es fuego perpetuo, se abriría una vía fascinante para lograr una fuente de energía inagotable, sin límites. Ese proyecto es el que China lleva años desarrollando (en la imagen, cuando arrancó dicho proyecto). Y, según las últimas informaciones, el sol artificial chino funciona.

Un grupo de científicos liderados por investigadores de la Copenhagen Trial Unit, en Dinamarca, lograron determinar cuál es la inmunidad que brinda cada inmunización contra el coronavirus. Es el estudio que cuenta con el “análisis más exhaustivo” de ensayos clínicos sobre vacunas contra Covid-19 realizado hasta el momento.

Según el análisis, del que formaron parte dos científicos argentinos pertenecientes al Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), asegura que las vacunas de ARN mensajero, como son Pfizer y Moderna, “parecieran ser más efectivas para prevenir la infección sintomática”.

En tanto, las de vectores virales (AstraZeneca, Sputnik V, Cansino y Janssen) actuarían del mismo modo, aunque “para reducir la mortalidad”.

Qué dice este estudio que determinó cuál es la eficacia de cada vacuna contra el Covid-19

Además de los científicos de Dinamarca y los argentinos Agustín Ciapponi y Ariel Bardach, el estudio contó con la participación de investigadores de Canadá, Reino Unido, Zambia y Nigeria. El objetivo del análisis era confirmar la seguridad de cada inmunización, además de su eficacia.

La eficacia en la prevención de Covid-19 mostró ser de 95% para las vacunas de ARN mensajero; 61% para las vacunas inactivadas (como las de Sinovac y Sinopharm); 77% para las de subunidades proteicas (como Novavax) y 68% para las de vectores virales”, aseguraron en el documento que fue publicado en la revista especializada Plos One.

En ese sentido, los científicos señalaron que, al evaluar la capacidad que tenían estas inmunizaciones para prevenir las muertes por Covid-19, “todas las vacunas mostraron ser más efectivas que los placebos o controles, pero las de vectores virales tuvieron el efecto más marcado”.

Covid: un nuevo estudio analizó todas las vacunas y determinó cuáles brindan más inmunidad

Catalogado por los científicos como “el análisis más exhaustivo de ensayos clínicos sobre vacunas contra Covid-19 realizado hasta el momento”, este estudio se basó en la evaluación de 35 investigaciones sobre vacunas de diferentes plataformas que fueron publicadas hasta el 17 de junio del año pasado.

Eliminar dudas y decisiones políticas

“La evidencia demuestra que todas las vacunas son efectivas para prevenir Covid-19 y especialmente las complicaciones serias de la enfermedad, incluida la muerte”, afirmó Ciapponi, director del Centro Cochrane Argentino del IECS (una institución académica afiliada a la Facultad de Medicina de la UBA).

El además doctor en Salud Pública e investigador del Conicet, se esperanzó en que “este trabajo contribuya a eliminar las dudas de quienes desconocen o todavía desconfían de los beneficios de vacunación y aún no se han inmunizado, así como de quienes se vacunaron, pero no completaron el esquema recomendado”.

Contar con un ranking sobre mejores opciones permite una decisión mejor informada sobre qué tratamiento o intervención es óptimo para los pacientes, y a la vez sirve en salud pública para asistir decisiones sobre políticas de cobertura”, dijo Bardach, máster en Epidemiología y director del Centro de Investigaciones en Epidemiología y Salud Pública (CIESP), en diálogo con Télam.

Recomiendan a los recuperados de Covid esperar 90 días para vacunarse

Lo sugirió la ministra de Salud, Carla Vizzotti, quien agregó que la enfermedad genera una inmunidad “que es como un refuerzo para nuestro sistema inmune” durante ese período de tiempo.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, recomendó este jueves que las personas recuperadas de Covid-19 deben esperar 90 días para aplicarse la primera, segunda o dosis de refuerzo, debido a “la inmunidad que genera la infección natural, que es como un refuerzo para nuestro sistema inmune“.

“En relación al refuerzo o a la segunda dosis de quienes tuvieron Covid, la inmunidad que genera la infección natural es como un refuerzo para nuestro sistema inmune”, dijo Vizzotti este jueves por la tarde en conferencia de prensa ante una consulta de Télam.

La titular de la cartera de Salud explicó que “entonces no es que le va a hacer mal a alguien si recibe la vacuna porque tuvo Covid, pero como la enfermedad natural es como un refuerzo a la inmunidad la recomendación es esperar tres meses para que sea más efectiva la dosis y pueda además tener protección más tiempo para adelante”.

“Esta es la recomendación: si alguien tiene Covid, entre cualquier dosis del esquema, no importa si es la primera, la segunda o el refuerzo, diferir 90 días la vacuna es la recomendación que tenemos en la Argentina”, completó Vizzotti.

Desinformaciones sobre los autotest de COVID-19: dónde surgieron y por qué los resultados de las pruebas con jugo, agua o gaseosas no son válidos

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:

  • Tras la autorización por parte de la Anmat de 4 test de autoevaluación para la detección del coronavirus, en las redes sociales aparecieron videos que muestran a personas probándolos con jugo de naranja o agua, y asegurando que dan resultado positivo.
  • Sin embargo, en los videos no se sigue el procedimiento correcto para que la prueba sea considerada válida, y en algunos casos se hacen interpretaciones erróneas de los resultados. 
  • Las desinformaciones en torno al uso de los test comenzaron a fines de 2020 en Europa, donde primero comenzaron a utilizarse estos tipos de pruebas.

Recientemente, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) aprobó el uso de 4 test de autoevaluación para la detección del virus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19. Como contamos en esta nota, se trata de test de antígenos, que permiten determinar la presencia o ausencia de antígenos (es decir, proteínas) del virus. 

Si bien los test aún no se encuentran disponibles para la venta en farmacias, en nuestro país comenzaron a circular en redes sociales videos que buscan desacreditar su fiabilidad, realizando pruebas con frutas o agua y asegurando que da resultado positivo. 

Sin embargo, en los videos no se sigue el procedimiento correcto ni las sustancias adecuadas para que la prueba sea considerada válida, y en algunos casos se hacen interpretaciones erróneas de los resultados. 

En esta nota te contamos desde cuándo circulan este tipo de desinformaciones y cuáles fueron las más comunes en otros países.

Las primeras desinformaciones sobre los autotest

Los videos desinformantes circulan al menos desde fines de 2020 y tuvieron su origen en Europa, donde primero comenzaron a utilizarse este tipo de testeos rápidos. 

El caso más famoso entonces fue el de Michael Schnedlitz, secretario general del Partido de la Libertad de Austria, quien durante una intervención en el parlamento de ese país vertió Coca-Cola sobre un autotest y aseguró que el resultado de la prueba era positivo.

Como explicó el sitio de fact-checking español Newtral, Schnedlitz no aplicó un método válido para realizar la prueba, y el PH ácido de la gaseosa destruyó las proteínas que se utilizan en estos test, alterando así el resultado.

Pero la primera declaración de un político contra los test la realizó en mayo de 2020 el entonces presidente de Tanzania, John Magufuli, quien cuestionó las pruebas de detección de la COVID-19 -aunque no especificó qué tipos de tests eran- y aseguró que una papaya, una cabra y un ave habían dado positivo. 

Magufuli no mostró los resultados ni presentó registros de las supuestas pruebas. Además, como consigna el sitio Maldita.es, el jefe de los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), John Nkengsong, aseguró que las pruebas que se están utilizando en Tanzania son las mismas que se usan en el resto del continente y que “están funcionando muy bien”. 

En diciembre de 2020 circuló un video supuestamente realizado por científicos italianos, quienes afirmaron que una prueba del autotest realizada con un kiwi también dio positivo para coronavirus. Pero como explica aquí el fact-checker brasileño A Os Fatos, como la prueba tiene reactivos específicos, cambiar las condiciones de PH, temperatura o incluso tener contacto con otras sustancias como azúcares o conservantes puede provocar alteraciones en los componentes del examen y generar falsos diagnósticos.

En febrero último, en tanto, circuló el video de una persona probando el test con una bebida energizante. En este caso, el sitio AFP Factual explicó que los kits están diseñados para ser usados con muestras biológicas del cuerpo humano, dado que el propósito es que los anticuerpos se unan a los antígenos, y no para que reaccionen con los productos alimenticios.

Más recientemente se publicaron videos en los que se prueba el autotest con compota de manzana, cerveza, jugo de naranja o agua. Estos 2 últimos comenzaron a circular en nuestro país en los últimos días (ver acá y acá). 

Por qué son inválidos estos test

El procedimiento del autotest consiste en la realización de un barrido con un hisopo en ambas fosas nasales, a unos 2 centímetros de profundidad. Luego se coloca el hisopo en un tubo del kit con un reactivo, se espera unos segundos para que el líquido tome la muestra y se vierte unas gotas del contenido sobre una tarjeta o cassette. El resultado suele estar entre 15 y 30 minutos.

Al respecto, el director general del Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Ciudad de Buenos Aires, Claudio Ucchino, dijo a Chequeado que “cuando se hace el hisopado, se extrae un fluido y se coloca en un tubo con una solución, que inactiva el virus y aísla la proteína”. 

Como se explica acá, acá y acá, los test de antígenos están preparados para reaccionar ante ciertas sustancias. Si se le introducen líquidos u otros elementos diferentes -como ocurre en los videos desinformantes- el resultado es inválido. En este sentido, Eloísa Arana, doctora en Bioquímica y Biología Molecular del Conicet, dijo a Chequeado que “hay que seguir determinado protocolo para que el resultado de un test sea correcto”. 

“Estos test detectan interacciones muy específicas a un PH y temperatura indicados. Si cambia alguna de esas condiciones, se pierde la especificidad de la reacción bioquímica”, señaló la especialista. E indicó que al colocar en el test un líquido diferente, como el jugo de una fruta, “ese cambio puede hacer que la proteína reaccione a cualquier cosa, porque se está realizando a un PH que no es el correcto”. 

Por su parte, Ucchino afirmó que “la única forma de aislar una muestra es con la solución que viene con el test”. Y agregó: “No hacerlo así invalida la prueba”. En la mayoría de los videos reseñados en esta nota, sin embargo, se coloca el líquido directamente sobre el test, sin utilizar el reactivo.

Resultados mal interpretados

Las pruebas suelen presentar un visor con 2 letras: la “C” y la “T”. La primera es de control: si aparece una línea roja o rosada en la “C”, significa que el test es válido. Si simultáneamente también se colorea la letra “T”, el resultado es positivo. 

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) explicó que un test se considera inválido si ninguna de las 2 líneas aparece coloreada o si sólo lo hace la línea “T”. En esos casos deberá repetirse la muestra. 

En algunos de los videos en los que se prueban los autotest con frutas o agua se puede ver que sólo aparece marcada la letra “T”, pero no la “C”, lo que indica que la prueba no es válida. En otros, en tanto, aparece la “C” pero no la “T”, lo que da cuenta de un resultado negativo. 

En otro mensaje, en tanto, se afirma que el resultado fue positivo, pero en los videos que acompañan el posteo no se muestra el resultado completo, ya que se interrumpe antes. De todos modos, en las imágenes no se ve la línea “T” marcada, por lo que no indicaría un resultado positivo. 

Variante ómicron se está propagando desde Australia hasta Canadá

La variante ómicron de covid-19, identificada por primera vez en Sudáfrica, se ha detectado en lugares desde Australia hasta Alemania y Canadá, lo que muestra las dificultades de contener las nuevas variantes.

La mayoría de los contagios corresponde a viajeros que propagan la enfermedad a través de las fronteras. Por ejemplo, Israel señaló que un caso confirmado que llegó de Malawi viajó en un autobús desde Tel Aviv. El primer caso en Italia corresponde a una persona que recorrió todo el país durante días antes de dar positivo en una prueba de covid.

Investigadores de todo el mundo se apresuran para comprender el impacto total de la nueva variante, y los gobiernos han prohibido el ingreso de viajeros provenientes de Sudáfrica y países cercanos por temor a que ómicron pueda ser capaz de sortear la protección que brindan las vacunas y provocar nuevas olas.

La variante ómicron ya ha llegado a estos países:

Nota Original:

Omicron Reaches From Australia to Canada in Widening Spread

Most Read from Bloomberg Businessweek

©2021 Bloomberg L.P.

La mitad de la población de América Latina y el Caribe ya está vacunada contra el coronavirus

“Afortunadamente, ya tenemos 20 países en las Américas con más del 40% de su población protegida, pero todavía tenemos cinco países que no alcanzaron el 20% que corresponde a los grupos más vulnerables”, el subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) anunció que la mitad de los habitantes de América Latina y el Caribe ya recibieron la pauta completa de vacunas contra la Covid-19 y que el número de muertos por la enfermedad disminuyó un 17% durante la última semana.

“Afortunadamente, ya tenemos 20 países en las Américas con más del 40% de su población protegida, pero todavía tenemos cinco países que no alcanzaron el 20% que corresponde a los grupos más vulnerables: los profesionales de la salud, los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas”, detalló en conferencia de prensa el subdirector de la agencia, Jarbas Barbosa.

Además, explicó que se administraron en la región unas 750 millones de dosis de las distintas vacunas contra el coronavirus, aunque recordó que todavía hay una desigualdad muy importante entre las campañas de inmunización de algunos países.

Por su parte, la directora de la OPS, Carissa Etienne, aclaró que Guatemala, Jamaica y San Vicente y las Granadinas son los países con menos del 20% de la población inmunizada, mientras que Nicaragua y Haití tienen registros de un solo dígito.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=agenciatelam&dnt=false&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3NwYWNlX2NhcmQiOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1458469093611393031&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fwww.telam.com.ar%2Fnotas%2F202111%2F575143-la-mitad-de-la-poblacion-de-america-latina-y-el-caribe-ya-esta-vacunada-contra-el-coronavirus.html&sessionId=8f0696e1e79bf8f7edb13fa24cb5f39bda8b21eb&siteScreenName=agenciatelam&theme=light&widgetsVersion=f001879%3A1634581029404&width=550px


Sin embargo, Barbosa indicó que cree “que casi todos los países” de la región pueden alcanzar el 40% de la población vacunada antes de fin de año, el objetivo marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En cuanto al propósito de lograr el 70% de la población inmunizada para el final del primer semestre de 2022, Barbosa declaró “que se necesita tener más acceso a las vacunas”, pero remarcó que alcanzar ese registro no garantiza el fin de la transmisión de la enfermedad.

“Es muy importante ampliar la vacunación lo máximo posible para alcanzar no solo el 70%, pero quizás el 80, 85 o el 90% para proteger a todos, pero también es muy importante mantener las medidas de salud pública hasta que la transmisión esté controlada”, alertó Barbosa.

En relación con el balance semanal de la pandemia, la OPS reportó que en la región de las Américas se produjeron durante los últimos siete días cerca de 760.000 nuevos casos de coronavirus y 12.800 muertes.

AstraZeneca anunció un fármaco contra el coronavirus que redujo al 67% los casos graves

La farmacéutica experimentó con pacientes cinco días después de que presentaran los primeros síntomas y el 90% de los participantes eran considerados de riesgo. El grupo estima una inversión de 726 millones de dólares para su producción.

Un cóctel de anticuerpos contra el Covid-19 desarrollado por el laboratorio británico-sueco AstraZeneca dio lugar a una “reducción del 67%” de los casos graves o mortales en ensayos clínicos de fase 3, anunció la farmacéutica en un comunicado.

Los ensayos del fármaco AZD7442, consistente en una combinación de anticuerpos, “dieron lugar a una reducción estadísticamente satisfactoria” de los “casos graves de covid-19 o de las muertes por la enfermedad en comparación con un placebo en pacientes no hospitalizados con síntomas leves o moderados”, explicó AstraZeneca, según consignó la agencia de noticias AFP.

Los participantes recibieron el tratamiento en los cinco días siguientes a la aparición de los primeros síntomas, y el análisis preliminar de los resultados muestra que el “AZD7442 redujo el riesgo de desarrollar covid-19 grave o mortal en el 67% de los casos en comparación con el placebo”, señaló el comunicado.

Un 90% de los participantes pertenecían a categorías de pacientes considerados de alto riesgo de desarrollar formas graves de Covid-19, incluyendo aquellos con comorbilidades.

“Dado que continúan los casos graves de covid-19 en todo el mundo, existe una importante necesidad de nuevas terapias como el AZD7442 para proteger a las poblaciones vulnerables”Hugh Montgomery

“Dado que continúan los casos graves de covid-19 en todo el mundo, existe una importante necesidad de nuevas terapias como el AZD7442 para proteger a las poblaciones vulnerables”, comentó Hugh Montgomery, profesor de medicina de cuidados intensivos en la University College London y uno de los principales investigadores en este ensayo clínico, en el que participaron 903 personas.

AstraZeneca presentará los datos a las autoridades sanitarias y ya presentó una solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense, la FDA, para que apruebe el fármaco.

El grupo anunció en marzo un acuerdo con Estados Unidos para suministrar hasta 700.000 dosis de este tratamiento con anticuerpos al país este año por un total de 726 millones de dólares.

Una por una: el ranking de precios de las vacunas contra el coronavirus y cuántos años duran las cláusulas de confidencialidad de cada contrato

TN.com.ar elaboró un informe especial con detalles de cada uno de los acuerdos que firmó la Casa Rosada. La información se obtuvo a través de pedidos de acceso a la información pública.

El 8 de julio, durante su informe de gestión ante la Cámara de Diputados, el entonces jefe de Gabinete de la Nación Santiago Cafiero anunció que el Gobierno había llegado a un acuerdo con el laboratorio Moderna por sus vacunas contra el coronavirus y que en tan solo unos días más se firmaría el convenio, lo que finalmente ocurrió el 11 de ese mes.

Lo que por entonces la Casa Rosada no reveló es que las dosis de ese laboratorio norteamericano serían las más costosas de todas las adquiridas por el país: U$S 22,5 cada vacuna. Exactamente U$S18,5 más que las dosis de AstraZeneca, la más barata de las que adquirió el Ministerio de Salud, con un precio de cuatro dólares. Estos valores fueron revelados por TN.com.ar en una serie de notas que tenían como objetivo sacar a la luz lo que el Ministerio de Salud de la Nación mantenía oculto.

Este medio también publicó en exclusiva cuánto tiempo duran las cláusulas de confidencialidad de cada uno de los contratos por vacunas, un requisito que impusieron todos los laboratorios. La de la compañía china CanSino, que produce la única vacuna monodosis que hasta el momento adquirió el país, es la más extensa de todas ya que dura 10 años a partir de que se termine el vínculo entre ambas partes. La sigue la de Sinopharm, que también se extiende por una década pero desde el momento de la firma del acuerdo.

Una por una: el ranking de precios de las vacunas contra el coronavirus y cuántos años duran las cláusulas de confidencialidad de cada contrato

TN.com.ar elaboró un ranking en el que muestra el precio de cada vacuna y la duración del convenio. De la más cara a la más barata. De la que mantendrá sus secretos por más tiempo a la que menos años de confidencialidad posee. Los detalles:

El precio de cada vacuna contra el COVID-19

  • Moderna – U$S21,5
  • Sinopharm – U$S20 (primero de los contratos)
  • CanSino – U$S17
  • Sinopharm – U$S15 (segundo contrato)
  • Pfizer – U$S12
  • Sputnik V – U$S9,95
  • Sinopharm – U$S9 (últimos envíos del segundo contrato)
  • CovidShield – U$S4.
  • AstraZeneca UK Limited – U$S4.
Una por una: el ranking de precios de las vacunas contra el coronavirus y cuántos años duran las cláusulas de confidencialidad de cada contrato

En varios de estos contratos, el Ministerio de Salud de la Nación debió pagar adelantos para recibir los primeros lotes de vacunas. TN.com.ar reveló que en el caso de Moderna se emitió un adelanto de $12.404.640.000 por las vacunas que comenzarán a llegar en 2022.Otro ejemplo de esto es lo que ocurrió con CanSino, por el que se abonaronunos $47 millones en concepto de reserva.

Cuántos años duran las cláusulas de confidencialidad de cada vacuna contra el coronavirus

De acuerdo a datos oficiales a los que accedió TN.com.ar a través de un pedido de acceso a la información pública, cada contrato establece una extensión diferente de las cláusulas de confidencialidad. Además, el contenido resguardado bajo estas es distinto según cada trato. Los datos fueron entregados por la Secretaría de Gestión Administrativa del Ministerio de Salud de la Nación.

El ranking de las cláusulas de confidencialidad. De la más extensa a la más acotada:

  • CanSino: la confidencialidad se mantendrá durante el contrato y una vez finalizado el mismo, se mantendrá por 10 años más.
  • Sinopharm: 10 años desde la firma del contrato.
  • BioCubaFarma: el 14 de mayo se firmó un acuerdo de confidencialidad por 10 años.
  • AstraZeneca UK Limited: 5 años después de terminado el contrato.
  • Sputnik V: cinco años de confidencialidad desde la firma del contrato o hasta que se rescinda.
  • CovidShield: cinco años de confidencialidad desde la firma del contrato o hasta que se rescinda.
  • Pfizer: cinco años desde la firma del contrato
  • Moderna: el ministerio no lo informó aún.
Una por una: el ranking de precios de las vacunas contra el coronavirus y cuántos años duran las cláusulas de confidencialidad de cada contrato

Los convenios que se firmaron con los laboratorios CanSino y AstraZeneca UK Limited presenten una particularidad: ambos establecen que la confidencialidad se mantendrá durante un determinado período de tiempo incluso después de la finalización del contrato. Sin embargo, el Ministerio de Salud de la Nación no especificó en sus respuestas cuánto dura el acuerdo entre ambas, por lo que es difícil establecer a partir de cuánto comenzarán a regir esos años de secretos.

En el caso del laboratorio Pfizer, los detalles del contrato podrán comenzar a conocerse a partir de 2025, mientras que en el caso de Sinopharm desde 2031. También se deberá aguardar hasta este año para conocer los detalles de la negociación con el laboratorio BioCubaFarma, que desarrolla el suero denominado Abdala, que según ese Centro de Ingeniería y Biotecnología mostró una eficacia del 92,2% en tres dosis durante la tercera fase de ensayos.

“Debemos señalar que Abdala, Soberana 2 y EpicVacCorona actualmente son consideradas candidatos de vacunas. Hasta ahora no han publicado sus resultados en revistas científicas arbitradas”, afirmaron desde Salud.

Qué aspectos protegen las cláusulas de confidencialidad

  • El contenido de las negociaciones
  • Información comercial o financiera del convenio
  • Documentos técnicos sobre la vacuna
  • Propiedad intelectual
  • Información científica sobre la vacuna
  • Cronograma de entrega de las dosis
  • Aspectos comerciales
  • Planes de negocios

Por qué el Gobierno se niega a entregar los contratos de las vacunas contra el COVID-19

Pese a varios pedidos de acceso a la información realizados por este medio para intentar dar con los contratos celebrados por vacunas, el Ministerio de Salud de la Nación rechazó las solicitudes bajo el argumento de que la ley de vacunas (27.573) facultó al Poder Ejecutivo Nacional a incluir en los contratos cláusulas o acuerdos de confidencialidad acorde al mercado internacional de vacunas.

El Gobierno respondió que “poner a disposición del solicitante el contrato requerido implicaría la violación de la cláusula de confidencialidad que integra el mismo”, lo que representaría un incumplimiento por parte del Estado Nacional. Y agregaron: “Comprometiendo de este modo no solo la responsabilidad internacional del Estado, sino que además se pondría en grave riesgo la provisión de vacunas”.

Entre otras cuestiones, la cartera de Salud esgrime que de entregar el contrato podría verse afectado el suministro de vacunas y se perjudicaría la celebración de futuros convenios.

“En definitiva, sin dejar de reconocer el principio por el cual los actos del Gobierno se presumen públicos, se advierte que existen diversos intereses en juego, entre los cuales deben primar aquellos vinculados al derecho a la salud y a la vida de todos los habitantes de la Nación”, concluyeron.

FUENTE TN

Catorce lecciones para enfrentar la próxima pandemia

Les pedimos a médicos, científicos, expertos en sanidad pública y defensores de la salud que examinaran el año que llevamos de pandemia y les preguntamos: si pudieran hacer algo otra vez ¿qué sería?

¿Qué debe repensarse? Pedimos a médicos, científicos, expertos en sanidad pública y activistas de la salud que nos hablaran de los errores, oportunidades perdidas y descuidos y que nos dijeran cómo prepararnos mejor para la siguiente pandemia. Las respuestas han sido editadas para mayor claridad.

Debemos vencer nuestro fracaso colectivo para la imaginación. La COVID-19 nos tomó por sorpresa. Pasamos décadas planeando para una pandemia que se pareciera a los virus que ya conocíamos. No habíamos planeado para mascarillas faciales, realizar pruebas a escala masiva, órdenes de quedarse en casa, toma de decisión politizada o disparidades raciales devastadoras. De cara al futuro, debemos prepararnos para un rango mucho más amplio de amenazas.

LAUREN ANCEL MEYERS, EPIDEMIÓLOGA EN LA UNIVERSIDAD DE TEXAS, AUSTIN

La ciencia en primer lugar

La información imprecisa y las acciones indecisas por parte del gobierno de Estados Unidos llevaron al país a un fracaso catastrófico. Desde el principio de la pandemia, el presidente Donald Trump dijo que el virus se iría y que no necesitábamos tomar precauciones. Se ridiculizaron las mascarillas y el distanciamiento social. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) distribuyeron cartillas incorrectas que retrasaron los primeros esfuerzos. Y la restricción estricta de las pruebas —que solo se realizaban a quienes habían viajado a China— demoraron significativamente la detección. Los hospitales tuvieron que tramitar aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por su sigla en inglés) para sus protocolos de testeo incluso si seguían exactamente el protocolo de los CDC. Los reactivos para las pruebas pronto se agotaron en todo el país. Para prepararse para la próxima pandemia, el gobierno debe poner la ciencia y los datos por encima de todo lo demás.

AKIKO IWASAKI, PROFESOR DE INMUNOBIOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD DE YALE

El problema con China

Está claro que el gobierno de China sí reservó información sobre el virus y que los funcionarios no querían que la información se difundiera. Necesitamos realmente tener una conversación más amplia, más allá de China, sobre el trabajo en conjunto como una comunidad global para brotes futuros. La nacionalización de las respuestas, creo, ha sido increíblemente dañina.

ANGELA RASMUSSEN, VIRÓLOGA EN LA UNIVERSIDAD DE GEORGETOWN

El gobierno necesita tratar como un problema de seguridad nacional la fabricación en el extranjero de equipo de protección personal (EPP). Este fue un virus bastante leve. Imaginemos si la tasa de mortalidad hubiera sido del 20 por ciento y China y México hubieran recortado su oferta de EPP. Todo el suministro de mascarillas habría colapsado.

MIKE BOWEN, COPROPIETARIO DE PRESTIGE AMERITECH, FABRICANTE DE MASCARILLAS N95

Decidir quién recibe tratamiento primero

Plantear anticipadamente tus planes sobre cómo distribuir la vacuna y desplegarla a los estados para que puedan actuar de inmediato. Los CDC plantearon sus recomendaciones en diciembre, apenas días antes de que las vacunas fueran autorizadas. Pero desde agosto, cuando se dio a conocer el plan de distribución ideado por las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina, han sobrevivido dos principios generales de la estrategia: cuando la oferta de vacunas es limitada, atacar los focos de mortalidad y conservar el sistema de salud. Esos son los principios en los que debemos pensar durante la calma antes de la próxima tormenta. En nuestro campo lo llamamos “periodo interpandémico”.

SAAD OMER, DIRECTOR DEL INSTITUTO PARA LA SALUD GLOBAL DE YALE

No dejarlo en mano de los estados

Fuimos elegidos por votación como el país mejor preparado del mundo para una pandemia según Johns Hopkins. La lección que aprendimos es que también es muy importante cuál es la respuesta.

En un país con las características de Estados Unidos, conformado por 50 entidades individuales y más de 330 millones de habitantes —y cuando hay una pandemia que es altamente transmisible a la que no le interesan las fronteras entre un estado y otro— hay ciertas cosas en común que se necesitan, algo de colaboración, cooperación y sinergia entre el gobierno federal y los estados. Algunas entidades no prestaron atención a los lineamientos y simplemente los ignoraron, para hacer lo querían. Esa no es una receta del éxito.

ANTHONY S. FAUCI, DIRECTOR DEL INSTITUTO NACIONAL DE ALERGIAS Y ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Alto a los mensajes contradictorios

Necesitamos una respuesta federal coordinada y basada en ciencia que lidere un plan nacional de tamizaje. Necesitamos guías de salud pública para los estados en lugar de dejarles a ellos la decisión. Tener lineamientos desiguales y diferentes de salud pública fue realmente poco útil y también enviaba el mensaje de que no sabíamos en realidad lo que pasaba o lo que iba a funcionar.

Lo obvio fue el asunto de los cubrebocas, contar con un mensaje unificado sobre los cubrebocas. El virus no elige preferencialmente contagiar a las personas según su partido político. Estamos todos juntos en esto.

LINSEY MARR, EXPERTA EN EL MOVIMIENTO AÉREO DE LOS VIRUS, VIRGINIA TECH

Invertir en los números

La falta de inversión en salud pública era una vulnerabilidad enorme para una respuesta eficaz. Necesitábamos realmente datos precisos para poder hacer previsiones; que nos permitieran dirigir la intervención que impulsara el impacto. Hay sistemas de datos muy sofisticados para la banca, los medios de comunicación, etc., y no hemos dado esos saltos en la salud pública.

ANNE SCHUCHAT, SUBDIRECTORA DE LOS CDC

Agilidad en el tratamiento

Los sistemas de salud más resistentes han sido los que realmente entienden cómo mantener la salud de las personas y asumir riesgos, en lugar de quedarse estancados en el entorno de pago por servicio. Es un entorno en el que realmente se puede aceptar la responsabilidad completa, tanto clínica como financiera, de una población. Y entonces puedes tomar todo tipo de decisiones superinteresantes, ágiles e innovadoras, como la telesalud y el hospital a domicilio, y todas esas otras grandes herramientas que los sistemas basados en el volumen no están realmente preparados para utilizar.

MARC HARRISON, MÉDICO Y DIRECTOR EJECUTIVO DE INTERMOUNTAIN HEALTHCARE, QUE GESTIONA HOSPITALES, CLÍNICAS Y UN PLAN DE SALUD

No dejemos que la raza y la clase social determinen quién vive y quién muere

Lo que hemos aprendido está relacionado específicamente con los determinantes sociales de la salud, que son las condiciones de los lugares donde la gente vive, aprende, trabaja y juega, y cómo estas pueden predeterminar los resultados en materia de salud. Se trata de un tema que solía ser muy académico. Antes, la gente decía: “Sí, sí, pobreza, pobreza, pobreza”, pero no entendían el concepto. El virus lo ha puesto realmente en primer plano, de forma muy gráfica, al afectar mucho más a las minorías raciales y étnicas. Ha quedado muy claro que la salud del país depende realmente de que se aborden estos determinantes sociales de la salud. Y veo la diferencia en el departamento de salud y la diferencia en el gobierno, e incluso en los medios de comunicación, lo que es un buen augurio para el futuro.

PABLO RODRIGUEZ, MÉDICO Y MIEMBRO DEL COMITÉ GUBERNAMENTAL QUE ORIENTA LA DISTRIBUCIÓN DE LA VACUNA CONTRA LA COVID EN RHODE ISLAND

Cuando el gobierno ignora el racismo sistémico —cuando no reconoce la desigualdad en el acceso a la atención médica y al empleo—, eso esencialmente condiciona la vida y las experiencias de las personas de color. El resultado son las profundas y terribles desigualdades en la salud que hemos visto en esta pandemia. Por lo tanto, si no se presta atención a las políticas de empleo, vivienda y educación, y al acceso a la atención a la salud, cuando se produce una pandemia, estas desigualdades empeoran en forma exponencial.

UCHÉ BLACKSTOCK, MÉDICA DE URGENCIAS Y FUNDADORA DE ADVANCING HEALTH EQUITY, UN GRUPO DE DEFENSA DE LA ATENCIÓN A LA SALUD

La pandemia puso de manifiesto los fallos del fragmentado sistema de salud estadounidense, orientado al lucro. Medicare for All nos permitía abordar los determinantes sociales de la salud centrándonos en la prevención, la atención primaria y la gestión de las enfermedades crónicas en lugar de la atención especializada. Un sistema robusto de salud pública nos permitiría implementar rápidamente el tipo de vigilancia, rastreo, seguimiento y recopilación de datos que es fundamental para responder a una pandemia o cualquier otra crisis de salud pública.

ZENEI TRIUNFO-CORTEZ, PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN DE ENFERMEROS DE CALIFORNIA Y DE NATIONAL NURSES UNITED

No discriminar por la edad

La lección más importante: esto es lo que ocurre cuando tratamos a las personas mayores como prescindibles. Definitivamente, hay un elemento de discriminación por edad en este caso, que realmente se coló en la forma en que el país tomó decisiones y promulgó políticas. Desde el principio de la pandemia, sabíamos que los adultos mayores y las personas con problemas de salud subyacentes eran los que corrían más riesgo y, sin embargo, decidimos ignorar el hecho de que podíamos mitigar parte de ese riesgo al proporcionar suficientes pruebas, personal y equipos de protección adecuados. Y no lo hicimos. No se dio la debida prioridad a los estadounidenses de edad avanzada y a sus cuidadores hasta hace muy poco, cuando las vacunas estuvieron disponibles. Y qué diferencia tan asombrosa ha habido.

KATIE SMITH SLOAN, PRESIDENTA DE LEADINGAGE, QUE REPRESENTA A LOS ASILOS DE ANCIANOS SIN FINES DE LUCRO

Las comunidades también deben prepararse

Necesitamos tener una capacidad comunitaria permanente para hacer frente a la crisis. No podemos confiar únicamente en el gobierno y las instituciones. Los miembros de nuestra propia comunidad tienen que incorporarse sistemáticamente a las respuestas sistémicas a las crisis.

REVERENDO PAUL T. ABERNATHY, NEIGHBORHOOD RESILIENCE PROJECT, PITTSBURGH, QUE REALIZA ACTIVIDADES DE DIVULGACIÓN EN COMUNIDADES DE COLOR

Abandonar los tratamientos marginales

En los primeros meses había mucha incertidumbre sobre cómo tratar a los pacientes, pero nos hemos dado cuenta de que lo mejor es ceñirse a los principios básicos de la medicina de cuidados críticos, incluyendo la configuración del ventilador, la cantidad de sedación y los fluidos intravenosos. Tanto si se trata de COVID-19 como de la próxima pandemia vírica, confíen en lo que sabemos como base para el cuidado de los pacientes, y no se distraigan buscando intervenciones marginales o alternativas.

GREGORY S. MARTIN, MÉDICO ESPECIALISTA EN CUIDADOS CRÍTICOS DE LA UNIVERSIDAD DE EMORY

Dejar que los adolescentes sean adolescentes

Los chicos necesitan estar con chicos y necesitan tener una vida estructurada. El aislamiento social es especialmente difícil para los adolescentes y puede interferir en su maduración. Aquellos que se han visto en entornos sociales seguros y han tenido al menos una experiencia escolar híbrida han obtenido mejores resultados que los que no han podido hacerlo.

MARSHA LEVY-WARREN, PSICÓLOGA DE ADOLESCENTES, PROFESORA CLÍNICA ASOCIADA EN LA UNIVERSIDAD DE NUEVA YORK

Mirarse en el espejo y ver quiénes somos

Mucha gente se ha dado cuenta de quiénes son las personas que hacen que la sociedad siga adelante y a quienes en gran medida damos por sentado. Pero si puedes descartar al trabajador esencial —el afroestadounidense, el latino, el inmigrante chino que te entrega la comida—, piensa en lo fácil que puedes descartar cualquier otra vida humana.

Si eres una persona que piensa que tiene derecho a no llevar mascarilla, esa filosofía tiene un efecto dominó: me importan el cajero del supermercado o el chofer del tren porque no me importa nadie. Entraré en el bar y haré lo que haré.

Esta pandemia nos ha mostrado quiénes somos, a un nivel de claridad que resulta chocante para la mayoría de las personas. Es difícil imaginar que haya tanta gente en nuestro país que realmente no se preocupe por los demás. Eso es lo más aterrador, te deja sin aliento y desde esa perspectiva puedes diagnosticar todo lo demás que está ocurriendo en nuestra sociedad. Que se puedan toleran 500.000 muertes en menos de un año me resulta incomprensible, que seamos una nación tan insensible.

REED TUCKSON, MÉDICO Y COFUNDADOR, COALICIÓN NEGRA CONTRA LA COVID-19

Producido por Michael Beswetherick y Deanna Donnegan.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company

¿Le temes a las agujas? entonces sigue estas 4 recomendaciones para que no dejes de vacunarte

Sin embargo, para una cantidad significativa de personas, el temor a las agujas va más allá de solo causar ansiedad a un nivel más peligroso en el que el miedo evita que busquen la atención médica necesaria.

Además, ahora que la esperanza mundial de regresar a una normalidad después de la pandemia depende en buena parte de la voluntad de la gente para vacunarse contra la COVID-19, los expertos y los profesionales de la salud les están garantizando a esas personas que hay maneras de superar ese miedo.

“Sería una verdadera lástima que el temor a las agujas evite que la gente se vacune, porque se puede hacer algo por superar ese problema”, comentó Nipunie S. Rajapakse, experta en enfermedades infecciosas de la Clínica Mayo en Minnesota.

Un estudio de la Universidad de Míchigan reveló que el 16 por ciento de los adultos de varios países evitó ponerse la vacuna anual contra la influenza por el temor a las agujas y el 20 por ciento no se vacunó contra el tétanos.

Mary Rogers, profesora retirada de la Universidad de Míchigan y una de los autores del estudio, comentó que era demasiado pronto como para saber si habrá una cantidad similar de personas que se abstengan de vacunarse contra la COVID-19. No obstante, ese temor tiende a disminuir conforme la gente envejece, una situación preocupante porque los responsables del aumento en los casos de coronavirus han sido los jóvenes, quienes son más propensos a tener la fobia.

Según los expertos, es un problema que se puede superar, ya sea que el miedo te impida vacunarte o tan solo te provoque angustia. A continuación, sugerimos algunas medidas.

Busca ayuda profesional para conquistar la fobia.

Un terapeuta puede ayudar a la gente con los miedos más graves, por medio de técnicas para superar otros miedos que pudieran afectar sus vidas.

“Cuando de verdad nos preocupa un miedo, es porque se llega al punto en el que este interfiere con la atención médica apropiada de las personas o porque está causando tal angustia que, en efecto, se van a vacunar contra la influenza o la COVID, pero se sienten mal todo un mes pensando en ponérsela”, comentó Dianne Chambless, una profesora de Psicología retirada de la Universidad de Pensilvania.

Con otras fobias, los profesionales a menudo te recomiendan una lenta exposición al miedo, como alguien que le teme a las alturas y pasa cada vez un poco más de tiempo en un balcón. Sin embargo, es más difícil con las agujas, porque no es común inyectarse y es fácil de evitar.

Chambless sugirió trabajar en tus niveles de confort, primero viendo fotografías de agujas y jeringas, luego fotografías de alguien a quien están inyectando y de ahí pasar a los videos. Sin embargo, un terapeuta puede ofrecer un plan más completo.

Si no puedes ver a un terapeuta, los libros de autoayuda para superar fobias podrían ser una opción más inmediata, según Chambless.

Coméntale a la enfermera sobre tus temores antes de ser vacunado.

Según Rajapakse, tal vez pueda usar algunas técnicas, o productos disponibles, para reducir el dolor o ser más paciente.

Si de algo sirviera tener a alguien a tu lado para brindarte apoyo, algunos centros de vacunación podrían permitirlo, pero tienes que preguntar antes.

Los temores de algunas personas pueden ser tan graves que corren el riesgo de desmayarse. Si ese es el caso, la enfermera te puede administrar la vacuna mientras estás acostado o, si no, ayudarte a reducir el riesgo, comentó Rajapakse.

Si corres el riesgo de sufrir un desmayo y empiezas a sentirte mareado, Chambless sugirió tensar los músculos del cuerpo para que la presión sanguínea se vaya a la cabeza.

Distráete.

Todo terminará en segundos y una distracción puede servirte para atravesar el proceso.

Puede ser un video de YouTube en tu teléfono o escuchar tu canción favorita. Puedes practicar técnicas de respiración profunda o meditación, mover los dedos de los pies u observar a tu alrededor y contar todas las cosas azules que puedas ver en la habitación.

Mucha gente elige no ver la aguja de manera directa. No tienes que verla.

“Aleja tu atención de lo que está ocurriendo”, opinó Rajapakse.

Enfócate en los beneficios.

Para algunas personas, los nervios de la expectativa previa a la inyección son casi tan malos como el piquete.

No obstante, en el caso de la vacuna para la COVID-19, hay mucha ilusión de que la vacuna permita un regreso a la normalidad. Rajapakse comentó que, cuando le pusieron la primera dosis, “en lo personal, me sentí optimista y emocionada en vez de nerviosa”.

“Si logras que ese sea tu principal pensamiento, podrías sentirte menos nervioso”, opinó Rajapakse.

Los medios pueden hacer su parte mostrando menos imágenes de gente que luce incómoda mientras una aguja le atraviesa la piel, lo cual puede agravar los sentimientos de ansiedad, mencionó Rajapakse.

Una buena contramedida es ver todas las fotografías positivas que se están publicando en redes sociales donde aparece gente mostrando su cartilla de vacunación, comentó Rajapakse (nada más ten cuidado con la cantidad de información que compartes). Mientras más selfis, calcomanías y publicaciones agradecidas vean las personas, hay mayor probabilidad de que asocien la vacuna con sentimientos positivos, explicó.

This article originally appeared in The New York Times.